13 marzo 1956. Accidente en Tárrega

Considero que, como dice la canción, Recordar es volver a vivir el tiempo que se fue. Tiempo que fue el principio de mi futuro.

Habíamos creado, hacia unos años, un equipo de Baloncesto femenino local, Club de Bàsket Granollers. Los entrenadores eran los medicos Joan Grau y Oriol Muntanya, ambos, buenos jugadores de este deporte. Competíamos a nivel de Catalunya i, en un desplazamiento a Lérida, tuvimos un accidente. El autocar en el que viajábamos chocó contra un árbol. Llovía,  y había aceite en la calzada fruto de los muchos camiones que por allí pasaban. Era la única carretera Barcelona Lérida. El suceso fue a la altura de Tarrega.

Algunos sufrimos daños, otros, el simple susto. A una joven acompañante que nos seguía siempre, le quedó la pierna atrapada en el coche, iba situada por donde se produjo el encontronazo. Fue difícil sacarla. Quisieron llevarla al Hospital de Tarrega pero, Montanya y Grau decidieron, bajo su responsabilidad,llevarla en una ambulancia a Granollers, ya que su pierna estaba en condiciones ínfimas y, posiblemente, se la habrían amputado. La recuperación fue larga, pero recuperó su pierna y volvió a andar correctamente.

Otro damnificado grave fue otro jugador de básquet que nos acompañaba. Tuvo una conmoción cerebral y paro cardíaco que resolvieron, de momento, nuestros médicos. Una vez recuperado fue llevado al Hospital de Tarrega. Salvó su vida gracias a tener, cerca, a Montanya y Grau.

La tercera más damnificada fui yo: conmoción cerebral, y fisura de unas vértebras cervicales. A parte de reposo absoluto más de 40 días en cama, me colocaron una minerva que llevé tres meses y medio.

Hubo otros damnificados, fracturas de manos, dedos, rasguños y un susto fenomenal ya que, además de nosotros, otros  coches se sumaron al choque. Frenaban al ver el bus contra el árbol y a todos los que  andábamos por el entorno.

Se deslizaban por el mismo motivo que el nuestro, aceite fruto del camionaje. En pocos minutos otros cuatro vehiculos se sumaran al grupo.

He dicho que fue el principio de mi futuro,  pues sí.

La casa de mis tíos donde yo vivía, dentro de la Fábrica Roca Umbert, se convirtió en Casino, siempre tenía amigos que me visitaban, con algunas declaraciones de amor incluidas. Fue cuando le di esperanzas al que seria luego mi amante esposo, Oriol Muntanya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: