El delito a la delincuencia. Alfredo Vera

Cada ser humano es dueño de sus actos y administra su libre albedrio: es decir, hace lo que quiere y piensa como le da su gana, regido por su propia ética, si la tiene.Alfredo_Vera
Eso de que se actúa presionado por las circunstancias es un cuento que se lo inventa cada uno porque la dosis del amor o de odio, de veracidad o de calumnia, que les asigna a sus acciones o reacciones es producto de sus propias decisiones, con independencia de los demás ciudadanos.
Hay dos personajes que han aparecido a la faz publica porque decidieron hacer todo lo que se les antoja, aún cometiendo delitos y graves delitos, para atacar, para infringirle el mayor daño posible al Presidente Rafael Correa, que sabe defenderse solo y, así siempre lo hace.
Llama la atención el afán provocador que le imprimen a sus actos estos personajes, como si fuera mérito, utilizar procedimientos delictivos para respaldar el supuesto de sus batallas.
Y, claro, en ausencia de argumentos válidos, o con algún grado de legitimidad para ejercer el derecho a la oposición, reconocido desde hace años por las últimas constituciones, apelan a la utilización delictuosa de mecanismos que deben ser denunciados, perseguidos y castigados, sean o no pretextados como acción opositora.
Lo grave es que, en ausencia de la vida partidista, reducida sólo al interés electoral, asumen el rol de actores políticos algunos medios de comunicación que ya ni siquiera intentan ocultar su descarada identificación como órganos políticos de encarnizada y frontal oposición, que son los que mayormente auspician y aplauden el uso de procedimientos delictuosos, para ejercerla.
Los autores del delito de hackear para espiar y utilizar como arma de oposición contra el régimen información privada, utilizada para hacer daño a su propio país, pretenden mañosamente cobijarse en la inmunidad parlamentaria de uno de ellos, sin que ello tenga algún respaldo legal, ético o moral.
Desde luego que los medios que patrocinan a los delincuentes pretenden ocultar el carácter de complicidad en esa conducta, lo que termina siendo también delincuencial, atentatorio contra la institucionalidad para un país como el nuestro que trata de salir de una década perdida por el caos, precisamente de las instituciones democráticas.
Estos personajes, Cléver Jiménez y Fernando Villavicencio ya tienen una sentencia por calumnia y se proclaman perseguidos políticos porque les aplican la ley. Pretenden ignorar que quien comete un delito automáticamente se convierte en delincuente.-

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: