Federico Mayor Zaragoza, La jerarquía eclesiástica española no sólo influye sobre el Estado… sino sobre sus propias instituciones

La jerarquía eclesiástica debería ser la primera en respetar plenamente, en su estrategia educativa, la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Es inadmisible que los alumnos que opten por la educación religiosa, evaluable,  no sigan la “alternativa” de educación ética… y que la  Educación para la Ciudadanía se sustituya por una “Educación Cívica” debidamente ahormada por unos criterios que se hallan en total desacuerdo con el Estado “aconfesional” que establece, con muy buen sentido, la Constitución española.
Recientemente, la Conferencia Episcopal ha “intervenido” depurando a los ponentes de unas jornadas organizadas por las “Escuelas Católicas”!
Cada día que pasa pienso más, como el Obispo Casaldáliga, en la necesidad de una iglesia “del Evangelio y de las sandalias”.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: