Cuando la muerte nos avasalla

Hoy ha muerto un gran amigo de mis hijos, de repente, mientras dormía. No se despertó. No tenia aún cincuenta años, y sí un gran futuro por delante. Nos sentimos consternados. Pepe, te recordaremos. Mis condolencias a su hijo, a sus padres y hermanos. Hace 13 años viví una situación similar. Se lo que sienten. La vida es envidiosa, se ensaña con los jóvenes. Un gran abrazo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: