Con las fronteras completas. Alfredo Vera

alfredo Vera

El hecho de que el Presidente Correa haya decidido suscribir con sus pares de Costa Rica y Colombia, los límites marítimos definitivos, convierte al Ecuador en uno de los países del Continente que, luego de complejos debates geográficos, se lleguen a establecer las coordenadas que fijan esas líneas finales, que se aspira tengan valor para siempre.
Desde que se proclama nuestra condición de República, no habíamos logrado conquistar esa satisfacción, ni la seguridad, de contar con límites terrestres y marítimos definitivos.
Para el país en general y para el Gobierno, en particular, es un logro ejemplar, porque es la culminación de un largo proceso que pone un sello de seriedad en las responsabilidades que le corresponden a cada país.
Ya sabremos a ciencia cierta cuáles son nuestros derechos, nuestros beneficios y responsabilidades y nos queda la satisfacción de mostrar una imagen de pulcritud en nuestras relaciones con todos los países vecinos que, además de los conocidos, se agrega Costa Rica, que significa una novedad para los ecuatorianos de todas las edades.
El evento se desarrolló en el Archipiélago de Galápagos, fue el marco ideal para un evento de esa trascendencia, por los tesoros en especies marinas, aves de toda naturaleza, plantas de diversos orígenes, flores de maravillosos colores y las famosas tortugas que viven hasta más de cien años, todo lo cual sirvió de base para los estudios de Charles Darwin acerca de las teorías de la evolución de las especies.
Todos debemos reconocer que el Presidente Correa tuvo el acierto de convocar al evento en el territorio Insular, un espacio del país, que significa orgullo para todas las generaciones y él mismo ha dicho, que en todos los aspectos de la convivencia humana, se convierte en materia de satisfacción al dar ejemplo de visión humanística con la integración de un espacio de mar que nos lleva a colindar con otro segmento del océano que le corresponde a Costa Rica, con lo que nuestra frontera se amplía y nos permite completarla, convirtiéndonos en un Estado, de tal magnitud en esa materia, ejemplo para muchos países que no han logrado un éxito de esa enorme trascendencia.
Veamos la lamentable confrontación en que viven países hermanos como Bolivia, con su permanente lucha por encontrar una salida al mar Pacífico.
Ecuador vivió una similar situación con el Parú, país considerado hermano, quien, haciendo abstracción de esa fraternidad, permitió que se llevara a cabo una invasión en nuestra frontera sur con el cercenamiento de una gran parte del territorio, con el patrocinio de los Estados Unidos y la tolerancia del resto del mundo, que obligara al Ecuador a suscribir el Protocolo de Río de Janeiro en 1941, destrozando las fronteras anteriores, creando una conflictividad en materia limítrofe.
Con Colombia, la situación no fue igual, porque nuestras fronteras se han mantenido inamovibles desde siglos atrás, en cambio ese país hermano los ha mantenido en su frontera norte.
Al fijar Costa Rica la extensión de su mar territorial de común acuerdo con Colombia, prácticamente se facilita que los tres países contemos con la certeza de que proclamemos que existe, para los mencionados hermanos, gracias a la visión de Estadista de Rafael Correa, la posibilidad de que ya tengamos una frontera completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: