Pensar o no pensar…

Cuando andamos presionados por el tiempo, enemigo implacable que no deja tiempo para pensar, analizar situaciones que, a menudo, dirigen nuestras vidas, suele ser provechoso verse obligado a permanecer en casa, en reposo, aunque sea por una maldita gripe. montserrat 9
He permanecido siete dias a merced de esta gripe que, por lo visto, no perdona casi a nadie, quieta, leyendo-escribiendo-pensando. Buscando soluciones-ideas, que merezcan ser puestas en práctica para ayudar en momentos difíciles a quienes más lo necesitan. Para decidir que, de vez en cuando, pararse, sirve para recopilar argumentos olvidados, para finalizar temas que quedaron en un impas, sin respuesta. También para conocer a fondo dificultades de, quienes tenemos cerca, pero no atinamos a escuchar. Me siento feliz, acompañada, esperando ayudar de forma recíproca a quienes estuvieron cerca cuando les necesitaba. Tengo una hermosa família, espero merecerla. Confío en que, estas reflexiones, me serviran para el futuro que, de nuevo, comenzará mañana. ¿Pensar? No es un dilema, una vanalidad. Es una necesidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: