74 años desde el final de la guerra civil.Seguimos esperanzados.

marzo 31, 2013
El día 1 de abril de 1939 hace 74 años, acabó la guerra civil española que ganó el dictador Francisco Franco.  Cuarenta años despues, el 3 de abril de 1979 se celebraron, en España, las primeras elecciones municipales libres después de la Guerra Civil.  El día 3 de abril 2013 se cumplen treinta y cuatro años de las primeras elecciones democráticas de nuestros Ayuntamientos que constituyeron un paso adelante en la consolidación de la democracia, la libertad y los derechos de los ciudadanos. Tras más de cuarenta años de dictadura, los españoles pudimos volver a ejercer nuestro derecho al voto y elegir a nuestros representantes más cercanos, así como ser elegidos para constituir los primeros gobiernos municipales democráticos. Algunos votamos por primera vez, esperanzados ante un futuro que vislumbrábamos próspero.  A lo largo de treinta días de campaña electoral se sucedieron movilizaciones, mítines, y otras actividades de difusión de los partidos políticos que acudieron a las elecciones y que querían darse a conocer a los electores. La incipiente democracia española estaba llena de ilusión y eso se reflejó tanto en la alta participación, como en la variedad de partidos que concurrieron a los comicios electorales. Esperábamos mucho de aquella incipiente Democrácia que no ha dado los frutos anhelados. La corrupción no tardó en hacer mella, no se cortó a tiempo y la cronicidad perturba nuestro futuro…Nunca es tarde para rectificar. Confiemos!

Vigilia Pascual en Puiggraciós

marzo 31, 2013

PuiggraciósAnoche, emotiva Vigilia Pascual en el Santuari de Puiggraciós dirgida por el claretiano Ton Vilarubias y las monjas de la Comunidad benedictina Rosa, Griselda, Mª Teresa. Para mi es la celebración más importante de la Iglesia Católica, festeja la Resurrección de Jesús. Bendición del fuego, del agua, Lecturas bíblicas de gran profundidad empezando por la del Génesis…La creación del mundo, que Dios entrega al hombre para su disfrute: con todo lo que conlleva la Naturaleza, el firmamento, bosques, mares, aves, peces, tierras, plantas, flores y sus semillas para la posteridad. Pasaron por mi mente las usurpaciones que, unos pocos, han hecho de toda esta inmensidad que es de todos. Se han adueñado justamente de las semillas produciendo productos transgénicos. Los campesinos no tienen la posibilidad de seguir produciendo sus alimentos básicos como el maiz, que deben comprar año tras año para poder cosecharlo. Mares, minas, oceanos… dominados por unos pocos a beneficio propio. Inmoral. Otra lectura importante la que narra la historia de Abraham cuando Dios le pide de sacrificar a su único hijo Isaac, o la del Paso de los israelitas por el Mar Rojo y Moises abre paso entre las aguas.

Todos participamos en las lecturas, los cánticos, las plegarias que se prolongaron más de dos horas para seguir luego en tertúlia compartida alrededor de la mesa, con dulces elaborados por las monjas. Santa noche de Paz. Aleluya!


Corea…

marzo 31, 2013

Uno de los países que más me impresionó, cuando la Marcha Mundial por la Paz y la noViolencia a través de los 5 Continentes fue Corea. Mi desconocimiento era total. Descubrí el sufrimiento de aquellas personas que vivian separadas por una zona desmilitarizada de 155 millas. El rio Han divide las dos Coreas la del Norte con un gobierno militar, la del Sur gobierno conservador. Su población se calcula en 76 millones de habitantes, veintiocho millones en el Norte, cuarenta y ocho millones en el Sur. Diferente economía mísera en el norte, donde escasea todo, sus dirigentes priorizan la posesión de armas nucleares a los programas sociales, la Corea del Sur es opulenta, capitalista. Tras su independencia el año 1945 después de la segunda guerra mundial y su subordinación al Japon, Corea del Norte se alió con Rusia, la del Sur con EEUU. Las luchas son constantes, el miedo a un desastre nuclear horroriza a la población, las famílias estan divididas, no tienen posiblidad de encuentro. En nuestro caminar por Seul, por la zona desmilitarizada, de una belleza extrema, nos reunimos en diferentes ocasiones con la Korea Peace Foundation en interesantes Foros de discusión. Decían que todos los intentos de conciliación fracasan, que solo la fuerza de uno u otro bando  genera terror. Nos pidieron ayuda para explicar al mundo lo que sucedía, recuerdo que, con fecha 18 de octubre 2009, publicamos un Manifiesto que movimos  pero, nada se ha modificado. Los últimos días se han desatado alarmas, ante las maniobras que EEUU realiza en Corea del Sur, que han movilizado, a los del Norte. Según notícias de última hora, estan prestos a desencadenar lo que podría ser un holocausto finalkorea_02935-L0x0


Ceramica Cumella, Modelando Ideas

marzo 31, 2013

cumella 1


Los casos opuestos de Islandia y Chipre, por Guillermo Almeyra

marzo 31, 2013

Guillermo AlmeyraDos pequeñas islas –Islandia y Chipre– dieron una respuesta absolutamente diferente a la crisis financiera que las atropelló, respectivamente, en 2008 y en 2012. Hay sin duda importantes factores externos que explican esos comportamientos opuestos. En Chipre, por ejemplo, asistimos a una dura competencia entre la Unión Europea, por una parte, y la mafia y los grandes capitalistas rusos, aliados a la Iglesia ortodoxa chipriota, por la otra, que son grandes inversionistas en la isla. Además, enfrenta la hipoteca sobre la independencia chipriota planteada por la ocupación turca de un tercio de la isla y la amenaza turca de evitar por todos los medios que la República de Chipre explote sus reservas de gas. Por consiguiente, en Chipre no está solamente en juego la defensa, a cualquier costo, del capital financiero, sino también el viejo conflicto imperialista con Rusia por el Mediterráneo oriental y en tierras del Medio Oriente, mientras que, en el caso de Islandia, al resto de los países europeos no les preocupaba mucho que un puñado de grandes especuladores financieros ingleses y holandeses perdiese muchas plumas (por supuesto, de cuervo) con el cierre de los bancos islandeses.

Pero lo que más me interesa destacar es la diferencia de comportamiento social entre los islandeses y los chipriotas, pues los primeros desconocieron la deuda externa, se negaron a pagarla mediante dos referendos sucesivos, derribaron al gobierno de los banqueros, reformaron la Constitución, que fue redactada nuevamente mediante la intervención popular que, utilizando la red electrónica, redactó, discutió y afinó directamente el nuevo texto, mientras los segundos, tras comprobar que los grandes perdedores de la crisis no serían los pequeños ahorristas, sino los especuladores y tratantes de drogas y de blancas rusos, aceptaron un sistema que acaba de demostrar que los puede despojar en cualquier momento y volvieron a poner sus cuellos bajo el yugo de un sistema financiero corrupto apenas maquillado.

¿Por qué unos reaccionan y otros, en cambio, soportan las vejaciones? Creo que buena parte de la explicación la encontramos en la historia comparada de ambas islas, porque los muertos se apoderan de los vivos, así como en la composición social de sus respectivas poblaciones. Los primeros pobladores escandinavos de Islandia tomaban sus decisiones en una asamblea de los clanes ya en el siglo IX y crearon en el 930 el primer gobierno –en todo el mundo– basado en una asamblea democrática, llamada Althing. Su insurrección contra los reyes noruegos se produjo cuando, varios siglos después, uno de éstos decidió suprimir esa asamblea. Islandia, en escala mundial, fue también el primer país en elegir a una mujer como presidenta de la República y, después de la movilización contra los bancos, en tener una primera ministra declaradamente lesbiana en un país luterano. Entre sus 319 mil habitantes (en 2011) la mayoría eran mujeres, las cuales viven casi 84 años por 81 en el caso de los hombres. Aunque la mayoría de los habitantes habite en ciudades, Islandia es un país de pescadores y, en medida mucho menor, de campesinos pequeños propietarios.

Chipre, en cambio, a lo largo de su historia tres veces milenaria, fue colonia de los faraones egipcios, de los asirios, de los persas, de los bizantinos, de los genoveses, de los otomanos, de los ingleses y se independizó (a medias) de éstos mediante una insurrección nacionalista armada sólo después de la Segunda Guerra Mundial, que fue seguida por una invasión turca a la isla que colonizó la parte norte con soldados y campesinos traídos de Anatolia y dividió en dos la isla. En la República de Chipre subsisten las bases inglesas y el país está acostumbrado a vivir una soberanía limitada y a depender del juego internacional de las potencias. Sus habitantes (un millón 116 mil 564, en 2011) tienen expectativa de vida de 78 años y viven, unos pocos, como campesinos en tierras que carecen de agua y, la mayoría, del turismo y de las consecuencias que derivan del carácter de paraíso fiscal (depósitos que superan 47 veces el producto interno bruto, lavado de dinero, tráficos ilegales y criminales de y hacia Rusia y Medio Oriente). Su economía depende prácticamente del Sol y de los delitos del capital financiero. Podría salir de esa situación si explotase el gas que rodea la isla, pero eso significaría la ocupación turca y, al menos, una guerra turco-griega, que por el momento nadie quiere, pero cuya amenaza está siempre presente.

Si Islandia se caracteriza por sus orgullosas tradiciones democráticas, Chipre padece constantemente el recuerdo de su situación en el cruce del camino de las grandes potencias. La historia y la geografía ni explican ni determinan todo, pero tienen una densidad que no puede ser ignorada. Además, tanto para los turcos como para los bizantinos, que fueron la base de la población chipriota actual, pero no para los luteranos de Islandia, el curso de la historia depende de la voluntad divina, no de las decisiones políticas de los seres humanos.

Sea como fuere, los bancos islandeses fueron nacionalizados. Buena parte de la deuda externa no se pagó, la nueva Constitución garantiza que la nación es propietaria de los bienes comunes y establece la obligación de convocar referendos populares antes de adoptar una decisión importante e Islandia salió de la crisis y su economía creció 3 por ciento en 2012.

En Chipre, en cambio, la papa caliente quedó en manos de los grandes capitalistas, sobre todo rusos (que perderán cerca de 3 mil millones de euros) pero está rodando todavía y podría volver a caer del lado de los ahorristas nacionales. Otro dato: el presidente que en Islandia organizó el primer referéndum era un hombre de izquierda, ex sindicalista. El presidente que negoció la deuda chipriota es un gran banquero. Como se sabe, perro no come perro. Existe pues también el llamado factor subjetivo


Esta madrugada cambio horario, a las 2 seran las 3

marzo 31, 2013

Para adaptarnos a los horarios de verano, Europa adelanta una hora a partir de las dos de la madrugada. Los relojes deberan avanzar hasta las tres. La fecha señalada es el último domingo de marzo, que esteaño coincide con la Pascua de resurrección. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el  cambio de hora permitirá ahorrar hasta un 5 % del consumo eléctrico en iluminación, que equivale a unos 300 millones de euros. 90 millones de euros corrLa-madrugada-del-proximo-31-de_54370501411_51351706917_600_226esponderían a los hogares y los 210 millones restantes, a los edificios del sector terciario y la industria. Supone asimismo un respiro para la ecología. El cambio de hora comenzó a generalizarse en el mundo aunque de forma desigual en 1974, después de la primera crisis del petróleo. La iniciativa promovía adelantar los relojes para aprovechar mejor la luz del sol y ahorrar electricidad.


Marcha en recuerdo de monseñor Romero en el 33º aniversario de su asesinato. JOSÉ CABEZAS / AFP

marzo 30, 2013
Marcha en recuerdo de monseñor Romero en el 33º aniversario de su asesinato. JOSÉ CABEZAS / AFP

Óscar Arnulfo Romero, el arzobispo de San Salvador asesinado el 24 de marzo de 1980, había denunciado poco antes de su muerte a tiros mientras celebraba la Eucaristía en su catedral las «tres idolatrías» que, según él, estaban poniendo en un grave peligro a su país: la riqueza y la propiedad privada («El deseo absoluto de tener más destruye la convivencia fraterna de los hijos de Dios»); la Seguridad Nacional («Vivimos en una estructura de injusticia social que es la raíz de los demás males. La Seguridad Nacional transforma la fuerza armada en guardia de los intereses de la oligarquía»), y la Organización («Esa que persigue a muerte todo movimiento de oposición»).

Éstas y otras denuncias mucho más directas le llevaron a la muerte hace ahora justo 33 años. Óscar Romero murió como un profeta, aunque, en honor a la verdad, no se puede decir que la Iglesia de Latinoamérica esté muy surtida de profetas. Los mártires «de la Iglesia» hoy se pueden contar con los dedos de unas cuantas manos, y aunque la Iglesia se siente azotada por sus desapariciones, es, en el fondo, el pueblo más herido, el más convulsionado.

Los verdaderos mártires del pueblo

Los hombres de Iglesia que a lo largo de los últimos 40 años han ido cayendo en América Latina (monseñor Romero o el teólogo jesuita Ignacio Ellacuría, y Rutilio Grande y otros seis curas, todos ellos en El Salvador; en Bolivia, Luis Espinal; y antes Gaspar García Laviana, en Nicaragua; y otros dos obispos, Valencia Cano y Angelelli, en Argentina; y los padres Aguilar y Escamillas, en México; y los sacerdotes Guth y Hermógenes López, en Guatemala; y el padre Bernié en Brasil; y los curas y catequistas de Honduras, y los de Colombia, y los de Chile, Paraguay y Uruguay)… Todos estos y muchos más, cristianos anónimos valientes y comprometidos, no cayeron precisamente por defender unos dogmas católicos de alto coturno, ni una moral sacramental ortodoxa, ni una liturgia impecable, ni una predicación escatológica. Murieron por algo mucho más sencillo, más cercano, más real, más vivo: por defender al pueblo, al campesino, al pobre, al oprimido, al aplastado y silenciado por el poder civil, por el poder militar, y a veces incluso por las propias jerarquías católicas instaladas en la seguridad y en el mismo poder gobernante del continente latinoamericano.

En Latinoamérica hay, al menos, dos Iglesias: una conservadora y otra identificada con el pueblo sin esperanzaSon, han sido, más que mártires «de la Iglesia católica, apostólica y romana», mártires del pueblo llano, que peca y pasa hambre por igual. Por eso se puede decir que en Latinoamérica hay, al menos, dos Iglesias, y quizá más. Una Iglesia conservadora, amiga de nunciaturas, diplomacias, abalorios, Ejército, poder, capital y patronos, y otra identificada totalmente con el pueblo, el pueblo latinoamericano sin tierras, sin trabajo, sin dignidad, sin seguros de nada, sin esperanzas y sin sonrisa. Y es por este pueblo por el que han muerto ya tantos. No consta, todavía, ningún mártir por los otros.

«No pisaré la Presidencia del Gobierno mientras no se esclarezcan las muertes de los 500 campesinos», había prometido monseñor Romero después de la masacre de 1978 en la sufrida nación salvadoreña. Cada vez se fue alejando más del poder -él, que era más bien conservador hasta que la muerte del padre Rutilio Grande le convirtió definitivamente al pobre- y esto fue, probablemente, lo que le llevó a la muerte. Lo que ha ido llevando a la muerte a muchos hombres y mujeres de la Iglesia latinoamericana, sin contar, claro, la de los campesinos y militantes jovencísimos de aquellas latitudes. ¡El poder!

La carta de Romero al presidente Carter

Pocos días antes de su asesinato, monseñor Romero escribía una carta -que leería en la catedral de San Salvador- al propio presidente Carter, denunciando la injerencia de los Estados Unidos en la dictadura salvadoreña. ¡Qué casualidad! Menos de diez días después caería asesinado de un tiro en el corazón. El domingo anterior había denunciado sin ambages al Gobierno y al Ejército salvadoreños. ¡Era ya demasiado! Casualmente, en aquellos mismos días merodeaban por las proximidades de El Salvador las salvadoras fuerzas norteamericanas, que iban (y siguen yendo), presumiblemente, en apoyo de aquella atroz Junta Militar, tantas veces denunciada por el arzobispo Romero.

Oscar Romero fue uno de los mayores defensores de los derechos humanos en el turbulento continente latinoamericano. Como lo ha sido otro obispo, éste español, que ha pasado más de 30 años entre los campesinos del Matto Grosso, una de las zonas más deprimidas (y oprimidas) del Brasil: Pedro Casaldáliga, al que el Papa Juan Pablo II destituyó de su sede antes de cumplir los 75 años, poniendo en su lugar a un prelado que no le produjera problema alguno. Amenazado de muerte por la oligarquía brasileña y humillado por las jerarquías vaticanas, Casaldáliga es otro profeta de los que llevan la muerte puesta.

La Teología de la Liberación se consolidó en la Conferencia de Puebla de 1979, a la que asistieron 115 obispos americanos

“Tú has hecho tuyos cada vez más los problemas y los combates de los campesinos y trabajadores con los que una minoría, aferrada a la riqueza y al poder, no quiere compartir en la igualdad”, escribieron a monseñor Romero los 115 obispos latinoamericanos participantes en la Conferencia de Puebla, a primeros de 1979. Esta Conferencia constituyó uno de los hitos que más claramente consolidaron la necesidad de lo que, desde años atrás, se conocería por Teología de la Liberación en América Latina.

Durante meses, el arzobispo de San Salvador había denunciado incansablemente las maniobras represivas y la dictadura insoportable del general Romero, que sería por cierto derrocado en un golpe de Estado, ¡militar también por supuesto! Los delitos del arzobispo eran “muy claros”: “Algunos me han tratado de comunista, hoy otros me consideran como un traidor”. Romero era más bien un obispo conservador cuando llegó a la capital. Pocos días después de tomar posesión la oligarquía salvadoreña le había ofrecido una casa adornada con mármol en uno de los barrios más elitistas, y un Cadillac. Y Romero dijo “no”. En efecto: para unos y otros sólo podía ser un “comunista” o un “traidor”. La cosa empezaba mal para el pobre (pobre entre los pobres) arzobispo.

A Romero le habían acosado desde fuera y desde dentro. Desde dentro de la Iglesia, se entiende. Una Iglesia a la que a partir del final de la década de los 70 le repugnaba cada vez más la “revolución” interna que impulsó el Concilio Vaticano II, donde se consagró el diálogo con los comunistas, con los ateos, con los no creyentes, y el compromiso con los más pobres de la tierra, que hasta entonces habían basado sus creencias en la “resignación cristiana”.

Habría que preguntarse hoy: ¿han cambiado tanto las cosas en América Latina? Habría que preguntarle al reciente y flamante (de humilde apariencia, pero de discutible pasado) papa Francisco, procedente de la Argentina donde las dictaduras militares cometieron tantos crímenes, siendo él ya una autoridad episcopal e influyente: ¿Apoyará, con la valentía, la decisión y el compromiso que no han querido mostrar sus dos pontífices antecesores, al sufrido pueblo latinoamericano?


A %d blogueros les gusta esto: