El tiempo está a favor de los pequeños. Pedro Martínez Pírez

En la Asamblea General de las Naciones Unidas el tiempo está a favor de los pequeños, como diría el cantautor Silvio Rodríguez, si recordamos que hace 25 años, el 24 de noviembre de 1992, se produjo en la ONU la primera votación contra el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos.

La votación en la Asamblea General en 1992 dice mucho de los extraordinarios avances logrados por Cuba en el último cuarto de siglo. La Resolución contra el bloqueo yanqui, en aquel histórico inicio de la batalla cubana en la ONU, logró el apoyo de 59 países, tres votaron en contra y se produjeron 71 abstenciones.

La diplomacia cubana iniciaba en 1992 en Nueva York un proceso que de año en año adquiriría un mayor apoyo de la comunidad internacional, pues el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba afecta a todos los países del mundo, y también a empresarios estadounidenses.

El récord de la votación contra el bloqueo yanqui se registró el 26 de octubre del pasado año en la Asamblea General de la ONU, cuando 191 países votaron a favor de la resolución presentada por Cuba, y Estados Unidos y su incondicional aliado Israel se abstuvieron. 

Es decir, ningún país votó en contra de la resolución que de año en año presenta Cuba en la Asamblea General de la ONU.  

Pero esa situación seguramente no se repetirá este año, pues el presidente Donald Trump quiere borrar todas las medidas aprobadas por su antecesor, Barack Obama, y en alianza con lo más retrógado de la emigración cubana de Miami, trabaja para revertir el proceso de normalización de las relaciones entre los dos países. 

Pero Cuba es un hueso duro de roer, como han reconocido muchos de sus adversarios, y el gobierno de Estados Unidos debe prepararse para otra contundente derrota diplomática y política en Naciones Unidas cuando el canciller cubano, Bruno Rodríguez, presente en la Asamblea General el proyecto de resolución contra el Bloqueo el próximo miércoles primero de noviembre. 

Es cierto que el presidente Donald Trump desprecia a la ONU, la UNESCO, desconoce el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y actúa con soberbia y prepotencia en el mundo, pero la pequeña Cuba, que ha mostrado su voluntad de convivir en paz con su poderoso vecino del Norte, tiene la vitalidad y la experiencia martiana y fidelista que la facultan para derrotar al imperio en un tema como el del bloqueo, que constituye la mayor violación de los derechos humanos que se ha cometido en América en el último siglo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: