“Me duele este niño hambriento como una grandiosa espina”. Federico Mayor Zaragoza

Miguel Hernández en “Viento de Pueblo”, “El niño yuntero”

Federico Mayor

Cada día, al levantarnos, debemos pensar en la mirada de esos niños refugiados y migrantes en los que estamos plantando semillas de animadversión y odio. Cada amanecer, sentir la herida de los miles de seres humanos que morirán hoy de hambre y desamparo. Homicidio oculto, que los medios de comunicación no nos manifiestan como deberían. Aunque no lo parezca por las noticias, tan discriminatorias y desproporcionadas, toda vida vale lo mismo y toda muerte vale también lo mismo.

Cuando tengamos presentes a todos los niños hambrientos “como una grandiosa espina” empezaremos a actuar de tal modo que se produzcan los cambios radicales que son inaplazables. Y dejaremos de vivir con el inmenso peso en la conciencia de consentir que se inviertan todos los días miles de millones de dólares en gastos militares y armas… y que menos de un centenar de personas tenga una riqueza mayor que la de la mitad de la humanidad… Con-vivir, com-partir!…

Cuando sean muchos los que dediquen unos momentos a pensar… y a sentir “la grandiosa herida”, el clamor popular será irresistible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: