Soy Independentista y Republicana

agosto 27, 2017

80 años de vida apasionada.

No me avergüenza explicar que tengo ochenta años y medio, que mi vida ha sido profunda, interesante desde todos los ámbitos: familiar, de amistad de convivencia, de conocimientos que, a lo largo de los años se van acumulando y sirven de brújula, de señas, tras las cuales me siento protegida. 80 años caminando por aquel recoveco que me marqué, no, junto a quienes podían darme tal vez seguridad, sino, apoyándome siempre del lado humano, del amor, en mayúscula, alrededor del cual he intentado girase mi vida, amor con quienes me rodean, con quienes compartimos penas y glorias intentando que todo sea más llevadero, para el bien común.

Mis pensamientos están siempre en procurar lo mejor para quienes siento que me necesitan.

Compartir, ha sido ley de vida desde que tengo uso de razón, desde que nací y me eduqué en un pueblito donde todos nos conocíamos, de campesinos, con los mínimos medios, en tiempos de postguerra 1936/1944 –así cuento en mi libro RECORDS 1937/1947- luego con mi llegada a Granollers, mi escuela Primaria, mis estudios, mi juventud, mis amistades hasta que conocí al amor de mi vida Oriol, con quien me casé y tuvimos nueve hijos. Su muerte súbita con solo 75 años él, 65 yo, me dejó descolocada. Fue siempre mi ángel protector, mi maestro, mi fiel amante, del que mucho aprendí.

Nuestra vida fue de gente que se gana la vida y que, a pesar de la grandísima familia, tuvimos la oportunidad de viajar, de conocer mundo, gente especial que nos ayudó a madurar, a crecer, para descubrir, en todo momento, cuando era preciso decir NO.

Puedo afirmar que en muchas ocasiones,  haber dicho simplemente Sí, nuestro futuro pudo haber dado un giro, como el de tantas otras personas que, marcadas por su ambición, restaban vacías, suspirando solo por amasar riqueza puestos de poder para “vivir del cuento”, a por vida, a expensas de los demás.

Siempre supimos lo que podíamos hacer –también lo sé ahora-, hasta donde llegaba nuestra capacidad para dedicar tiempo a nuestras ganas de conocimientos y saber, sin obviar a la familia y el trabajo. Prescindimos de lo banal y superfluo, aquello que a muchos les complace y escogen como meta.

Soy Independentista y Republicana

Soy Independentista y Republicana desde siempre, cual era mi marido, y lo es gran parte de mi familia. Nunca nos ha gustado alardear de nada, ni banderas ni fronteras que me gustaría desaparecieran de la faz de la tierra. Somos, simplemente, el mundo de los seres humanos, dado que el Orbe, nos pertenece a todos por igual.

Considero que en Catalunya ha llegado el momento de decir BASTA, tras fracasar los encuentros para negociar –dialogo para sordos-, para trabajar por la España de las Naciones. Hace años estamos en ello, sin que nadie atienda razones. Si España no acepta la discusión, tiempo ha solicitada, es hora ya de salir, decir que nos vamos, que todo está preparado para que Catalunya se convierta en Nación soberana.

Tenemos claro que necesitamos refrendar nuestros anhelos de forma democrática. Sin miedo, sin ruido, sin escuchar más cantos de sirenas que, como siempre, conducen al abismo.

¿Cómo?

Solo las URNAS  tendrán la palabra. Democracia, dice el diccionario, es una forma de gobierno del Estado donde, el poder, es ejercido por el pueblo, mediante mecanismos legítimos de participación en la toma de decisiones políticas.

Por culpa de mi rodilla no pude asistir ayer a la Manifestación contra el Terrorismo. Impresionaba ver las imágenes de gente sencilla llorando. NO, las de algunos poderosos que tienen siempre prendidas dos velas: una a Dios y otra al Diablo. Buena y merecida la música de fondo con la que fueros agasajados.

¡No tenemos miedo! Catalunya sigue su camino hacia el 1 de Octubre 2017

 


NO TINC POR…

agosto 26, 2017

Consti que aquest és un sentiment que he modificat amb el pas dels anys. Vaig ser poruga fins que va morir el meu estimat marit fa ja 14 anys. Imagino que, amb ell, em sentia protegida, no em calia tenir en compte res especial. No m’avergonyeix  dir que sempre he mirat sota el llit abans d’anar a dormir. Què penses trobar-hi em deia ell, l’Oriol? Vivint en una casa amb jardí, prop del bosc, podria ser que hi trobés des d’una rata fins una serp, déia jo.

Vaig passar-ho molt malament quan la seva mort sobtada. De cop, em vaig sentir sola enmig d’una immensitat, situació que, perdura.

Però vaig decidir que no volia tenir por de res i, poc a poc, m’he anat sentint forta. M’aixeco quan, de nit sento un soroll, cosa que mai pensava podria fer.

He escrit aquest preàmbul per a dir que, davant l’adversitat, la única forma de guanyar, és anant directe al tema que ens amoïna, ara, el terrorisme, sempre, la mort…

Què podem fer? Ser conseqüents a les nostres vides, no minimitzar ni multiplicar les situacions siguin bones siguin dolentes, siguin extremes, com les que vivim ara.

Procurar fer el què cal en tot moment, ajudar, intentar comprendre molts per què…

Avui, a Barcelona, hi haurà la resposta de molts ciutadans, catalans i no catalans, dels que hi seran amb el cor i, d’altres, que faran acte de presencia per sortir a la foto i, poc més.

Siguem respectuosos amb tothom, no pensem que som millors ni pitjors, som gent de tota mena, grans, vells, joves amb diferents maneres de fer-pensar-decidir.

Per desventura meva, per culpa d’un genoll, NO podré anar a la MANIFESTACIÓ que recolzo amb cos i ànima.

El meu cor i el meu pensament seran allà entremig de tots els Manifestants, als que dic Gràcies. Tots podíem haver estat els damnats el dia 17. Els que estimem Barcelona i, de manera especial la Rambla de les Flors.

El meu record per a tots els que van morir, pels ferits, per les famílies. No els oblidarem mai. El 17 d’agost ha marcat una fita: Acompanyar i estar prop dels que pateixen. Germanor amb tots els ciutadans del món


Declaració del Parlament de Catalunya de condemna dels atemptats de Barcelona i Cambrils del 17 d’agost

agosto 25, 2017

Llegida en el Ple del Parlament el dia 25 d’agost de 2017

El Parlament de Catalunya condemna unànimement els brutals atemptats comesos a Barcelona i Cambrils el passat 17 d’agost. El Parlament expressa el seu condol per les víctimes mortals i mostra tot el seu suport als amics i familiars, i vol així mateix manifestar el desig que els ferits es puguin recuperar d’una manera ràpida i efectiva de les seqüeles físiques i psicològiques dels atemptats.

El dolor provocat per aquestes accions terroristes de violència extrema ha colpit tot Catalunya. El Parlament, però, vol posar en valor la resposta que ha donat la societat catalana. Davant d’una situació d’extrema gravetat, la ciutadania, les institucions i els serveis públics del país han actuat d’una manera exemplar.

Cal remarcar, en aquest sentit, la tasca excel·lent dels serveis d’emergències i d’urgències mèdiques, i també la dels cossos de seguretat. L’eficàcia de l’actuació policial ha permès controlar amb gran rapidesa l’amenaça que representaven els autors dels atemptats, i les informacions i les comunicacions oficials facilitades per les institucions i els serveis públics han ofert a la ciutadania la serenitat necessària en un context tan traumàtic.

El Parlament vol destacar d’una manera especial la reacció cívica de la societat catalana, que ha mostrat des del primer moment un immens esperit solidari, i ha sabut respondre majoritàriament amb la maduresa necessària per a saber distingir entre la utilització espúria de les religions com a font d’extremisme violent i la pacífica convivència de les diverses identitats religioses presents a Catalunya.

L’execrable objectiu últim dels terroristes és generar por i odi a la societat contra la qual atempten i aniquilar valors essencials com la llibertat o el respecte a la diferència. És per això que és tan important la resposta serena, solidària i pacífica que la societat catalana ha donat davant dels atemptats: la resposta d’una societat democràticament madura i cohesionada entorn de la pluralitat i la llibertat.

El Parlament fa una crida a continuar treballant per la democràcia i la cohesió social al nostre país. La pluralitat només es pot defensar des de la democràcia, i la democràcia és la garantia per a viure en una societat plural i diversa i, alhora, cohesionada.

El Parlament agraeix totes les mostres internacionals de solidaritat rebudes. Cal tenir ben present que els atemptats de Barcelona i Cambrils s’afegeixen als que en els darrers anys han patit altres ciutats d’arreu del món, d’una manera especialment sagnant i constant en les zones en conflicte i en països en situació d’extrema pobresa. En aquest sentit, el Parlament referma el seu compromís amb la cultura de la pau, recollit en l’Estatut, reiterat en diverses declaracions institucionals i emparat, entre d’altres lleis, per la Llei de foment de la pau. Aquest compromís obliga a aprofundir en valors com la tolerància i el diàleg, a fer una tasca de prevenció dels extremismes violents i a promoure activament una cultura de pau i no-violència. Una cultura de pau que ha d’apostar per la resolució dels conflictes armats i per la superació de les situacions d’injustícia.

Alhora, el Parlament es compromet a treballar de manera integral en diferents àmbits per millorar l’eficàcia en la prevenció de la radicalització i la lluita contra el terrorisme.

Així mateix, el Parlament es compromet a continuar treballant permanentment per garantir els drets i les llibertats individuals i col·lectives que defineixen la nostra democràcia. Perquè la solidaritat, la llibertat i la convivència pacífica en la diversitat són la derrota del terrorisme.

Palau del Parlament, 25 d’agost de 2017


Ante amenazas globales, alianzas globales. Federico Mayor Zaragoza

agosto 25, 2017
-Matanzas en Barcelona…, en Niza, en Londres, en París·
-Pacto inaplazable para un nuevo concepto de seguridad.
Ahora, como en las anteriores luctuosas ocasiones, lo primero es confortar a las víctimas, a sus familiares y allegados, en toda la medida de lo posible. Ayudarles a superar estos momentos aciagos… pero, sobre todo, es apremiante actuar resueltamente de tal modo que se eviten más víctimas. Deber de memoria permanente de estas víctimas y de todas las víctimas, porque todas las vidas valen lo mismo. Y todas las muertes. Hay que medir y valorar los sucesos con el mismo “rasero moral”… Los que mueren de desamparo y extrema pobreza todos los días; los que -¡más de 6.000!- han ensangrentado el “Mare Nostrum” en 2016; los que mueren en las guerras de Siria, Yemen, Libia; los que, en gran número, perdieron la vida o quedaron mutilados o desplazados en la intolerable invasión de Irak por ambiciones hegemónicas…
Sin embargo, tenemos que reconocer con sonrojo que los abominables crímenes perpetrados por el “Estado islámico” (ISIS o Daesh) en los últimos meses arrollando a personas inocentes no han sido motivo suficiente para vencer las resistencias para llevar a la práctica cambios radicales en materia de seguridad. El negocio es el negocio y –como ya advirtió Eisenhower- el “gran poder” de la tierra no lo detentan los gobernantes sino el “complejo bélico-industrial”, que alienta insaciablemente mayores inversiones para la seguridad de las fronteras -¡Occidente, España incluida, acaba de aumentar sus gastos militares y en armamento!- sin preocuparse en absoluto de la seguridad alimentaria, sanitaria, ecológica, educativa… de quienes viven dentro de las mismas. No me canso de repetir que es inadmisible desde todos los puntos de vista que cada día se dediquen más de 4.000 millones de dólares a gastos de defensa al tiempo que se mueren de hambre miles de personas, la mayoría de ellas niñas y niños de uno a cinco años de edad.
Pero de estas víctimas cotidianas no guardamos recuerdo alguno. Ni de los refugiados e inmigrantes con quienes no se cumple el deber de acogida y de ayuda al desarrollo para que puedan vivir dignamente en sus lugares de origen.
La Europa insolidaria que nos estremece y sonroja no sólo es incapaz de llevar a cabo la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea sino que aplaza el cumplimiento del gran acuerdo de cooperación que ya se ha proyectado en varias ocasiones para hacer frente al terrorismo, mediante una serie de medidas bien articuladas: coordinación permanente con intercambio de datos, experiencias, etc. a través de los servicios de inteligencia en interacción constante a escala europea, y sustancial incremento del número y preparación de los agentes de seguridad, adoptando todas las medidas preventivas posibles y evitando las acciones que pueden incitar el rencor, la animadversión, el fanatismo. Quien siembra odio cosecha terror. Los ojos de los niños inmigrantes confinados en auténticos campos de concentración no transmiten, precisamente, signos de amistad y convivencia pacífica.
Tolerancia cero, porque son el gran enemigo, con el racismo y la exclusión. Desde luego, tolerancia cero con la yihad, pero igual contundencia con el racismo de Le Pen, las manifestaciones fascistas y neonazis, el “supremacismo” de algunos blancos de los Estados Unidos, tratados por cierto con inadmisible tibieza por el Presidente Trump… Y tolerancia cero con los países árabes que, desde su colosal riqueza, han acallado las reacciones internacionales por su descarada ayuda a las variantes del islamismo que fomentan el ISIS…
Está claro que la gobernanza mundial no puede hallarse en manos de 7, 8 ó 20 países prósperos: la actual plutocracia ha conducido a la deriva actual que requiere, con auténtica emergencia, cambios radicales.
Contamos con todos los referentes escritos y verbales necesarios para tomar conciencia y actuar, para no distraemos, para no evadirnos. Hace ahora quince años, en Granada, se publicó el “Manifiesto del 2 de enero” para la convivencia, bajo los auspicios de la Consejería de Relaciones Institucionales de la Junta de Andalucía, bajo la coordinación de Paco Vigueras: “No podemos guardar silencio por más tiempo ante los cadáveres que aparecen en nuestras playas. Nos vienen estos despojos humanos que ponen de manifiesto la decadencia moral del actual orden económico. Nos duele la mirada afligida del superviviente, que es detenido y expulsado, o queda atrapado en la alambrada de la clandestinidad. Son las víctimas del nuevo muro de la vergüenza, levantado por la Europa excluyente en la frontera sur, que nos golpean a todos en la conciencia. El Mediterráneo debe ser un mar para unirnos y no para separarnos, un mar de encuentros y no de prejuicios, un mar de vida y no de muerte”.
Como vemos por cuanto antecede, se trata de unas amenazas globales ante las que sólo caben acuerdos globales. La única manera de impedir nuevas acciones bélicas inaceptables, de encauzar conflictos armados en curso, de desmantelar tráficos de toda índole, de mediar con autoridad en situaciones de enfrentamiento en cualquier parte… es reforzar el multilateralismo democrático, convocando al efecto, con urgencia histórica, con el apoyo generalizado de los medios de comunicación, una Asamblea General de las Naciones Unidas que resolviera la eliminación de los medios masivos de exterminio, facilitar los procesos de paz y garantizar la habitabilidad de la Tierra. Estas Naciones Unidas cumplirían, por primera vez desde su fundación, lo que establece la Carta: “Nosotros, los pueblos”, y permitiría la adopción unánime de un nuevo concepto de seguridad. La Asamblea General contaría con el 50% de representantes de los Estados y el 50% de representantes de entidades de la sociedad civil. Al Consejo de Seguridad actual se le añadirían un Consejo Socioeconómico y otro Medioambiental.
Que nadie se engañe: sólo un acuerdo a escala global de esta naturaleza permitiría hacer frente a las amenazas gravísimas que se ciernen sobre la humanidad en estos momentos, y en particular a aquellas en las que se pueden alcanzar puntos de no retorno.

Raimon Pannikar en el recuerdo

agosto 25, 2017

Hoy hace siete años que se fue al más allá, a su cielo, aquel espacio del Universo donde seguro había forjado su esperanza.

Nos dejó huérfanos, su palabra era maná, verle, estar cerca de él procuraba un estado de ánimo especial, como suele ocurrir con pocas personas.

Su mirada, su sonrisa, su alegría nos acompañará siempre a quienes tuvimos la suerte de conocerle. Yo unos pocos años, mi difunto esposo, compañero de fatigas desde los años 50.

Charlar con Panikkar en Tavertet, al entorno de su pensamiento sobre las religiones, escuchar sus reflexiones con toda la ambigüedad que comporta esta palabra, tristemente en Portada los últimos días, tras el atentado de Barcelona.

Su pensamiento intercultural, su independencia, su pluralismo, le hicieron acreedor del cariño de quienes acudíamos a su encuentro, hablando de la necesidad de coloquio continuado en la búsqueda y la necesidad de encontrar a Dios, cada cual a su aire, a partir de su corazón y de las creencias que de pequeño haya recibido de los suyos.

Hoy la religión es un tema obviado, tristemente nadie cree en nada. Nos duele el alma a quienes tenemos este don de la FE…

Naturalmente es necesario buscarla, trabajarla con esperanza.

 

 


La solidaridad: un paradigma olvidado. Leonardo Boff

agosto 24, 2017
    
cooperacion_al_desarrollo_muchas_manos_-_aoed.jpg
Hay una falta clamorosa de solidaridad en el momento actual de nuestra historia. Se nos ha informado de que en este exacto momento 20 millones de personas están amenazadas de morir literalmente de hambre en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y Nigeria. El grito de los hambrientos se dirige al cielo y a todas las direcciones. ¿Quién los escucha? Un poco la ONU y solo algunas valientes agencias humanitarias.

En nuestro país, por causa de los ajustes promovidos por los gobernantes actuales, que dieron un golpe parlamentario, buscando imponer su agenda neoliberal, hay por lo menos 500 mil familias que han perdido la “bolsa familia”. Los pobres están cayendo en la miseria de la cual habían salido y los miserables se están volviendo indigentes. No son pocos los que vienen a nuestra ONG en Petrópolis (Centro de Defensa de los Derechos Humanos), que existe desde hace 40 años, pidiendo comida. ¿Es posible negar el pan a la mano extendida y a los ojos suplicantes sin ser inhumano y carente de piedad?

Es urgente que rescatemos el significado antropológico fundamental de la solidaridad. Ella es antisistema, pues el sistema imperante capitalista es individualista y se rige por la competencia y no por la solidaridad y la cooperación. Esto va contra el sentido de la naturaleza.

Nos dicen los etnoantropólogos que la solidaridad nos hizo pasar del orden de los primates al orden de los humanos. Cuando nuestros antepasados antropoides salían a buscar sus alimentos, no los comían individualmente. Los llevaban al grupo para comer juntos. Vivían la comensalidad, propia de los humanos. Por tanto, la solidaridad está en la raíz de nuestra hominización.

El filósofo francés Pierre Leroux a mediados del siglo XIX, al surgir las primeras asociaciones de trabajadores contra el salvajismo del mercado, recuperó políticamente esta categoría de la solidaridad. Era cristiano y dijo: «debemos entender la caridad cristiana hoy como solidaridad mutua entre los seres humanos» (Cf. Jean-Louis Laville, L’économie solidaire: une perspective internationale, 1994, 25ss).

La solidaridad implica reciprocidad entre todos, como un hecho social elemental. De ahí nació la economía del don mutuo, tan bien analizada por Marcel Mauss.

Si miramos bien, la naturaleza no creó un ser para sí mismo, sino a todos los seres unos para otros. Estableció entre ellos lazos de mutualidad y redes de relaciones solidarias. La solidaridad originaria nos hace a todos hermanos y hermanas dentro de la misma especie.

La solidaridad, por tanto, es indisociable de la naturaleza humana en cuanto humana. Si no hubiese solidaridad no tendríamos manera de sobrevivir. No tenemos ningún órgano especializado (Mangelwesen de A. Gehlen) que garantice nuestra subsistencia. Para sobrevivir dependemos del cuidado y de la solidaridad de los otros. Es un hecho innegable de otros tiempos y también de hoy.

Pero tenemos que ser realistas, nos advierte E. Morin. Somos simultáneamente sapiens y demens, no como decadencia de la realidad sino como expresión de nuestra condición humana. Podemos ser sapientes y solidarios y crear lazos de humanización. Pero también podemos ser dementes y destruir la solidaridad, degollar personas como hacen los militantes del Estado Islámico o quemarlas dentro de una montaña de neumáticos, como hace la mafia de la droga.

Por causa de nuestro momento demente Hobbes y Rousseau vieron la necesidad de un contrato social que nos permitiese convivir y evitar que nos devorásemos recíprocamente.

El contrato social no nos exime de tener que reactivar continuamente la solidaridad que nos humaniza, sin la cual el lado demente predominaría sobre el sapiente.

Es lo que estamos viviendo a nivel mundial y también nacional, pues poquísimos controlan las finanzas y el acceso a los bienes y servicios naturales, dejando a más de la mitad de la humanidad en la indigencia. Bien decía el Papa Francisco: el sistema imperante es asesino y anti-vida.

Entre nosotros, las políticas actuales de ajustes fiscales están sobrecargando especialmente a los pobres y beneficiando a los pocos que controlan los flujos financieros. El Estado debilitado por la corrupción no consigue frenar la voracidad de la acumulación ilimitada de las oligarquías.

Hubo Alguien que fue solidario con nosotros. No quiso aprovecharse de su condición divina. Antes “por solidaridad se presentó como simple hombre” (Flp 2,7) y acabó crucificado. Esta solidaridad nos devolvió humanidad (nos salvó) y continúa animándonos a “tener los mismos sentimientos que él tuvo” (Flp 2,5).

Es urgente que rescatemos el paradigma básico de nuestra humanidad, tan olvidado, la solidaridad esencial. Fuera de ella desvirtuamos nuestra humanidad y la de los otros.


Amistad divino tesoro

agosto 24, 2017
Dia esplendido en casa de unos buenos amigos, compartido con otros amigos a los que no conocíamos.
Viene a tono aquello de “los amigos de mis amigos son mis amigos”.
Lo pasamos muy bien, paseando viendo la casa que nuestro amigo ha recuperado -médico al que le apasiona la madera, lo antiguo, la soledad-, una masia con total autonomia.
Muebles antiguos, todas las maderas antiguas pero nobles. Nada discordante.
Apasionado por los fogones, nos ha regalado con comida excelente: con aperitivos -productos de la Costa- y, una paella de bogavante exquisita.
Extraordinaria conversación que acabó entrada la noche. Aquello que se estila poco pero, al menos para mi contrastar opiniones, es siempre enriquecedor.
Ah! Seguiremos, con la conversación.
Tenemos otra cita ya, pasado el 1º de Octubre.

A %d blogueros les gusta esto: