Josep Tarradellas visto por Montserrat Catalan

Montserrat Catalán  la Secretaria del Molt Honorable Josep Tarradellas desde su llegada a Catalunya hasta su muerte es una persona entrañable, buena amiga que recién estuvo en Granollers para hablar del primer President de la Generalitat tras la recuperación de la Democracia, acto organizado por Fundación Cultura de Paz con la colaboración de Can Jonch Centre de Cultura per la Pau.

Me pareció interesante conocer y dar a conocer de forma directa, algunas referencias de las que no salen nunca en ninguna charla respecto a Tarradellas, su buen hacer, su familia. Cómo Montserrat Catalan supo estar siempre cerca de él y su familia siempre que le precisaban no importa la hora, no importa el día. Hablar con ella resulta entrañable y gratificante.

Fuimos pocos quienes la escuchamos, nos sentamos en circulo y, a parte de lo que explicó se abrió un intenso debate que se alargó hasta que nos invitarona a salir.

Me he permitido hacerle algunas preguntas que ha respondido y, transcribo.

Foto: Josep M Montaner

-Qué destacarías del President Tarradellas,  de su manera de obrar. ¿Era diferente en tanto que político que, en la intimidad de la familia y amigos?

Una característica poco conocida, era su alto sentido de la amistad. Para mí, lo más significativo no es ninguna de sus facetas políticas, sino su fidelidad personal, su culto a la familia y a los amigos.

-¿Era una pasión especial la que sentía por su hija Montserrat?

En el orden personal, me dejó cautivada como el matrimonio Tarradellas trataban a su hija Montserrat, afectada del síndrome de Down. Era impactante. La Montserrat era la única que podía entrar en su despacho, estuviese con quien estuviese reunido, para dejarle una nota manuscrita, que casi siempre le decía: muchos besos, te quiero.

-Por qué crees que te escogió a ti, una jovencita sin experiencia. ¿Cuantos años tenías?

En la secretaría éramos cuatro personas. Yo tenía 26 años. Desconozco porque me escogió a mí, tal vez para que continuara ayudando a su esposa cuando falleciese y me confiara su archivo personal, por el que tanto había luchado para preservar y que no se hiciese un mal uso público, porque había material sensible de la Guerra Civil.

-Era comprensivo o su exigencia como algunos aseguran ¿era desmesurada?

Era una persona con una alta cualidad humana, muy exigente consigo mismo y, en consecuencia, con las personas que colaboraban con él.

-¿Cuál era su mayor pasión, fuera de la política y las sesiones de Gobierno?

Su mayor pasión, a parte de su familia, era su país, Cataluña.

-¿Su comportamiento en la Casa dels Canonges qué cariz tenía?

Seguir la tradición de les presidentes Macià y Companys, de los que aprendió el sentido de Estado, característica que define, por encima de cualquier otra consideración, su fidelidad a una Cataluña real.

-Le sabíamos hombre ordenado, con notable principio de autoridad, siempre presto a deliberar sobre no importa qué… ¿Era así o lo hemos inventado quienes le conocíamos?

Era un hombre ordenado en su vida personal y pública. Decía que su manera de actuar en política le venía del realismo de su padre, un hombre de la tierra, del campo, y procuraba fomentarlo desde que fue elegido primero consejero, en el gobierno del presidente Macià después, diputado a Cortes.

-De no haber sido un gran negociador, imagino que nunca habría podido regresar. También de tener grandes amigos que le aconsejaron-apoyaron cuando nada era fácil.

Siempre había dicho que el exilio era el peor mal, es decir, la derrota y, que ser fiel a tus convicciones, comporta la pérdida de amigos porque, era más fácil decir que sí, que decir no, como tuvo que hacer tantas y tantas veces. Esta situación le había exigido una gran disciplina, siempre había tomado decisiones antes de que los problemas llegasen, porqué decía que, en política, se puede hacer todo menos el ridículo.

Charla intensa que, hemos continuado posteriormente alrededor de una mesa con amigos. Montserrat Catalan es un pozo de sabiduria.  La família Tarradellas le tiene robado el corazón, no me extraña. Tuve la suerte de compartir con el President muchos tiempos, una vez jubilado. Como he manifestado en otras ocasiones fue mi primer entrevistado para el Semanario Plaça Gran de Granollers. ¡Irrepetible!

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: