Vivir, el difícil quehacer diario

Cuesta seguir esperanzado en un mundo que no es hostil. Faltos de trabajo, lo que implica dificultades para muchas familias en su cotidianidad: comer, vestir, respirar… No digamos ir de vacaciones porque, de forma mayoritaria, muchas familias se quedaron sin ellas.

Es, por tanto, laborioso vivir, saber que abuelos-padres-hijos tendrán lo imprescindible, en momentos en que, el cerrado por vacaciones implica muchas dificultades para quienes necesitan ayuda.

No se les ocurra ponerse enfermo, ni tener una avería de coche. ¿No podrían hacer vacaciones por turnos y no dejar desarmada a la ciudadanía?

Suerte de las manos amigas que, en tiempos revueltos, como los actuales, ayudan a que muchos, recuperen las ganas de “volver a empezar” con esperanza y amor, como dice la bella canción Beguin de beguin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: