El desierto de Atacama en bus

Salimos a las 6’30 h. de la mañana hacia la Estación de autobuses. El bus sale a las 7’15, asiento 05 junto a Pepa. Viajamos dirección Tacna. Paisaje espectacular, volcánico. Muchos pueblitos enmedio la lava, los límites de las casas hechos con piedras. Es el impresionante Desierto de Atacama. La arena color cobrizo le da un toque especial que varia según sea la luz, montañas ondulantes de colores diversos al entorno del ocre y azul suaves, cambian con el sol tomando raros efectos. Paramos para un control sanitario. Una mosca produjo grandes daños en sus frutales, de ahí que ahora controlan, para que nadie entre con vegetales que puedan dañar su agricultura. Nos encontramos a 150 Km de Tacna. Bajamos los equipajes que revisan máquinas especiales. Recuperamos el bus. Sigue el desierto. Si en un principo abundaban los cultivos de maíz, papas, forraje, así como vacas y corderos pacían tranquilos sobre la lava iluminando nuestra vista, de repente todo quedó en simple desierto, sin vida…Imagino lo que debe suponer una tormenta para estas pequeñas y pobres viviendas que se divisan a lo largo del recorrido. La carretera cuidada pero estrecha. Corta, o mejor dicho separa las montañas. El día es nublado, caluroso. Nuestro bus no tiene aire acondicionado, tan solo una tapa superior que abrimos, para que circule el aire, la tempertaura no baja de los 29-30º Otro alto en el camino para controlar pasaportes en Alto Camiara. Tacna es zona libre de impuestos donde llegan mercancías para ser distribuidas en el país, de ahí los múltiples controles. Es zona de escasa pluviometría, cuando llueve, la gente sale a la calle para recibirla y mojarse.
Duele en al alma ver las casas donde vive tanta gente, sin condiciones sanitarias. Me pregunto, ¿qué haran en su tiempos libre? ¿qué pasa con los jóvenes y los niños?
Un iglesia evangelista se encuentre en zona obligada de paso junto a la policía, donde el bus tiene su parada. Seguro que, como siempre, forma parte de quién dirige el destino de la gente humilde que mora acá. Me gustaría poder concretarlo…
De repente un prado verde aparece ante nuestros ojos, naturalmente tiene un río que lo alimenta, un oasis en pleno desierto, bello…
Luego un pueblito y un gran espacio con naves comerciales, seguramente para guardar mercancías. Sorprende ver altas torres de vigía, imagino que para controlar la seguridad.

3 Responses to El desierto de Atacama en bus

  1. Matias dice:

    Hola Montsa!
    Qué bueno todo lo que comentan… interesante desafío tenemos por delante… espero conocerte a ti y a todo el equipo en Punta de Vacas… y si no no faltará oportunidad!
    Saludos desde Argentina,
    Matías

    Me gusta

Responder a Matias Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: