Letargo…

fin del letargo

Enagenación de la mente y sentido por la vehemencia de alguna pasión, dice el diccionario.
Si al menos quienes sufren esta “dolencia” tuvieran pasión por algo, el problema no seria tan grave.
Es una modorra conformista: “total, de qué sirve si me quejo, o si no hago tal cosa que deberia, o… si no voy a votar.”
Ésta última es una frase que se está escuchando en demasía. Considero de gran responsabilidad el poder del voto. Si pretendo participar en la vida de mi país -es obligación de todos-, debo opinar, discutir, sea cual fuere el sufragio.
Si queremos decidir, es preciso lo hagamos de forma responsable, utilizando este derecho que nos dan las urnas. Luego, sea el que sea el resultado, lo deberemos respetar, y ayudar a modificar, si no es el que deseábamos.
NO podran hacerlo quienes no hayan cumplido con su deber ciudadano, optar por lo que consideren correcto para el futuro de todos.
Demasiado Letargo en participar en lo sensato, pero también en todo lo que supone avances o mejoras de nuestra vida en común, en tanto que miembros de una misma sociedad.
Como afirma el buen amigo Federico, el mundo se desmorona y, no nos movemos para impedirlo. Somos auténticos bárbaros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: