19 años sin GUAYASAMIN

El tiempo vuela, no tenemos tiempo para asimilar determinadas situaciones, llegan otras. Algunas, hacen mella en nuestro corazón.
Nunca olvidaré la triste Noticia de aquel 10 de marzo 1999 cuando una voz al teléfono me comunica la muerte de mi entrañable amigo Oswaldo Guayasamin en Baltimore, donde había viajado para una consulta médica -sus ojos- con Verenice su hija.
Tras la consulta, la mañana siguiente, prestos a viajar de nuevo a su casa, a Ecuador, mientras Vere pagaba la Nota del hotel donde se hospedaron, su padre, fumando su cigarrillo, se desplomó desde el sillón donde se encontraba y cayó al suelo, muerto.
Muchas llamadas telefónicas me comunicaron el fatal desenlace. Seguro que no habría sido aquel lugar donde quería morir: EEUU país al que no quería viajar, donde durante muchos años no le permitían la entrada. Lejos de los suyos, familia y amigos que, pasados 19 años seguimos llorándole.
Duele esta palabra: ¡Nunca Más!
Pues sí, ya Nunca más podremos compartir mesa y Tertulia. Nunca más pasearemos por el mundo admirando sus maravillas con él y sus hijos. Nunca más nos reuniremos en los entrañables encuentros de Aniversario el 6 de julio. Nunca más veremos los partidos del Barça en la TV de su habitación. Nunca más escucharemos juntos la música que le gustaba. Nunca más oiré aquella linda frase: querida Montserrat.
Pero, sí permanecen en mi mente y corazón las grandes charlas, horas de sana y larga discusión, las críticas a todo lo que no le gustaba y que solíamos coincidir. Los paseos por las Ramblas de Barcelona donde siempre repetía que, en ningún otro lugar del Planeta ha disfrutado de aquella visión: personas de todas razas-colores-lenguas, compartiendo tan lindo espacio.
Me gustaría que alguna de aquellas calles llevase su nombre, por ejemplo, que la Calle Carabassa, donde tenía su Apartamento, se llamase desde ahora: Calle del Pintor Guayasamin. Voy a proponérselo a la alcaldía de Barcelona.
Gracias Oswaldo por lo mucho que aprendí de ti, de tus sabios consejos, de largas horas discutiendo sobre el bien y el mal. Seguro que hoy, 2018, te sentirías enojado ante tanta miseria humana, miles de Refugiados en busca de techo y comida.
Estoy convencida de que pintarías monstruos representando algunos jefes de Gobierno del mundo. También pintarías bellas flores para las mujeres y niños hambrientos, sin techo.
Oswaldo, ¡nos faltas! Un gran abrazo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: