Cuando falla la salud…

Es triste ver a personas queridas con problemas de salud, con esta enfermedad que cada día ataca a más gente, sin piedad, y les deja en el anonimato.
caminar

Sonrien, te miran, no sabes si te conocen, algunas ni siquiera hablan…
Agradecen tu presencia, te quieren cerca para que les susurres al oido.

Entrar en el Centro donde tienen cuidado de ellos te deja, de entrada, con la preocupación de cómo responder a sus miradas. Sus caras estan ansiosas de cariño, de que les des un beso, un abrazo, o simplemente que tu mano les acaricie y les diga unas palabras amables, sonrisa incluida.

Cuando acompañas a tus seres queridos, que ahora se encuentran en estas condiciones, te preguntas ¿de que me quejo yo si camino, hablo, discurro, decido?

Para que luego algunos peleen por amasar más dinero, ganar el máximo poder…

Todo el mundo debería pasear por las Residencias al menos una vez por semana. Todos esperan una muestra de afecto, una sonrisa, por que no, unas palabras cariñosas.

¿Merece la pena tanta lucha y competividad?
Compartamos quienes estamos sanos y cuerdos con todos aquellos que nos necesitan nuestros abrazos, nuestras miradas, nuestro buen hacer. Todos tenemos derecho a ser felices, incluso cuando la salud falla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: