La derrota de Merkel confirma desalentadora tendencia en Europa. Roberto Savio

En general, los medios no han analizado por qué el resultado de las elecciones de Alemania es el peor posible. Ángela Merkel no es una ganadora, sino una lideresa en una posición frágil que tendrá que hacer concesiones y deberá pagar ahora por sus errores.

Analicemos en cuatro puntos la situación en la que queda Alemania.

Primer punto: el declive de los partidos tradicionales

Desde hace unos años, los partidos tradicionales que gobiernan sus países desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se vuelven irrelevantes.

En las últimas elecciones francesas se vio el colapso práctico de los partidos Socialista y gaullista, con la llegada de un candidato totalmente desconocido, Emmanuel Macron, quien concentra 60 por ciento de las bancas parlamentarias. Y lo mismo había ocurrido antes con los comicios presidenciales de Austria.

Ese proceso comenzó ahora en Alemania.

El partido de Merkel, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), tuvo la peor actuación desde su creación en los comicios del 24 de septiembre. Y su partido hermano, la Unión Social Cristiana de Baviera, perdió la friolera de millones de votos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: