El poeta inagotable. Por Diana Fernández Irusta

mayo 29, 2013

galeanoCada tarde, Eduardo Galeano toma un café con Dios. Se acoda junto a una ventana del Brasilero (el bar que, a estas alturas, es algo así como su segundo hogar), respira hondo el aroma a madera y espera, paciente, que la radiante andaluza que sirve las mesas -Alba Marina de nombre, Dios de apellido- le traiga, entre sonrisas, bromas y elogios a su joven divinidad, el cafecito del día. “Son pocos los que se llaman Dios -cuenta, encantado con el juego, el escritor que tantas veces se peleó con esa otra presencia divina, la de los altares y los mandamientos-. Creo que en la Córdoba española, de donde ella viene, son sólo cinco.”

No es tan raro que se lleve bien con Dios. La furia con la que ha escrito sobre lo religioso no es la de un ateo.

Fui muy creyente cuando era chico, muy místico. Y eso es como la borra en el fondo del vaso del vino, te queda para siempre. No es una cosa que se va; se transfigura, cambia de nombre. En el fondo, uno busca a Dios en los demás. O en la naturaleza, entendida como una bella energía del mundo, que es a la vez terrible y hermosa. ¿Dónde está aquel Dios que tuve de chico y un día se me cayó por un agujerito del bolsillo y nunca más lo encontré? Después supe que lo estaba llamando por otros nombres. Por eso la palabra Dios puede definir a la bella chica que nos trae estos cafés.

Y cómo no va a estar lo divino en un alba marina.

Claro. O en el crepúsculo. Cuando el sol se va y se echa a dormir en esa hamaca que es el horizonte, en la hora más bella del día. Muchas veces me pregunto cuán triste ha de ser morir y no verlo. Porque su capacidad de belleza te devuelve la fe en todo lo que puedas haberla lastimado o perdido. No hay ningún crepúsculo que se parezca a otro. Son todos diferentes, y en Montevideo somos tan afortunados que los tenemos delante. El sol cae ante nuestros ojos.

A los 72 años, Galeano habla como si pintara las palabras: la metáfora siempre a mano, un colorido y caudaloso fluir de imágenes que danza en su voz profunda, modulada, cautivante a conciencia. Son los mismos relatos que, en sus textos, pule con obsesión, decidido a limpiarlos hasta que de ellos no quede más que un núcleo puro y rotundo. El jovencito hambriento de mundo que a comienzos de los 60 ingresó al periodismo de la mano de la mítica Marcha, que luego dirigiría las no menos emblemáticas Crisis y Brecha y conocería también la violencia de los 70 y el desgarro del exilio, se convirtió, con el tiempo, en maestro del microrrelato, arqueólogo de la a veces esquiva poética de lo humano, ícono -lo es hoy- de una sensibilidad tan latinoamericana como universalista. Muchos de sus breves relatos han nacido en los apuntes que toma en minúsculas libretas, a veces sobre la misma mesa del Café Brasilero donde ahora charla con la Revista: una escenografía, la de este bar fundado en 1877, propuesta por el escritor con algo de elocuente presentación. “Soy hijo de los cafés -dirá-. Todo lo que sé se lo debo a ellos. Sobre todo el arte de narrar. Lo aprendí escuchando, en las mesas de los bares, a aquellos maravillosos narradores orales cuyos nombres ignoro, que contaban mentiras prodigiosas y las contaban de tan bella manera que todo lo que contaban volvía a ocurrir cada vez que ellos lo narraban. Soy hijo de esos cafés y de ese Montevideo donde había tiempo para perder el tiempo.”


Leonardo Boff, Ética a partir del calentamiento global

mayo 28, 2013

leonardo-boff
En algunos lugares de la Tierra se rompió hace días la barrera de las 400 ppm (partes por millón) de CO2, lo que puede conducir a desastres socio-ambientales de gran magnitud. Si no hacemos nada consistente, podremos conocer días tenebrosos.

No es que no se pueda hacer nada más. Si no podemos detener la rueda, podemos sin embargo reducir su velocidad. Podemos y debemos adaptarnos a los cambios y organizarnos para mitigar los efectos perjudiciales. Ahora se trata de vivir con radicalidad las cuatro erres: reducir, reutilizar, reciclar y reabastecer.
Necesitamos una orientación ética que nos ayude a alinear nuestras prácticas para superar la crisis actual. En este cuadro dramático, ¿cómo fundar un discurso ético mínimamente coherente que valga para todos?
Hasta ahora, las éticas y las morales se basaban en las culturas regionales. Hoy, en la fase planetaria de la especie humana, debemos restablecer la ética a partir de algo que sea común a todos y que todos podamos entender y realizar.
La razón crítica, desde que estalló casi al mismo tiempo en todas las culturas mundiales en el siglo sexto A.C., el llamado «tiempo-eje» trató de establecer códigos éticos universalmente válidos, basados principalmente en las virtudes, cuya centralidad la ocupaba la justicia. Pero también afirma la libertad, la verdad, el amor y el respeto al otro.
El fundamento racional de la ética y la moral -ética autónoma- fue un admirable esfuerzo del pensamiento humano, desde los maestros griegos Sócrates, Platón y Aristóteles, pasando por Immanuel Kant hasta los modernos Jürgen, Habermas y Enrique Dussel, y entre nosotros Henrique de Lima Vaz y Manfredo Oliveira entre otros de nuestra cultura.
Sin embargo, el nivel de convencimiento de esta ética racional fue escaso y restringido a los ambientes ilustrados. Por lo tanto, con un impacto limitado en la vida cotidiana de la gente.
Estos dos paradigmas no han sido invalidados por la crisis actual, sino que deben ser enriquecidos si queremos estar a la altura de los retos que nos vienen de la realidad, hoy profundamente modificada.
Para este enriquecimiento necesitamos bajar a aquella instancia en la cual se forman continuamente los valores, contenido principal de la ética. La ética, para ganar un mínimo de consenso, debe brotar de la base común y última de la existencia humana. Esta base no reside en la razón, como siempre ha pretendido Occidente.
La razón -y esto la misma filosofía lo reconoce- no es ni el primero ni el último momento de la existencia. Por eso no explica todo ni abarca todo. Se abre hacia abajo, de donde surge algo más elemental y ancestral: la afectividad y el sentimiento profundo. Irrumpe hacia arriba, hacia el espíritu, que es el momento en que la conciencia se siente parte de un todo y que culmina en la contemplación y en la espiritualidad. Por lo tanto, la experiencia de base no es «pienso, luego existo», sino «siento, luego existo». En la raíz de todo no está la razón («logos»), sino la pasión («pathos»), que se expresa por la sensibilidad y por el afecto. De ahí el esfuerzo actual para rescatar la razón sensible y cordial (Meffesoli, Cortina). Para este tipo de razón captamos el carácter precioso de los seres humanos, lo que los hace dignos de ser deseables. Desde el corazón y no desde la cabeza, vivenciamos los valores. Por los valores nos movemos y somos. En último término, está el amor que es la fuerza más grande del universo y el nombre propio de Dios. Esta ética nos puede comprometer en acciones prácticas para abordar el calentamiento global.
Pero tenemos que ser realistas: la pasión está habitada por un demonio que puede ser destructivo. Es un caudal fantástico de energía que, como las aguas de un río, necesita márgenes, límites y justa medida. Si no, irrumpe avasalladora.
Y es aquí donde entra la función insustituible de la razón. Es propio de la razón ver claro y ordenar, disciplinar y definir la dirección de la pasión.
Aquí surge una dialéctica dramática entre la pasión y la razón. Si la razón reprime la pasión, triunfa la rigidez y la tiranía del orden. Si la pasión dispensa a la razón, prevalece el delirio de las pulsiones del puro disfrute de las cosas. Pero si prevalece la justa medida y la pasión se sirve de la razón para un desarrollo auto-gobernado, entonces puede haber una conciencia ética que nos haga responsables ante el caos ecológico y el calentamiento global. Por aquí va el camino que tenemos que recorrer. Para un nuevo tiempo, una nueva ética.

 


Pueblos Indígenas de América Latina piden respeto a la Madre Tierra ante la ONU

mayo 28, 2013

“Los gobiernos creen que son dueños de todo y entonces ellos negocian, venden y explotan nomás sin respeto a los pueblos indígenas. Hay veces que hay muchos desalojos, por ejemplo en la Amazonía. No aman a la humanidad o a la Madre Tierra, sino ellos aman al dinero más”

Para los pueblos indígenas, la Tierra“‘ Madre Tierra no es un objeto inerte, es fuente de vida y es sagrada, por lo que se debe vivir en armonía con ella y encontrar un equilibrio para que sirva a las generaciones actuales y futuras.
Durante el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas que se celebra en la sede de la ONU,pacha mama en Nueva York, varias de esas comunidades de América Latina alzaron su voz para pedir a los gobiernos que respeten la naturaleza.
Además, reclamaron la consulta y el consentimiento de los pueblos afectados sobre proyectos de explotaciones de recursos naturales en sus territorios.
En una entrevista con la radio de Naciones Unidas, Ana María Guacho, una anciana indígena Quechua de la provincia del Chimborazo en Ecuador, habló sobre ese tema. Ana María Guacho es una “yachua” o médica naturista en su comunidad.
“Los gobiernos creen que son dueños de todo y entonces ellos negocian, venden y explotan nomás sin respeto a los pueblos indígenas. Hay veces que hay muchos desalojos, por ejemplo en la Amazonía. No aman a la humanidad o a la Tierra“‘ Madre Tierra, sino ellos aman al dinero más”, puntualizó.
Por otra parte, Chishlua Palomino, una indígena Quechua de la comunidad Diego Tapara en Puno, Perú, también participante en el Foro, pidió el respeto a los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios y habló de las explotaciones que hacen las transnacionales en las zonas donde viven.
“Lo perforan, así como esta sala son los túneles, los socavones donde están las minas y el cerro está encima, adentro ya no hay nada, es como la papa agusanada o la manzana podrida, que solamente de encima se ven bonitas y adentro están graves, y eso nos molesta a nosotros”, dijo.
Ambas indígenas denunciaron la explotación salvaje de los recursos naturales en sus asentamientos y el impacto negativo de esos proyectos en sus comunidades.


El nuevo lenguaje oral y corporal del Papa, por José Manuel Vidal

mayo 28, 2013

 
EL pAPA fRANCISCO

La revolución tranquila de Francisco se basa en la vida y en el testimonio. Enamorado de Cristo, el Papa lo transparenta. Con naturalidad, con sencillez. Como un cura de pueblo. Al Papa-párroco se le entiende todo. Porque ha cambiado el lenguaje alambicado y estereotipado del alto clero por la forma de hablar sencilla, cordial y cercana de los sacerdotes. Habla con el lenguaje de la calle. Habla como un pastor. Ha bajado de la cátedra para ponerse al nivel de la calle y caminar con las ovejas. Sabe su nombre, las conoce y no le cuesta conectar con su forma de hablar y de vivir. Mayor sencillez no cabe. Tanto en el fondo como en la forma. Porque Francisco es capaz de explicar las grandes verdades de la fe con palabras tan sencillas que todo el mundo entiende. Habla casi con titulares. Con frases cortas, directas, sencillas, unívocas. Utiliza, a menudo, anécdotas y parábolas. Como Jesús con sus sencillos discípulos. Utiliza imágenes y palabras-fuerza, que sugieren imágenes. Y todo ello adobado de gestos, que hablan más o tanto como las palabras. Revolución en el lenguaje y revolución en el tono. Este Papa habla como una persona normal. Con el tono adecuado. A veces, muchas veces, apasionado. Y subraya lo que dice con los gestos de su cara y de sus manos. Habla mucho con las manos. Actúa sin exagerar. Conecta con naturalidad. Seduce, porque irradia simpatía, cariño, amor. No hay nada engolado en él. Se ha puesto a la altura de la gente. Habla con sentimientos, desde el alma. Pone el corazón en lo que dice. Se nota que lo que dice, sea lo que sea, guste o no guste, le sale de dentro. Transmite verdad y la gente, tan desencantada de tanta mentira política y financiera, nota, a las primeras de cambio, que se puede confiar en él, que no engaña, que es transparente, que cumple y vive lo que dice, que en él no hay doblez ni doble moral ni hipocresía…

Revolución en la palabra oral del Papa y en su lenguaje corporal: abraza con fuerza, sonríe de verdad, choca la mano y no la deja flácida (como muchos eclesiásticos), levanta el pulgar en señal de alegría. Mira a la gente y, hasta cuando va en el papamóvil, es capaz de distinguir a los amigos y conocidos entre la multitud. Y bendice con sencillez. No arroja la bendición, no la impone, la comparte, la ofrece. Y besa a los niños como un abuelo. Y a los discapacitados como un padre-madre. Por eso arrastra a las masas. Desde que ha llegado, miércoles y domingos, la plaza de San Pedro está siempre abarrotada. Es el “efecto Francisco”. Llamado a durar. Lleva el viento del Espíritu en las alas. HY cuenta con el apoyo del pueblo de Dios y de los medios de comunicación, que lo han convertido en un icono. Los resistentes, los enemigos del cambio, los que han copado todo el espacio eclesial, los que se resisten a los nuevos aires no lo van a tener fácil. Francisco es ya un Papa querido, muy querido.


Gustavo Duch, A veces pienso que miento

mayo 28, 2013

abejitasNo sé si mienten o no, pero pienso que los avances de Monsanto son cavernícolas.

Pensa-miento 98. Parece una gran mentira. Pero cuando llegó Monsanto pregonando el progreso agrícola todo se gustavo duchatrasó. Dijeron que con sus sustancias químicas fertilizarían las tierras pero pasó que los cultivos nacieron débiles. Propusieron para sanarlos que se compraran sus pesticidas, pero calcularon mal y aumentó el índice de defunciones vegetales. La solución, impusieron, son semillas transgénicas pero solo se consiguió aumentar el uso de venenos. Ahora con tantos pesticidas volando por los aires ocurre que las abejas polinizadoras están desapareciendo. Monsanto, dicen, ya piensa nuevas soluciones: abejitas mecánicas y teledirigidas.


Entrevista en VOTV, programa Orientals

mayo 27, 2013

http://votv.xiptv.cat/orientals/capitol/montse-garriga-entrevista-a-montserrat-ponsa

Incluyo Entrevista que me hizo Montse Garriga para VOTV, Programa Orientals. En esta ocasión me senté del lado del entrevistado, siempre antes lo hice como entrevistadora. Ha sido un placer conversar de forma tranquila en la TV de Granollers. Me siento honrada, graciasMontse 2 mayo 2013.


Maria Elisa Maseda de Arango, un año después

mayo 27, 2013

El tiempo vuela pero no nuestros recuerdos que siguen imperecederos. Hoy hace un año que Maria Elisa nos dejó, pasó a formar parte de la eternidad, que seguro disfruta junto a sus ancestros a quienes tanto quería. Los que quedamos, guardamos celosamente su recuerdo, muchas horas vividas, crianza de hijos, estudios, amoríos. Compartimos vecindad durante muchos veranos, lo que suponía una gran comunicación. De salud frágil nos tenia preocupados pero, su tenacidad, la ayudó a luchar para seguir junto a Manuel su amoroso marido. 58 años juntos, me decía hoy, son dificiles de olvidar. Precisamente encontré una hermosa foto seguro que, de poco después de conocernos. Vimos nacer a los gemelos. Voy a buscar entre mis albumes, tenemos muchas fotos en las que estan juntos nuestros hijos. Tuvimos bella vida, les vimos crecer, enamorarse, tener hijos. Luego, llegaron los nietos. Nuestras mesas eran espectaculares, ellos con siete hijos, nosotros nueve. Fue hermosa la amistad que nos unió. Te echamos de menos, nuestras charlas sobre lo divino y lo humano ya no son posibles, tenías una capacidad enorme para llamar la atención por tu gran cultura y humanismo. Maria ElisaGracias Maria Elisa, te sentimos muy cerca. Seguro que seguiremos charlando…


Federico Mayor Zaragoza, “Haití: 3 años y todo igual”

mayo 27, 2013

forges

Gracias una vez más. Gracias, Forges, por la ejemplar perseverancia con que nos recuerda nuestros deberes de solidaridad con los más menesterosos, con los que, poco a poco, se dan cuenta de que las manos de los poderosos y prósperos siguen más alzadas que tendidas.
Gracias por ruborizar nuestra conciencia y recordarnos que todos los que podemos, debemos. “Y no te olvides de Haití”… “de Somalia”… “de aquí”…, con gran frecuencia al lado de tu firma, al pie de tus dibujos…
¡Qué vergüenza esta economía de especulación, estas jubilaciones millonarias… diluidas cotidianamente en “primas de riesgo” y porcentajes de déficit y espectáculos que nos mantienen sumisos, entumecidos, apoltronados!
Gracias por recordarnos que todos debemos plantar semillas de amor y de justicia. ¡Ojalá no sea necesario tu recordatorio en la viñeta al cumplirse el 4º aniversario!

Panamá. Concierto a favor de los niños de Siria Por los niños de Siria

mayo 27, 2013

El próximo 4 de junio, el Ateneo de Ciudad del Saber, será el escenario que albergará a los reconocidos pianistas George Mathew y Mark Kuss en el concierto musical Panamá por los Niños de Siria. Este concierto tiene como propósito elevar la conciencia sobre la situación que afecta a la niñez de este país, así como contribuir con recursos económicos para atender las necesidades básicas de más de 600 mil niños y niñas afectados por la guerra civil en Siria.

Panama El concierto es organizado por UNICEF, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la Fundación Ciudad del Saber, y la Organización Music For Life International, entre otros, que tiene programada una serie de eventos musicales en beneficio de los niños sirios. Estos culminarán en un último concierto el próximo 13 de enero de 2014 en el Carnegie Hall en Nueva York.La entrada tiene un costo de 25 dólares, y los fondos recaudados serán donados en su totalidad a UNICEF para atender distintas necesidades de los niños sirios refugiados temporalmente en Iraq, Jordania, Líbano, Turquía y otros países de la región. A la actividad se unirán niños y niñas panameños, quienes donarán su talento musical para contribuir con la niñez en Siria.


Ivan Padilla, La revolución no es un voto sino un permanente reto

mayo 27, 2013

ivan_padilla

Ahora, cuando se avecina un nuevo proceso electoral y tenemos la deuda de escoger a nuestras alcaldesas y a nuestros alcaldes, es importante detenernos a pensar algunas cosas. Por ejemplo, que las revoluciones –hasta el presente- nunca se construyeron de votos, en ninguna parte del mundo.

Entender también que ésta sí. El carisma, la audacia, la inteligencia, la valentía, el compromiso de clase y el liderazgo del Comandante Supremo Hugo Chávez, contribuyeron, bajo un contexto social determinado y una coyuntura en la que convergían elementos políticos, económicos, sociales y culturales, a enfilar un proceso -que bien podía derivar en caótico-, hacia una lucha claramente orientada, en primer lugar, hacia la consecución de un gobierno, tan bolivarianamente claro que fuese capaz de ofrecer “la mayor suma de felicidad” a su pueblo. Posteriormente al logro de la definitiva independencia y la construcción de la Patria socialista. Y ahora al despliegue de un plan que está enfocado hasta a la salvación del planeta, como objetivo de la humanidad.

La Revolución Bolivariana, en los aspectos que tienen que ver con su despliegue como gobierno, sea nacional, estadal, municipal o comunal, ha consumido una importante parte de su existencia, en el ejercicio del voto. Las elecciones han sido campos de batallas que, creo, no debemos calificar (al menos yo no lo haré, me parece irrelevante) por cuanto han sido necesarias y definitorias en el avance de lo brevemente descrito en el párrafo anterior. Pero, realmente, ¿es por la multiplicación indeterminada de elecciones que está revolución alcanzará sus fines?

Las elecciones de alcaldesas y alcaldes, especialmente, deberían ser un oportuno momento para revisar lo antes expuesto. Pero no porque se trate de unas elecciones más, sino porque son los comicios en los que –dentro de la estructura formal del Estado venezolano- se consigue escoger las autoridades, o las vocerías, más cercanas a las bases populares y comunitarias.

La Revolución Bolivariana y el liderazgo del Comandante Chávez, propusieron o facilitaron el surgimiento de una estructura de nuevo tipo que está llamada a fortalecer al poder popular organizado y en condiciones de autogobierno o de gobierno de las comunas.

En la transición hacia el gobierno de las Comunas, continuamos eligiendo gobiernos municipales. Pero para que estás viejas estructuras, contribuyan a abrir paso al verdadero gobierno del poder popular, es importante que las alcaldesas o alcaldes que hoy escojamos, sean personas realmente cercanas a sus electoras y electores. Y no falsamente cercanas, publicitaria y superficialmente cercanas, sino cercanas de compromiso verdadero.

Necesitamos alcaldesas o alcaldes de a pie, de calle y no de oficinas o burós. Necesitamos autoridades locales que sean pueblo y faciliten auténticamente la transición hacia estructuras de nuevo tipo que ya no perpetúen más el pasado sino que rompan con él y abran caminos auténticos para la construcción del socialismo. ¡Ese es el gran reto!


A %d blogueros les gusta esto: