Para el pueblo catalán: que vea que no toda España nos da la espalda. Violeta Amián

Una amiga de mis nietas ha escrito este Mensaje, que me ha reenviado. Creo puede ser del interés de muchos. Gracias Violeta.

“Hola Cataluña,
Iba a entrar en tu cuarto, pero tengo poco tiempo y no te quería molestar, vi que estabas ocupada. Por eso te dejo este texto, para que lo leas cuando puedas.
Decirte que te entiendo. Entiendo que te quieras ir de la que es y ha sido tu casa. No se te está respetado, te cohíbe y reprime. Pero no hemos sido todos los miembros de la casa, ha sido él, el patriarca, quien te reprime, te pega, te insulta y menosprecia. Pero no solo él tiene la culpa, los demás callamos y miramos mientras lo hace, mientras te pega a ti, a otros, y a todos.
Las normas de esta casa fueron echas por él, hace mucho y no se han cambiado, ni adaptado a los nuevos miembros, ni tiempos. Ni si quiera nos ha preguntado si nos parecen bien. No se da cuenta que en esta casa estamos más y que somos diferentes. Que tampoco nos gustan sus normas. Pero sigue pensando que la solución es castigar con el cinturón para imponer su criterio.
Quiero que te quedes, me gustaría que te quedases y que quien se fuera, fuese él. Que nos ayudes a echarlo, a él y a sus normas.Que te quedes a crear juntos nuestras propias normas, adaptadas a esta nueva familia, multicultural y diversa. Quiero estar en una casa que no me cause rechazo decir su nombre “España”. Que me sienta identificada con sus valores, no esos valores jerárquicos, racistas, discriminatorios….
Esos valores no. Me gustaría que el imaginario colectivo al decir: soy de esta casa, “soy español”, pensara en una sociedad respetuosa, pacifista, que defienda la libertad de expresión y la libertad de entrada a quien lo necesite y quiera. Una sociedad trabajadora, unida, pero a cual más diferente, no una sociedad, unos colegas, un grupo de colegas de 48 millones de personas, y los que vengan. En esta casa hay sitio para todos. Cada uno tiene decorado su cuarto a su estilo, con sus banderas, sus frases e idiomas, su ropa, sus ideales… Mientras se respete y se cumplan unas normas de convivencia que han sido puestas en común. Eso es lo que quiero, pero hoy, no es así.
Si te quieres ir, lo entiendo. Yo por ahora aguantaré, pero no sé mañana, si él sigue aquí y los demás solo agachan la cabeza y aguantan los golpes, quizás coja las maletas y me vaya. Y si me voy y me aceptas, a lo mejor contigo, depende de quien dirija tu nueva casa. Espero que no cometas el mismo error que cometimos.
Pero en este hogar, si es por mi, yo no echaré la llave, ni antes de que salgas, ni después.
Pero si, te echaré de menos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: