Mediterraneo insaciable

Insaciable, nuestro Mediterráneo, sigue cobrándose vidas mientras que, quienes pueden y deberían evitarlo están pendientes solo,  de lo que les beneficia a ellos.

Al menos 163 personas desaparecieron el pasado domingo tras un naufragio en aguas libias, señaló a Efe la agencia de la ONU. De acuerdo con informaciones recabadas por equipos de ACNUR, la Guardia Costera del país norteafricano consiguió rescatar a siete personas -seis hombres y una mujer- de la embarcación siniestrada. Esta tragedia se suma a otro incidente ocurrido en aguas internacionales del mar Mediterráneo el pasado viernes, cuando una lancha neumática que se dirigía a las costas italianas naufragó con 132 personas a bordo.

¿Los demás? Nos-Otros, nadie se preocupa ni de su vecino, ni de su familia, ni de sus amigos.  El ego es notorio no importa donde, ni quién.

Antes, desde pequeños, nos enseñaban que era imprescindible que, quienes tuviéramos algo, -por poco que fuere, lo compartiéramos con aquellos que no tenían nada y, así hacíamos.

Ya cuando nos tocó educar a nuestros hijos las cosas eran ya diferentes, cada cual guardaba con celo sus pertenencias. Era preciso imponerse para que la propiedad fuese compartida. Cuando llegaban los Reyes Magos, en mi casa, pocas veces los juguetes y regalos eran nominales.

Largas cartas de sus Majestades instaban a compartir aquellos bienes que, comunes, era preciso salvaguardar.

Con el paso de los años, el síndrome de Propiedad ha ido multiplicándose. Una frase está en boca de todos los niños cuando empiezan a balbucear: ES MÍO.

El mío de los bebes nace y crece con él. No deja siquiera que su padre-madre pueda tocarlo.

¿Por qué he dicho todo esto si el titulo era sobre el Mediterráneo?

Porqué cual todos nosotros, nuestro Mediterráneo está devorando lo que se le pone a tiro, niños, ancianos, naturalmente pobres, los que no tienen otro medio para huir del hambre y la guerra que atravesando aquel maravilloso mar, que tanto amamos, pero que no se conforma con las turbulencias que le propinan los pudientes y se ensaña con los que, despavoridos, engañados por unos desalmados que les prometen vida, se lanzan a sus aguas clamando libertad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: