Venezuela: la solución es por abajo

Foto: Comunas del Suroeste de Barquisimeto, Estado Lara. Reunión de presentación de propuestas para Plan Comunal y el Gobierno de calle.

Caja de Respuestas.

21 de junio 2018.

En el marco del proceso de diálogo y reconciliación impulsado por Nicolás Maduro a partir de su reelección como presidente de la República Bolivariana de Venezuela el pasado 20 de mayo, el mandatario de este país se abocó a recuperar el aparato productivo sobre la base de la organización del pueblo en las comunas, en los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción y la conformación de Consejos Productivos de Trabajadores en las principales empresas del país.

Imagen2dfuminada

La guerra económica en Venezuela no es un mito.

La sufren todos los días los millones de personas que se trasladan en un sistema de transporte público que no cuenta con los insumos más básicos y del que -por lo tanto- todos los días salen unidades de circulación.

La conocen de cerca los trabajadores que no logran poner a trabajar sus máquinas por la falta de un repuesto y que por tanto no pueden producir lo que requieren el país y su gente.

La padecen quienes requieren de medicamentos crónicos (como los que se requieren para la hipertensión o la diabetes) o quienes requieren medicamentos oncológicos y antirretrovirales y deben hacer gigantescos esfuerzos para conseguirlos o pagar también enormes sumas de dinero para poder adquirirlos.

La viven cada día los hombres y mujeres que deben llevar la comida a su casa y ven como los precios se disparan, multiplican y se hacen inalcanzables.

Ya no hay escasez en Venezuela, los productos están allí a la vista en los anaqueles de cualquier lugar, pero no hay salario que alcance para lograr adquirir estos productos.

Ni que hablar de los precios de la ropa, o de un par de zapatos, o de una entrada al cine o de un plato que se te rompa en la casa.

La situación se ha hecho muy difícil para la inmensa mayoría de las familias trabajadoras. Y sin embargo…

Sin embargo, la gente “le sigue echando pichón” (empujando la carreta, poniéndole ganas).

Hay una fuerza impresionante en el pueblo venezolano, que sigue empeñado en sacar el país adelante y defender la sociedad que ha decidido construir.

Comuna el Maizal
Comuna El Maizal

Para lograrlo, se ha organizado y ha implementado panaderías y abastos comunales, consumo organizado, siembras colectivas, comunas productivas, comités locales de abastecimiento y producción, entre otras.

El Gobierno ha apoyado estas iniciativas y las ha dotado de financiamiento en algunos casos, materias primas en otros o maquinarias si se requieren.

Al mismo tiempo, se han recuperado y colectivizado empresas abandonadas por sus patrones, pero dichas empresas tenían importantes niveles de atraso por falta de inversión producto del rentismo petrolero del que vivían sus dueños.

Incluso se han desarrollado iniciativas de grupos de innovadores con importantes componentes tecnológicos y de inteligencia nacionales, buscando profundizar la soberanía tecnológica.

Iniciativas todas muy importantes, pero de lo que se trata es de lograr elevados niveles de productividad que permitan abastecer al pueblo de sus requerimientos básicos, sin depender de importaciones o de la necesidad de realizar transacciones financieras internacionales.

Porque la guerra económica y el bloqueo financiero internacional son de verdad-verdad.

Teniendo el dinero para comprarlos, el Estado venezolano no puede comprar directamente medicinas, alimentos, repuestos para maquinarias y transporte.

Transacciones y cuentas en Estados Unidos, Canadá, Colombia y Europa son bloqueadas constantemente, obligando a complejas triangulaciones u obligando al Gobierno a comprar a proveedores que se encuentran muy lejos o viéndose obligado a comprar no al mejor oferente, sino al que está dispuesto a vender.

Ya en varias oportunidades hubo importaciones detenidas en la frontera o en puertos porque los gobiernos de los países antes mencionados impiden que se le venda a Venezuela.

Mientras tanto, tienen el cinismo de ofrecer un canal humanitario, con algunas “pequeñas” condiciones, claro…

“Las crisis nos obligan a cambiar a ser mejores y construir un movimiento de los trabajadores profundamente movilizador, constructivo, pero profundamente productivo en la perspectiva del socialismo. Para construir el socialismo en lo económico es vital la clase obrera productiva para demostrar lo que debemos demostrar”, señaló este miércoles el presidente Nicolás Maduro reunido con el Congreso Ideológico de la Clase Obrera organizado por la Central Bolivariana Socialista de Trabajadoras y Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca (CBST-CCP).

Maduro dijo que el objetivo es transformar “el capitalismo ladrón y neoliberal en un modelo productivo humanista, cristiano, socialista, altamente productivo” y respaldó la instalación de un Estado Mayor Conjunto entre los Comités Productivos de Trabajadores (CPT), los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y las miles de comunas que existen en la país.

Porque se trata de producir, y hacerlo eficientemente, pero además sembrando los gérmenes de esa sociedad que reclama el pueblo venezolano.

“Cuando digo recuperación económica hablo de hacer la Revolución Socialista, construir lo nuevo, no hablo de acomodar el capitalismo, que quede claro”, enfatizó el presidente.

El mandatario venezolano no solamente apoyó esa iniciativa de parte de la clase obrera organizada, sino que instruyó a todo el Gobierno Bolivariano a asumir esta iniciativa.

“Yo apruebo en su totalidad y asumo como línea del gobierno nacional para el nuevo comienzo todas las propuestas trabajadas y elaboradas por el Congreso Ideológico de la Clase Obrera. Todas son líneas obligatorias para todos los ministros”, afirmó.

En ese mismo acto, el presidente Maduro aumentó salarios, pensiones y los bonos que se han implementado para intentar paliar las dificultades de las familias.

El salario mínimo integral (salario más partida de alimentación) fue llevado de 2.555.000 bolívares a 5.196.000 de bolívares, lo cual representa un incremento de 103%.

El presidente también ordenó el ajuste del salario de policías, militares, médicos, maestros y todos los trabajadores y trabajadoras de la Administración Pública en un 200%.

Del mismo modo, se aumentó en un 200% el monto integral de las pensiones mínimas y se anunció el incremento de los bonos que perciben mujeres embarazadas, parturientas y madres en período de lactancia, así como los que reciben las familias que tienen en su seno personas con discapacidad o en situación de riesgo social, entre otras medidas destinadas a contribuir con la resistencia a la agresión económica y social a la que se ve sometido el pueblo venezolano.

Pocos días antes, en reunión con las comunas organizadas, fue creada también una red de fiscales populares que permitirán verificar los precios a los que los comerciantes venden sus productos, para de esa medida controlar la especulación a la que cada día se ve sometida la población de todo el país.

COGESTION COLOR GRANDE
Ilustración: Luis Primo

Aumentar la producción, construir el socialismo, resistir la agresión, sortear el bloqueo, proteger a los sectores más castigados, fiscalizar a los especuladores, combatir la corrupción, todo junto.

Es como cambiar un neumático del automóvil mientras circula a 80 kilómetros por hora. Parece imposible. Y sin embargo… Sin embargo, hay que hacerlo, porque eso es una revolución.

Nunca más vigentes las palabras de Fidel: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender los valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba (podemos decir que también para Venezuela, nota de CdeR) y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”.

Venezuela y su pueblo están tozudamente en ese empeño. Les va la vida en ello…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: