Mario Casartelli desde Damasco

Miércoles 8. Problemas con las señales de internet. Ayer, martes, me pasé toda la tarde y la noche hasta las 3 de la madrugada de hoy intentando enviar mi segunda crónica, pero fue imposible. Incluso esta mañana del miércoles, cuando lo primero que hago al despertar es revisar si hay conexión. Y nada. Voy hasta el conserje del hotel a preguntar si existe algún cyber cercano donde pueda conseguir señal, y me dice que el problema no es sólo en el hotel sino en todo Siria. Lo mismo ocurre con la telefonía. Dicen que es un sabotaje continuo que comenzo en noviembre.Mario Casartelli

No me queda sino seguir esperando. El problema es que tenemos una serie de actividades planificadas para cada día, y los datos que recojo se acumulan. Y crece mi ansiedad por enviar a los leyentes de las redes sociales algo de lo no mucho que alcanzo a recoger. Aquí no puedo hacer como en Palestina, donde hace cuatro años estuve un mes y me dediqué a recorrer calles y ciudades sin pausa, conversando con toda la gente. Allá, en Cisjordania, la única certeza de inseguridad eran (son) las incursiones del ejército israelí. Pero aquí está plagado de infiltrados de todas las nacionalidades: turcos, chechenos, libios, franceses, alemanes, españoles, que forman parte de los atacantes, según me dicen. Y entre ellos hay suicidas dispuestos a cualquier cosa. Razón por la cual nos aconsejan no salir solos ni alejarnos del hotel, salvo con Fady Marouf.

La Siria que conocí hace seis años no es la misma de ahora, al menos en el espíritu que planea en el aire. Este pueblo pacífico, de dación para estudiantes de todas partes del mundo, de producción más que suficiente para el autoabastecimiento de aproximadamente 23 millones de habitantes, tiene hoy un perfil diferente. Y me angustia la impotencia de no poder desplegarme como quisiera.

Pero me arriesgo un poco y salgo a caminar por el centro de Damasco, a sólo pocas cuadras del hotel. Hay soldados por todas partes y hombres vestidos de civil que no ocultan ser agentes del gobierno. Están con las antenas alertas a cualquier movimiento sospechoso. Enfilo una calle y cruzo la otra acera. Allí me grita un hombre armado que está haciendo revisiones a la gente en la vereda. Me pide que abra mi mochila, la palpa, y con una sonrisa y una palmada al hombro me deja seguir. Entonces, pienso en lo que me contó Luis Brizuela, el corresponsal de Prensa Latina, que llegó hace seis meses aquí y ya fue detenido en numerosas ocasiones. “Principalmente porque mi perfil afro me hace aparecer como un sospechoso, debido a la cantidad de terroristas africanos que merodean”, me había dicho. “Tú, en cambio, puedes ser un egipcio o un árabe, que también los hay”, agregó.

Ayer, antes de ir a conversar con el vicecanciller de Siria, mientras la televisión me entrevista en la explanada del hospital militar, observé que no lejos de mí llevaban caminando a un joven esposado. Lo conducía un soldado también joven. Mientras yo hablaba, me pregunté por qué. ¿Tal vez un ladrón o un sospechoso de vaya a saber qué? ¿O es un terrorista que fue herido en algún enfrentamiento y ahora, ya recuperado, lo sacaban del hospital para enviarlo a ser juzgado ante la ley? Difícil saberlo, mientras uno se concentra a la vez en lo que está diciendo ante cámaras y el detenido y el soldado se van, se pierden.

Cuántas historias como estas se me escapan sin poder atraparlas. Pero la urgencia y precisión de horarios con que debemos movernos nos impiden más de lo que quisiéramos. Es que e l peligro está latente. Y en estas circunstancias, todos podemos ser sospechosos.

Mario Casartelli

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: