No al trapicheo. Justícia para los ladrones de guante blanco

¿Donde ponen su mirada los jueces? No me gustan los chismorreos pero, últimamente corresponden a realidades. Exigimos ¡Justicia!

Siempre imaginamos que ya lo hemos visto todo, al menos eso me sucede a mí pero, la realidad abruma.

Me gusta seguir la vida Cultural-social, No la de chismorreos. Son tantos, que si no lo vives en directo, tienes la sensación de que te están engañando, tomando el pelo. Pero, Sí, hoy, las noticias no pueden ser más tenebrosas. Nombres y apellidos, de aquellos en quienes confiamos que nos han traicionado. Nunca obraron pensando en el bien común, aquella labor para la cual les habíamos escogido –al menos una gran mayoría-, yo NO pero lo respetaba.

Nuestros hijos nietos amigos y sus familias,  bien preparados para hacer frente a la vida, tienen que emigrar para poder seguir vivos, cuidando de los suyos. Otros menos valientes, sobreviven miserias nunca imaginadas, precariedades  que nunca hubiesen querido conocer. Nosotros, los padres-abuelos, hicimos lo imposible para que salieran adelante pensando que las aguas regresarían a sus cauces pero, tardan demasiado. Estamos cansados, los años no perdonan y necesitaríamos mejor vejez.

La vida sigue y no perdona. Si el hoy nos atemoriza, ¿cómo afrontar el mañana sin esperanzas a la vista?

Aunque nos abrumen los medios de comunicación a los que es preciso pasar siempre por un cedazo,  salen a la luz los mangoneos de los poderosos empezando por el Rey, los políticos de turno y los que les precedieron, desde los inicios de la susodicha Democracia que, a mi modo de ver, nunca existió.

Recordamos la Dictadura de Franco, los Gobiernos que en momentos de ruidos de sables se condicionaron a… ,tras tiempos duros finalizada la guerra civil, el racionamiento, cuando todo era prohibido.

¿Qué sucedió? Algunos, supieron apoderarse de lo que podía ayudar a construir una sociedad justa y equitativa a favor de todos, lograron Prebendas: porcentajes, comisiones a destajo siempre a través de leyes mordaza: o te callas o sales del plan. Tal vez ni siquiera se llegó a plantear, dado que ya les iba bien formar parte de aquel poder económico que engordaría sus arcas. Grandes dosis de Cinismo y cero Conciencia, labraron su futuro, engordaron sus cuentas bancarias la mayoria en Paraísos Fiscales.

Algunos confiamos que la muerte del dictador allanaría caminos pero no fue así.  Transición, Gobierno de coalición, no importa ideología. Pronto se encontraron los que tenían ideales afines: los negocios que se atisbaban en un país empobrecido. Y, suma y sigue.

Los que llegaron con americana de pana comprada seguramente de segunda mano, les gustó estar en el punto de mira de las grandes empresas con aquel: Tú me das yo te doy, han ayudado a construir una sociedad injusta, fuera de la ley.

En el  antiguo oeste los protagonistas, hoy más civilizados ya que no usan sus pistolas en un duelo entre ellos sino que, el duelo lo mantienen con la sociedad más vulnerable y precaria: les permiten morir de hambre, no tener posibilidad de trabajo digno remunerado.

Han intentado vulnerar la educación pública obligatoria. A otros, le dejan a merced de las olas, en el Mediterráneo para evitar su llegada o su paso por nuestro país, camino de Europa. No crean que es una banalidad.

Mientras los de turno, el Rey, su padre, sus amantes, sus allegados –no olvidemos a Urdangarin que debe entrar en prisión la que él escoja, preparada para su bienestar a cuenta nuestra-,  muchos ex premiers como como Felipe González, Aznar, Jaume Matas por citar algunos en portada los últimos días.  Los de la trama Gurtel: muchos y nefastos. Florentino Pérez que debe saber mucho y es preciso cuidar y satisfacer sus ánsias de más… No olvidemos los muchos que quedaron en el camino los últimos años, por suicidio o muerte extraña, demuestra que para los adictos-elegidos todo tiene precio, también la vida.

Tristemente las tramas económicas reconocidas y silenciadas que han vaciado arcas, podrían ser de gran ayuda para muchas familias en su quehacer cotidiano: comer. O, procurar trabajo y salario digno a los trabajadores, hoy con sueldos irrisorios, sin futuro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: