Sábado 5 de agosto. Quedamos en almorzar con Chato Peredo Leige. No le conozco, sí fui gran amiga de su hermano mayor Antonio, periodista con quién contacté a través de sus artículos en Internet, “esta máquina tonta”, como él decía, que nos permitió encontrarnos. Hicimos algunos Proyectos juntos, sabía de sus hermanos Inti y Coco que lucharon y perecieron en su caminar junto a Che Guevara, aquel personaje que nos encandiló a todos, hombres-mujeres de todas las edades, por su valentía-osadía que compartían los Peredo. Recién, también vía Internet, veo el nombre de Chato Peredo en un grupo del que formaba parte. Fui directamente a su dirección y le pedí, ¿eres hermano de los guerrilleros? Sí, fue su respuesta, también yo luché y sufrí condena. Hablamos del encuentro en Vallegrande para conmemorar el 50 aniversario del asesinato del Che en octubre 2017. Allá estaremos.

Chato Peredo es médico. Ha estudiado los procesos de regresión (el retorno a situaciones límites que se vivieron en el pasado) y aplica esos conocimientos a la cura de enfermedades terminales. Casado en cinco ocasiones tiene ocho hijos.

Vino a casa con sus algunas de sus hijas con las que viaja a Italia para visitar a uno de sus hijos médico ubicado en aquel país. Encantadora familia.

Estamos preparando actividades para septiembre en Barcelona y Granollers, para hablar del Che. Esperamos nos acompañe y ayude en descubrir, si queda algo desconocido, de aquel guerrillero que mantuvo al mundo en vilo.

Dicen que nadie muere mientras alguien le recuerde. ¿El Che vive? Estoy plenamente convencida de que sí, su espíritu flota entre quienes aspiramos a un mundo de equidad y justicia.

Duele comprobar que, la máxima ambición de muchos, radique solo en el dinero y el poder cuando, la máxima felicidad se encuentra en ver y hacer felices a los demás. ¿Será por deformación familiar, en las familias largas como la suya y la mía? Hermosa jornada que jamás olvidaré. Le pido de responder algunas cuestiones para Diario16que transcribo.

Cómo te definirías si te pido quién es y cómo es Chato Peredo

Soy el hermano menor de Coco e Inti Peredo, combatientes del CHE, en Bolivia, lo cual es una gran responsabilidad en la vida y particularmente en la lucha. Eso me define y me marca la senda a seguir en lo que me resta de vida. Me siento guevarista, que no solo es hablar de una ideología revolucionaria de la que muchos se ufanan, sino de una modalidad, estilo y consecuencia para enfrentar al Imperialismo norteamericano, el principal enemigo de la humanidad en la actualidad.

Hay una palabra que muchos ponen en entredicho Revolucionario. Aquel que no lo es, tiene una vida vacía, sin ideales. Sin revolucionarios todo estaría frenado a favor de unos pocos… Qué opinas

El ser revolucionario no es algo inalcanzable, tampoco difícil. Hasta podría  afirmar que es inherente al ser. El sistema capitalista y su mayor logro, el neoliberalismo, no es solo un problema de más o menos capital, más o menos dinero. Las generaciones que se han sucedido para llegar a este momento, arrojan un producto que constituyen los ladrillos de esta sociedad y como decía el CHE, “… no se puede construir el socialismo con los ladrillos del capitalismo”. Es decir que hay que vencer al neoliberalismo, es decir pasar la etapa post neoliberal y encarar las tareas socialistas. No es fácil pero tampoco imposible. Creo que ahí radican muchas dificultades de nuestros procesos revolucionarios en América Latina. El paso del post neoliberalismo a la Revolución presenta vulnerabilidades que el enemigo aprovecha para la guerra mediática, para la infiltración, para la distorsión de nuestros procesos con la ayuda de sus socios europeos.

Conformismo seria lo antagónico, no mirar hacia adelante ni hacia ningún lado, hacer como los borregos, sobrevivir hacia donde les guía el pastor. Unos todopoderosos saben cómo manipular

La confusión a la que nos ha conducido la guerra mediática, particularmente, inventando noticias a través de montajes fílmicos, de fotos para dramatizar falsas noticias, crea lo que llamas el conformismo. Pero algo que es necesario entender para nuestra  CONTRAOFENSIVA, es distinguir entre sobrevivencia y subsistencia. Ellos subsisten con sus manipulaciones, reptan, se arrastran, porque no pueden ofrecer más que dinero, como EE.UU. a sus socios de Europa, como Trump los llama a sus ociosos socios que no cubren sus gastos bélicos porque ellos tienen que pagar el mantenimiento de sus bases militares que son cientos en Europa y llegan a 400 en el mundo. Nosotros sobrevivimos, porque estamos sobre la vida, no tenemos socios, sino compañeros, no ofrecemos dinero, sino lucha. Y los pueblos no tenemos otra alternativa para seguir SOBREVIVIENDO. Ellos que intentan SUBSISTIR, sabemos el resultado final.

Como ves el futuro de la Humanidad, a partir de los antecedentes de tu vida, hermano de hombres que dieron su vida por unos ideales de justicia y equidad, hoy virtudes en extinción

Soy optimista con muchas razones por los resultados: La Comuna de Paris, la Revolución de Octubre, el Campo socialista, China, Nor Corea, Cuba el Faro de la Libertad, Nicaragua, Bolivia, Venezuela donde se libra hoy una importante batalla definitoria pero no definitiva. Más que suficientes ejemplos para ser y hacer crecer el optimismo. Y todo comenzó con un manifiesto allá por los años 1848. Las virtudes de justicia y libertad son propiedades de todo humano. Lo que pasa es que el capitalismo introduce las toxinas que opacan e invisibilizan la calidad humana. Nuestra tarea ahora, además de la permanente lucha en contra, es elaborar los ladrillos para construir la nueva sociedad.

Que falta para que nuestros jóvenes recuperen la dignidad de seres humanos combatientes, no, en el sentido de armas sino, en pos de la equidad y libertad para todos

Cuando yo era joven la tarea era más fácil: agarrar el fusil y pelear contra el enemigo que lo tenías enfrente, a la vista. Hoy lo tienes en tus costillas, en tus pies, en tu boca, en tu mente que ya es grave, es decir a tu lado, en tu andar, en tu gusto, en tu pensamiento. Como dice el Papa Francisco “el nuevo Dios es el Consumismo” y esto es válido para el creyente y el no creyente, para nosotros y los otros, para todos y todas, feministas o no. Por eso está difícil la cosa, pero es más necesaria y apasionante porque hay que trabajar un nuevo material, nuevos ladrillos para el socialismo. De eso hablaba el CHE cuando se refería al Hombre Nuevo, la escala más alta de la especie humana, el guerrillero de estos tiempos.

Las nuevas tecnologías han servido para mucho, pero, han adormecido cuerpos y almas. Demasiados no piensan, no actúan, son lacayos-adictos de unas maquinitas que les otorgan todos los placeres de día y de noche.

Ahí está una de nuestras tareas: aprender y enseñar las más variadas formas de poner al servicio de los pueblos y de la Revolución la tecnología. Antes, las armas de fuego eran exclusividad de los poderosos, pero los pueblos aprendieron, se armaron e hicieron la revolución. ¿Por qué habría de ser diferente ahora? Actualmente eso es más fácil porque no es exclusividad de los poderosos, la tecnología llega a manos del pueblo.

Curiosamente algunos dicen sentirse identificados con Che Guevara,  aquel personaje que nos “enganchó” con su bravura, su desapego a lo banal, sus ansias de libertad. Pero, se quedan con las camisetas y la gorra. ¿Cómo implicarles en la lucha cotidiana para la conquista un mundo fraterno para todos?

Las camisetas y la gorra son publicidad gratuita, arma de doble filo para los comerciantes y para las nuevas generaciones o mucha gente que se pregunta ¿y quién es ese barbudo? Tomémoslo por el lado positivo ya que sería una guerra ociosa luchar contra los comerciantes. Nuestra guerra ahora es inculcar, machacar, reproducir, ejemplarizar, difundir el pensamiento del CHE y su ejemplo. Hoy la lucha involucra más conceptos, ya no solo es entre el capitalismo y el socialismo, ahora es inmensamente más abarcadora: VIDA CONTRA LA MUERTE, ¿quiénes luchan por la vida y quiénes son los depredadores? Se torna más fácil explicarlo, ejemplos abundan de quiénes provocan y financian las guerras.

En octubre, en Bolivia, se recordará aquel asesinato que acabó con su vida pero, su recuerdo persiste, la lucha sigue mientras algunos, aunque seamos pocos, NO permitamos el olvido de los “otros”. Mantener viva la llama, recordar. Solo así ganaremos la batalla de la Libertad.

En Octubre demostraremos en Vallegrande, Bolivia, que el CHE no es solo un recuerdo a venerar cada año en una fecha. La fecha nos convoca a organizarnos mejor. Recuerdo que, hace  50 años, nuestro homenaje era clandestino. Hoy rendirán homenaje presidentes, ex presidentes de otros países, personalidades, premios noveles, representantes de países sin estado o sin gobiernos, etc. la llama está viva, hay que cuidar de que no nos achicharre y que nos abrace para ser perseverantes y decididos.

——-

Gracias Chato. Seguro que el encuentro será de los que hacen historia: recordar para que nunca más se repitan semejantes barbaridades y atropellos. Seguiremos siendo vigías de nuestra historia, caminando cerca de quienes necesiten una mano amiga…