CELAC avanza y se consolida

Como sucede con toda entidad: el paso del tiempo y el alcance de metas parciales van consolidando en su razón de ser para la CELAC: la integración de Latinoamérica y las naciones del Caribe, en una comunidad de Estados motivados por la necesidad de constituirse en un bloque que sea capaz de hermanarse para alcanzar metas sociales, económicas, culturales que a todos los habitantes de estos territorios les permita cumplir con dignidad y soberanía su paso por esta vida, igual utopía que hay que lograrla a base de equidad en las oportunidades para intentarla, acompañado de su núcleo familiar.Alfredo Vera

Las fuerzas políticas contemporáneas conocen esta concepción teórica, creen en ella, la anhela con vehemencia, pero la sumatoria de contradicciones de la misma naturaleza (sociales, económicas, culturales) lo impiden y frustran la justa aspiración de vivir a base de aprovechar, cada uno y a su modo, sus propias oportunidades.

En esencia: varios gobernantes asumieron la iniciativa de contraponer un proceso de integración una vez agotada la paciencia de constatar que desde hace muchos años la Organización de Estados Americanos (OEA) mantenía su condición de “Ministerio de Colonias”, como la denominara Fidel Castro cuando materializó el mandato de su amo de expulsar a Cuba de su seno y no decir ni pío cuando decretó el mismo amo el genocida bloqueo económico mantenido hasta hoy, pese a que el Presidente Obama asumió la noble iniciativa de reconocer que esa política había fracasado y llegar, gracias a la mediación del Papa Francisco y otros desconocidos gestores, a restablecer las relaciones diplomáticas.

La integración de la OEA fue evidenciando su fracasada y cada vez más nula acción, razón que justificaba a esos gobiernos a ir creando sucesivas entidades, según sus afinidades políticas: el ALBA, UNASUR y, finalmente, la CELAC que acaba de reunir su cuarta celebración en Quito con un rotundo éxito que conmueve a los pueblos de todo el continente, y que da paso a la designación del nuevo Presidente Pro Tempore que recayó en la República Dominicana.

La CELAC asumió el compromiso unánime de implementar políticas para luchar contra la pobreza, como un mal estructural, pero también luchar contra la plaga del ZIKA como un mal transitorio pero igualmente urgente. Todas sus resoluciones tienen un carácter positivo y altruista, acogidas con beneplácito, a diferencia de las resoluciones que adoptaba la OEA, encaminadas a perseguir a Cuba y pasar por alto lo ocurrido en la Chile de Pinochet, ni los asesinatos del Plan Cóndor, donde parece que se incluye a nuestro Jaime Roldos, y el robo y la muerte o desaparición de niños, que dio lugar al surgimiento de las Madres de la Plaza de Mayo en Argentina. Y la OEA en total silencio.

Mientras la CELAC defiende la vida y el imperio de la justicia, la OEA guardó sepulcral silencio para ocultar los crímenes patrocinados por el imperio norteamericano.

Si esto no es un cambio de época, entonces ¿qué es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: