Ciclón Charlie. San Antonio de los Baños-Cuba. 11 agosto 2004-2016

Recupero un articulo donde narro mi estadía en San Antonio de los Baños-Cuba, y la experiencia vivida con el Ciclón Charlie. Para mi,la noche más larga de mi vida

cujae-brigada-arinaguabo

Hace doce años que 26 compañeros de la VI Brigada de Arinaguabo, a través de la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba José Martí, nos encontrábamos en San Antonio de los Baños para colaborar, cual peones albañiles, en la ampliación de la Escuela de Instructores de Arte 13 de marzo. Éramos uno de tantos grupos de trabajo que, los veranos, ayudan en la remodelación de Escuelas o Centros Públicos. Nos alojábamos en la Escuela de Arte Eduardo Abela, ubicada dentro de la finca Amparutxa, en aquella hermosa población, capital del cine. Habíamos empezado nuestra labor el 30 de julio de 2004 que finalizaría el dia 16 de agosto.

El 11 de agosto nos llamaron a una reunión urgente, de buena mañana, para comunicarnos la llegada del Ciclon Charlie, su recorrido, previsión de horario. Nos pidieron de hacer provisiones de comida, bebida, ya que las circunstancias que suponen un ciclón son siempre severas.
A penas encontramos nada. Recuerdo una lata de leche condensada que nos supo a gloria.

La llegada del Ciclón nos perturbó. Era una sorpresa, una situación imprevista que nos mantuvo en vilo toda la jornada, atendiendo-escuchando los consejos que nos depararon los compañeros del Poder Popular. Nos costaba imaginar que viviríamos un Ciclón en directo, que descubriríamos lo que se siente, cuando la Naturaleza se revela y ataca, sin que puedas defenderte.
Nos instruyeron respecto a lo que tendríamos que hacer desde el momento de su llegada, como se produciría, qué sentiríamos.
También lo que no podiamos hacer sucediera lo que sucediera, como abrir puertas o ventanas, salir a la calle.
Todo se produjo cual habían informado. Sellamos puertas y ventanas, protegimos los cristales. Guardamos nuestros equipajes encima las literas por peligro de inundación. A oscuras, sin a penas linternas -todo se había agotado en las tiendas-, comimos algo en espera de la hora anunciada. Algunos compañeros decidieron esperar su llegada con música-cerveza, otros, nos dirigimos a nuestra habitacion para tumbarnos en nuestra litera y, esperar.

Charlie llegó de noche, como los ladrones. Mostró su fúria, escuchamos-sentimos sus embestidas a nuestro pobre alojamiento. Árboles que, desplomados, movidos por el Huracán, chocaban contra puertas y ventanas, con el silbido agudo del viento como música ambiental, que, aumentaba los decibélios del impacto de aquella intensa tromba de agua, cual pudimos descubrir la mañana siguiente.

Tumbada en mi litera no me perdí ni uno solo de los ruidos. Segundo a segundo escuchaba las notas que emitía la tormenta tropical, desconocida para la mayoria de nosotros, silbidos discordantes, a los que ninguna sinfonia se puede comparar. Eran pura rábia de una Naturaleza malquerida, dolida, contra la Humanidad.
Durante aquellas inacabables horas, pasó, por mi mente la película de mi vida junto a mi amante esposo, fallecido hacia un año. Imágenes de lo vivido, del dolor de la separación, de la amputación que supuso, su muerte repentina. Recordé tiempos felices de cuando nos conocimos, nuestra boda, el nacimiento de nuestros hijos, nietos. Me asaltaba la duda de si conseguiría seguir con vida para acompañarles, o, si al contrario, me reuniria en el más allá con quienes me precedieron, mi hijo Marc y mi bienamado Oriol.
El espectáculo, a la mañana siguiente, era dantesco. Se diría un bombardeo a gran escala. Sin agua, sin luz, sin comida, sin…nada.
Colaboramos en la limpieza de la carretera para poder llegar a San Antonio. Allá pasamos el día limpiando, cortando árboles, reforzando lo poco que quedaba en pie. De vez en cuando, una camioneta repartia agua potable. En los bares solo había ron. Nuestra labor fue notoria, así explicaron en la TV cubana, refiriéndose a nuestro grupo.
¿Saben? Era el santo de Fidel, con quién debíamos reunirnos en La Habana. Pero, fue él que, en un helicóptero, visitó las zonas afectadas y, de manera especial, San Antonio de los Baños. Punto neurálgico, nos encontrábamos en el ojo del ciclón.

montserrat-eduard-brigada-arinaguabo-cuba

Al dia siguiente hicimos la cena de despedida, nunca perdimos el buen humor. Juegos, canciones, baile, acompañados de fruta, cerveza y una mousse de chocolate pusieron punto final a la estadía.
En San Antonio de los Baños quedaron muchos amigos que, siempre más, llevaremos en nuestro corazón.

Una respuesta a Ciclón Charlie. San Antonio de los Baños-Cuba. 11 agosto 2004-2016

  1. una aventura per no oblidar ….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: