El Cor Carlit canta en Granollers para Oncovallès


Podría seguir replicando que, sin cultura no hay vida pero, espero, que quienes lean, sepan reconocerlo. La semana pasada ha sido Semana Grande para Oncovallès, que festeja diez años de vida. Además de las actividades habituales, tuvimos fin de semana movido, Els Encants, que movilizaron a una ciudadanía ansiosa de ayudar, con sus pequeñas compras, y procurar algún dinero para nuestra entidad y, el Concierto majestuoso de ayer domingo, en la parròqia Sant Esteve de Granollers, del Cor Carlit que, hace ya algunos meses, conocedores de nuestro caminar, ofrecieron su actuación, para alegrarnos la vida y ayudar, con la recaudación de las aportaciones de 10 euros de los que asistieron al Concierto, a nuestra entidad en su lucha contra el cáncer.
Sabíamos de su trayectoria, casi 25 años cantando, cerca de un centenar de hombres-mujeres de todas edades y colores. De su animosa obcecación en ofrecer, de forma novedosa, nuevas fórmulas sin apartarse de sus cánones: canto religioso, blues, gospel, piezas africanas, espirituales negros en el “estado más puro”…Su música ha traspasado fronteras y ha sido bien acogida por los amantes de este bello arte, por doquier. Pero, su actuación en Granollers fue sorpresiva, dirigida de forma entrañable y profesional por Anna Roqué y al piano Jordi Gaig, que acopañó-dirigió un muy completo concierto. Vestidos de blanco, zapatillas rojas, atentos a su mentora, cantaban, se movían, levantaban sus brazos, dejaban sentir los latidos de su corazón. Me impresionó su peculiar manera de actuar, su sonrisa, su saber estar en el altar…Con sentimiento de oración, de dolor, de alegría. Buenos solistas, voces todas excepcionales pero increible la del bajo -seguro que medía más de dos metros-, Arnim Schulz. Al finalizar el repertorio tomaron la palabra el presidente de Oncovallès Pere Grau para agradecer al Cor Carlit su esplendida colaboración, y el alcalde de Granollers Josep Mayoral, que lamentó no haber podido escuchar todo el repertorio, ya que otra actividad le habia retenido. Tras su agradecimiento a todos, tomó la palabra la directora Anna Roqué que respondió a Mayoral diciendo, ” si no ha podido escucharnos, ahora bailará con nosotros.” Empezó el piano, suguieron los cantantes y, poco a poco, nos fuimos incorporando a su cante-baile en hermosa comunión. Qué viva la música, una de las artes más nobles y al alcance de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: