Alfredo Vera. La enseñanza de los golpes

La miopía de la derecha ecuatoriana ha creído que es fácil poner un papel calco en los resultado de las recientes elecciones de Argentina y Venezuela y ya están afiebrados tratando de copiar lo que allá sucedió, como si se estuvieran dando condiciones similares entre naciones y realidades totalmente diversas, desde cualquier ángulo que se pretendiera comparar.

Alfredo Vera Cachito en Madrid

Lo único que se pudiera asimilar es que en la tierra de Chávez la alianza derechista se llama “MUD” y la criolla bien podría llamarse “MUDOS”, porque no entienden que cada pueblo, que cada sociedad tiene sus propias características, que a la vez tienen su propia historia: ¿Cuál es el Nebot venezolano y cuál de los mudos es el Mapri ecuatoriano?

Las personas ingenuas han de creer que es fácil replicar o reproducir el proceso venezolano que tomó 17 años para que lograran sentarse en la misma mesa los eternos rivales sin despellejarse, en un ambiente donde no se pelearon por la selección del equivalente al Guillermo Lasso costeño emperrado por ser el candidato de la unidad más parecida a una olla de grillos, a una fanesca o a un batallón de ciegos pugnando por salir de un atolladero, que tienen que cuidarse los bolsillos antes de quedarse sin tener recursos para agarrar el bus.

Lo más gracioso es que se han dedicado a responder a las críticas por su carencia de ética y escrúpulos con ejemplos de otras debilidades o similitudes con otros personajes de fuerzas politiqueras.

Cuando le dicen a Ramiro González y Nebot que, después de toda la historia pasada, cómo así se pueden sentar juntos si toda la vida han sido enemigos ellos y responden que de la misma manera como se sientan el Presidente y el asesor jurídico de Febres Cordero: es decir, asumen que los casos pueden ser similares, pero el uno es peor que el otro y por tanto está justificada la desvergüenza.

Parecería que dicen: nosotros somos desvergonzados pero ustedes son peores, como cuando un delincuente delante del juez admite haber robado, ha, pero menos que el propio juez!!

Esto en cuanto a lo formal, pero en el fondo, en el cocolón de la politiquería, el desprecio, la desconfianza, hasta el odio entre ellos, la supuesta unidad se desparramará como la arena entre los dedos.

Los cuatro o cinco líderes de grupos por tradición antagónicos, que ahora disimulan sus ambiciones y fingen tranquilidad, no garantizan que apenas haya algún tema conflictivo salgan a flote las ancestrales rivalidades personales, sobre todo cuando se ponga en juego la opción a la candidatura presidencial.

El fantasma de la candidatura aislada de Lasso, que la mantiene pase lo que pase, ronda en cada iniciativa de supuesta unidad por encima de la historia pasada y al margen total de alguna versión ideológica.

Tampoco hablan en esas reuniones de lo que proponen se debe hacer en ninguna materia para mejorar lo que ha sucedido hasta hoy.

Eso y más es lo que caracteriza estas reuniones en Cuenca donde se gesta el surgimiento de un nuevo grupo electorero que bien podría llamarse, parodiando al MUD venezolano, “los mudos de la perimetral…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: