Soñar la gran esperanza vigente

¿Qué sería de nuestras vidas si no pudiéramos soñar? El ruido, la necedad, el olvido ahogarian nuestro futuro incierto.

Duele que “demasiados” ignoran este don que es preciso cultivar. No dejemos que se marchite.
¿Cómo?
Debemos procurar inocularlo para que, cual pandemia vírica, haga estragos en nuestras vidas y en las de aquellos que, desheredados de la suerte, errantes, tal vez Refugiados en tierras lejanas, deben sobrevivir en condiciones duras, inhumanas.
Las noticias son demoledoras, millones de personas lejos de sus hogares esperando la mano tendida que les permita recuperar su identidad no importa dónde.
Una enfermera de Castellterçol, población cercana a la mía, ha enviado noticias estremecedoras del trato que les dan a los asilados. La semana pasada en un intento de hacerles abandonar el espacio en el que les habian ubicado, y ante la resistencia de los refugiados, hicieron varias cargas sobre niños, ancianos mujeres, utilizando gases lacrimógenos. Necesitaron ayuda, muchos sufrieron poblemas respiratorios.

Hoy, de nuevo, miles de refugiados estan siendo evacuados de Indomeni, nadie sabe donde les van a situar.
Europa, impávida, no actúa.
Urge resaltar que la dignidad es un derecho innato, nace y muere con la persona no importa su procedencia-raza-pensamiento. Este Planeta llamado tierra es de todas las criaturas que aqui moramos.

No permitamos que roben nuestros sueños.
Soñemos que somos libres, que nuestras vidas interesan a quienes dirigen el mundo.
Soñemos que la amistad nos une en estrecha fraternidad a todos los habitantes de la tierra para que: a nadie le falta un plato, una cama, un techo bajo el cual vivir.
Soñemos que la felicidad nos invade, porque se acabó la corrupción, el juego sucio, la mentira, la sumisión.
Soñemos que nuestras vidas están al servicio del bien común, que la amistad y el amor prevalecen y vencen al odio y al olvido.
Soñemos que somos niños, que jugamos, amamos, nos divertimos.
Soñemos que ya no somos siervos de nadie, que somos libres para obrar y decidir.
Soñemos que la vida es bella si la sabemos vivir con alegría, con la paz que otorga la rectitud.
Soñemos que la PALABRA es nuestra gran alida, la piedra filosofal que abre caminos, diálogos, incita al AMOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: