Misiones, Por Silvana Melo

Ests situaciones se producen en nuestro mundo globalizado del cual formamos parte pero, con diferencias. Estamos hablando de 60 mil muertos día por hambre. No es broma, es TERROR. Misiones está en Argentina. Buenos amigos trabajan por esta justícia social que no logramos alcanzar. Lean y decidan…

Tenía apenas dos años, una debilidad extrema, nombre de héroe troyano, un sistema neurológico deshilachado por origen y por condena, nombre de paradoja atroz (en griego, “el que sostiene fuertemente”), una desnutrición de cuatro meses, primer nombre de guerrero y segundo de artista, una muerte perentoria, un número en un registro del programa “Hambre Cero” de Misiones y un destino que no necesariamente estaba escrito, que podía torcerse por decisión de despacho, de escritorio, de estado.

Héctor Rafael Díaz tenía nombre de persona mayor, apellido de miles en la guía telefónica, cuerpecito de nada en los programas oficiales. Se murió el 5 de setiembre de desnutrición. Vivía con sus seis hermanos y su madre, Rosa Acosta, en un rancho de madera, un cuadrado sin baño ni luz ni agua. Ninguno de sus hermanos va a la escuela. Los que quedan sobreviven por un par de asignaciones que cobra su madre. A dos ya se le detectaron deficiencias de peso. Ninguno aparece en los registros del programa “Hambre Cero” de Misiones.

Héctor Rafael Díaz nació en un pueblo que se llama Apóstoles. Que serán doce tal vez pero sin cena. Que serán doce tal vez que ven morir, en la extensión de los tiempos, cientos, miles, cientos de miles de cristos mínimos y desnutridos, de huesitos como pelusa, de piel transparente y gris. En Apóstoles se murió Héctor Rafael Díaz, de hambre. En Misiones, donde el gobernador se llama Maurice Closs, nombre europeo en una tierra roja y esquilmada, poblada de yerbatales, hambrienta y sudamericana.

Misiones, señalada por la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud como la segunda provincia con más altos índices de desnutrición crónica y bajo peso de todo el país. En Misiones hay un 55 % de niños menores de dos años con anemia por deficiencia de hierro. Misiones, que tiene un 84% de niños con problemas de alimentación. Dos de cada diez con desnutrición severa. Uno de cada diez con problemas de crecimiento irreversible. Un 80% sin aportes de calcio suficientes. Un 88% sin cobertura médica. Misiones.

A 65 kilómetros de Posadas está Apóstoles. Donde Héctor Rafael Díaz murió de hambre el 5 de setiembre. Pero su muerte chiquita, insignificante, indigna hasta de una estadística, recién se supo un mes después. El niño con nombre de héroe troyano estaba inscripto en el plan “Hambre Cero” y su pequeña vida fue hasta el final una paradoja feroz. Porque se murió de hambre. No recibió ayuda. Ni asistencia. Y se convirtió en una triste fotografía de la verdad de los planes puramente declamatorios.

El programa implica el nombramiento de un padrino. Un hombre enviado por el Ministerio del Hambre Cero de la segunda provincia más desnutrida que, supuestamente, debe garantizar la llegada de los alimentos imprescindibles para que el niño pueda evitar la muerte que lo acecha, voraz, en las hendijas del rancho de madera, en los soplidos de la noche, en las puertas cerradas en la nariz de su madre.

Héctor se murió porque nada llegó nunca. Y sus bracitos ya rígidos por la muerte a la que el estado le abrió las puertas y le puso alfombra en vuelo para que se lo llevara, se convirtieron en un paradigma terrible del abandono, de la ausencia de los que tienen la obligación de la presencia, del fracaso de la política porque un pibe de dos años se murió de hambre y eso es un escándalo que debería estallar como big bang en los despachos de las gobernaciones.
Pero la Vicegobernadora Sandra Giménez y tres ministros del gobierno del Frente Renovador salieron a declarar, ya muerto Héctor, un mes atrás. No pidieron perdón por la muerte de todos los niños del mundo que se mueren en el torso de costillas marcadas y levedad infinita del Héctor de Apóstoles. Descalificaron a la familia, a su madre, al padrino que mandó el Ministerio del Hambre Cero de la tierra colorada. La vicegobernadora dijo “El padrino se convirtió en padrastro…”. Y el niño volvió a morirse, una vez más y cada vez que los funcionarios abrieron la boca.

“Es increíble: aquí donde se tira la comida muere otro infante por indigencia”, dijo Mónica Marín, la nutricionista del hospital de Apóstoles. Dicen que al llegar al hospital, ya gris, ya transparente, presentaba “un severo cuadro de desnutrición”. “Hicimos todo el esfuerzo posible pero no pudimos salvarlo. Tenía un grado de desnutrición de cuatro meses, pero en Misiones, la segunda provincia del país con desnutridos crónicos, cuando los indigentes comen absorben calorías, pero no nutrientes”.

Habrá juicio por “abandono de personas” e “incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos”, dicen. Pero Héctor Rafael Díaz se murió. De hambre. Y tenía que vivir. Héctor, marcado por un nombre de héroe troyano. Que no pudo, en su extenuación, luchar por conquistar su propia vida. Cuando desde el caballo de madera apareció una legión de infames, novios de la muerte.

4 Responses to Misiones, Por Silvana Melo

  1. victoria dice:

    Y Te hablo a ti, y tú los sabias y esperaste? Esperaste que suceda? Parece que algo de verdad volaba sobre tu conciencia, pero la venda en tus ojos, la nada en tus manos te protegía del miedo y tu poco corazón.
    Te hablo a ti desde Misiones tierra de gente que al alba ya está en el trabajo, con el dolor estrujando su estomago por sus hermanos, no hablamos lindo como vos, mezclamos castellano, portugués y guaraní, – donde no sabemos que es un héroe troyano, si sabemos del Ya si, el urutaú, y el lobizón -, con la sonrisa pronta y el entendimiento desde lo simple del alma, y haciendo, ocupándonos más allá y antes que de la denuncia aparezca, con valor y coraje de enfrentar el desamparo cotidiano con los ojos abiertos y el amor en las manos, con el coraje de enfrentar esta realidad, sin esconderla , haciéndonos cargo.
    Te hablo a ti desde Misiones donde los números son personas, donde las cifras crean responsabilidad, y compromiso y cautela y tú con la nada en tus manos, la venda en tus ojos, y la palabra fácil, al amparo de números con estadísticas mal intencionadas, vaya uno a saber por qué. Mientras Héctor esperaba que tu pobre conciencia despertara y pudieras pensar que te necesitaba. Dónde estabas?
    Te hablo a ti desde Misiones donde Héctor se volvió a morir en tus palabras, en la falta de respeto, en tu ignorancia y en tu descredito lleno de de falso compromiso, pero entiendo, el no saber te exime de entender pero no de tu compromiso por solo tener un espacio para comunicar, porque miras sin ver, con la nada en tus manos pero pronta a usar la herramienta del que nada hace y hace solo lo que su poca conciencia le permite, tira piedras, para protegerse del miedo generado ,que de a poco se va haciendo presente en tu conciencia.
    Te hablo a ti a ti y a otros, desde Misiones, Dioses de barro, sentados en escritorios frente a su PC, usando a los niños como armas, cosificándolos y ocupándolos de acuerdo a intereses del momento, y no como sujetos con plenos derechos; debo, debo y debo te pido repetir, dejar de lado tus intereses y colgar tus vanidades en percheros de humo y velar por sus vidas.

    Perdón Héctor, perdón mama, perdón hermanos por no haber hecho lo suficiente, es cierto, me quede sin manos estaba esperando la ayuda de Silvana pero estaba ocupada no haciendo nada, Perdón.
    Perdón nuevamente, inclúyanme en el juicio por abandono de personas por no haber hecho lo suficiente, pero no dejen de citar a Silvana que tendrá que explicar que hacia mientras la legión de misioneros con nombres extranjeros, ojos grandes y abiertos , piel de carbón, rostros curtidos al sol, manos ásperas de trabajo dignas y llenas de fuerza, se levantan al alba y comienzan a trabajar preocupados por sus hermanos, y cada día bendiciendo al Señor por darnos la posibilidad de juntar nuestras manos para hacer lo que se tiene que hacer , sin esperar que los que creen tener la verdad nos vengan a contarla con el solo sentido del oportunismo mediático y buscar un culpable para acallar la propia tu conciencia llena de miedo, con sus ojos vendados, la manos vacías llenas de nada.
    Te hablo a ti, tú los sabias, la verdad volaba sobre tus conciencia, pero la nada se escondía en tus manos y la venda seguía en tus ojos y no hiciste nada, pero en fin te entiendo los misioneros somos corajudos/as y apasionados/as que vamos a enfrentar esta situación con los ojos abiertos y las manos llenas de amor. Ya no espero por ti.

    Me gusta

  2. Interesting website. I appreciate your effort, have a good day!

    Me gusta

  3. qefzppay dice:

    5mtf9h ufukheggkmso, [url=http://wkvdaphircpg.com/]wkvdaphircpg[/url], [link=http://jrtzkokpdxpi.com/]jrtzkokpdxpi[/link], http://ppapumszfzlp.com/

    Me gusta

  4. Dos notas recientes de Silvana Melo que merecen difusiòn, gracias!

    Argentina: ¿Médicos Sin Fronteras para el genocidio wichí?
    Por Silvana Melo
    (APe) 15 Enero 2020
    https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/01/15/argentina-medicos-sin-fronteras-para-el-genocidio-wichi/

    Argentina_El lento genocidio wichí: catástrofe humanitaria
    Por Silvana Melo
    (APe) 29 Enero 2020
    https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2020/01/31/argentina_el-lento-genocidio-wichi-catastrofe-humanitaria/

    enviado por redlatinasinfronteras.sur@gmail.com

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: