El tiempo está a favor de los pequeños. Pedro Martínez Pírez

martinez pírez

Quienes pronosticaron que con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos disminuirían las presiones sobre Washington, habrán podido comprobar que, si bien ha mejorado la imagen internacional de la potencia del Norte, crecen los pedidos de que sea levantado el bloqueo y se devuelva a los cubanos el territorio de la Base Naval en Guantánamo.
Poco a poco van saliendo a la luz pública aspectos menos conocidos del diferendo histórico entre Cuba y los Estados Unidos, el cual se remonta a una etapa muy anterior al triunfo de la Revolución Cubana.
Estados Unidos cometió el error de abrir una cárcel en el territorio cubano de Guantánamo, y las noticias sobre las gravísimas violaciones de los derechos humanos, incluidas las torturas, allí cometidas, favoreció el conocimiento mundial sobre la existencia de una base militar estadounidense que desde hace más de un siglo se mantiene contra la voluntad del pueblo y del gobierno en la región oriental de Cuba.
La diplomacia cubana, que en todo este proceso ha contado con el apoyo de la Santa Sede, Canadá y prácticamente todos los países del mundo, ha señalado dos momentos en las relaciones con Estados Unidos: el restablecimiento de los vínculos diplomáticos, que se oficializó el pasado 20 de julio, y la normalización, que es un proceso a más largo plazo y tiene en la agenda, entre otros asuntos, el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero y la devolución del territorio de Guantánamo.
Muchos estadounidenses se enteraron ahora que no pueden viajar libremente a Cuba, como sí pueden hacerlo a cualquier otro país del mundo, y el tema se incorpora desde el punto de vista interno a los reclamos al gobierno.
Y si el pasado 14 de agosto en La Habana el secretario de Estado John Kerry aseguró que ya Cuba no es enemiga ni adversaria, sino vecina de los Estados Unidos, el próximo 14 de septiembre el presidente Barack Obama estará obligado a no renovar, como lo han hecho cada año todos los presidentes desde la administración de John Kennedy, la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, que data nada menos que de 1917.
Y mientras transcurre el proceso hacia la normalización de relaciones con Estados Unidos, Cuba sigue recibiendo una verdadera avalancha de turistas, que van estableciendo nuevos récords, y en los próximos días también recibirá al Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz Valenzuela y el Presidente del Congreso de España, Jesús Rosada, todos interesados en el fortalecimiento de las relaciones económicas con Cuba, y obviamente favorables al levantamiento del bloqueo, cuyo alcance extraterritorial también afecta a sus países.
Y mientras escribo este breve recuento destinado a muchos amigos y oyentes en el mundo me viene a la mente un precioso tema del cantautor cubano Silvio Rodríguez con el título exacto para esta coyuntura: El tiempo está a favor de los pequeños.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: