El peso kármico de la historia de Brasil. Leonardo Boff

junio 27, 2018
 
brasil_colonia.jpg

La amplitud de la crisis brasilera es de tal gravedad que nos faltan categorías para dilucidarla. Tratando de ir más allá de los clásicos abordajes de la sociología crítica o de la historia, me he valido de la capacidad explicativa de las categorías psicoanalíticas de «luz» y de “sombra” generalizadas, como constantes antropológicas, personales y colectivas. Ensayé una comprensión posible que nos viene de la teoría del caos, capítulo importante de la nueva cosmología, pues de este caos, en situación de altísima complejidad y juego de relaciones, irrumpió la vida que conocemos, inclusive la nuestra. Esta se ha mostrado capaz de identificar aquella Energía Poderosa y Amorosa que sustenta todo, el Principio Generador de todos los Seres, y abrirse a Él con veneración y respeto.

Me preguntaba qué otra categoría habría en el repositorio de la sabiduría humana que pudiera traernos alguna luz en las tinieblas en las cuales todos estamos sumergidos. Entonces me acordé de un sugerente diálogo entre el gran historiador inglés Arnold Toynbee y Daisaku Ikeda, eminente filósofo japonés (cf. Elige la vida, Emecé, Buenos Aires 2005), que se realizó durante varios días en Londres. Ambos creen en la realidad del karma, sea personal, sea colectivo. Prescindiendo de las distintas interpretaciones que se le han dado, me parecía haber encontrado aquí una categoría de la más alta antiguedad, manejada por el budismo, el hinduismo, el jainismo y también por el espiritismo para explicar fenómenos personales y colectivos.

Karma es un término sánscrito que originalmente significa «fuerza y movimiento», concentrado en la palabra acción que provoca su correspondiente reacción. Este aspecto colectivo me pareció importante, porque, no conozco –puedo estar equivocado– en Occidente ninguna categoría conceptual que dé cuenta del devenir histórico de toda una comunidad y de sus instituciones, en sus dimensiones positivas y negativas. Tal vez, debido al arraigado individualismo típico de Occidente, no hemos sido capaces de elaborar un concepto suficientemente abarcador.

Cada persona está marcada por las acciones que ha praticado en la vida. Esa acción no se restringe a la persona sino que afecta a todo el ambiente. Se trata de una especie de cuenta corriente ética cuyo saldo está en constante cambio según las acciones buenas o malas realizadas, o sea, los «débitos y los créditos». Incluso después de la muerte, en la creencia budista la persona carga con essa cuenta, por más renacimientos que pueda tener, hasta que ponga a cero la cuenta negativa.

Toynbee hace otra versión, que también me parece iluminadora y ayuda a entender un poco nuestra historia. La historia está hecha de redes relacionales dentro de las cuales se inserta cada persona, ligada a las que la precedieron y a las presentes. Hay un funcionamento kármico en la historia de un pueblo y sus instituciones según los niveles de bondad y justicia o de maldad e injusticia que produjeron a lo largo del tiempo. Este sería una especie de campo mórfico que permanecería impregnándolo todo. No se requiere la hipótesis de los muchos renacimientos porque la red de vínculos garantiza la continuidad del destino de un pueblo (p. 384). Las realidades kármicas impregnan las instituciones, los paisajes, configuran a las personas y marcan el estilo singular de un pueblo. Esta fuerza kármica actúa en la historia, marcando los hechos benéficos o maléficos. C.G. Jung en su psicología arquetípica notó de alguna forma tal hecho.

Apliquemos esta ley kármica a nuestra situación. No será difícil reconocer que somos portadores de un pesadísimo karma, a gran escala, derivado del genocidio indígena, de la superexplotación de la fuerza de trabajo esclavo, de las injusticias perpretadas contra gran parte de la población negra y mestiza, lanzada a la periferia, con familias destruidas y corroídas por el hambre y las enfermedades. El viacrucis de sufrimiento de esas hermanas y hermanos nuestros tiene más estaciones que el del Hijo del Hombre cuando vivió y padeció entre nosotros. No hace falta mencionar otras maldades.

Tanto Toynbee como Ikeda concuerdan en esto: «la sociedad moderna (incluídos nodotros) sólo puede ser curada de su carga kármica a través de una revolución espiritual en la mente y en el corazón» (p. 159), en línea de justicia compensatoria y de políticas sanadoras con instituciones justas. Sin esta justicia mínima no se deshará la carga kármica Pero ella sola no será suficiente. Serán necesarios el amor, la solidaridad, la compasión y una profunda humanidad para con las víctimas. El amor será el motor más eficaz porque, en el fondo “es la realidad última” (p. 387). Una sociedad incapaz de amar efectivamente y de ser menos malvada jamás deconstruirá una historia tan marcada por el karma. Este es el desafío que la crisis actual nos suscita.

Es lo que pregonan maestros de la humanidad, como Jesús, San Francisco, Dalai Lama, Gandhi, Luther King Jr y el Papa Francisco. Sólo el karma del bien redime la realidad de la fuerza kármica del mal.

Si Brasil no hace esta reversión kármica, continuará yendo de crisis en crisis, destruyendo su propio futuro.


Llibertat Presos Politics! Granollers

junio 27, 2018

Como todos los martes a las 19’30h la Porxada de Granollers ha sido punto de encuentro de personas diversas para unir nuestro clamor a favor de los Presos y Exiliados políticos. Ocho vueltas a su alrededor, en acto organizado por Òmnium Cultutural y Assemblea Nacional de Catalunya -ANC-.
Sirve también para conocer la situación política del momento, vicisitudes y esperanzas. Para hacer nuevos amigos, luchadores por una misma causa: ¡LIBERTAD!
Hace meses que nuestros amigos permanecen en prisión o en el exilio, lejos de sus familias, trabajo, responsabilidad. Sin previo juicio, que, de haberlo, no sería condenatorio.
Increíble en el S XXI cuando la tecnología está al alcance de todos, cuando las imágenes descubren lo que NO quieren aceptar quienes ostentan poder, ahora: -PSC-PSOE- tras la moción de Censura al PP.

Ciegos y sordos cual los anteriores. Siguen castigando sin haberlos juzgado. NO les importa. ¡Doloroso!

 


México, más cerca del cambio. Ava Gómez y Camila Vollenweider.

junio 26, 2018

Faltando escasos días para que se celebren las elecciones federales (Presidencia, Senado y Cámara Baja) y locales en México (Gubernaturas, Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, Congresos locales, Ayuntamientos, Juntas Municipales y Alcaldías), se puede hablar de todo menos de normalidad democrática. En una campaña que cuenta ya con más de 400 agresiones y 116 asesinatos de políticos y candidatos, vemos cómo la crisis se cierne sobre un país incapaz de salir de la espiral de violencia de la era Peña Nieto.

A los altos niveles de violencia se suman a los escándalos de corrupción que se hicieron públicos durante la campaña, con acusaciones que afectan fundamentalmente a los dos candidatos del establishment. Por un lado, José Antonio Meade (Todos por México), quien recientemente fue señalado por un desfalco millonario por parte de Odebrecht a Petróleos de México (Pemex) mientras fue secretario de Energía y presidente del Consejo de Administración de Pemex, en el sexenio de Felipe Calderón. Y, por otra parte, la acusación de fraude fiscal que ronda sobre Ricardo Anaya (Por México al Frente), casi desde el inicio de la contienda.

I

El agotamiento del modelo y el deseo de cambio de la sociedad mexicana (que en un 80% rechaza el Gobierno del PRI, y reivindica el cambio político –según los datos del último Latinobarómetro)– le han permitido a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mantener un crecimiento sostenido en intención de voto para la Presidencia, con escasas fluctuaciones, desde que comenzó la campaña electoral.

La tendencia de preferencias ciudadanas parece ser clara: Andrés Manuel López Obrador roza, desde principios de junio, el 50% mientras que Anaya se ha estancado en el 27% y Meade no supera el 20%. Es sintomático que ya no se hable de quién va a ganar en las próximas elecciones, sino de por cuánto ganará AMLO.

También, dentro de las elecciones federales, la intención de voto de las presidenciales arrastra la tendencia al Legislativo, donde se estima que el partido MORENA, del contendiente López Obrador, será el más votado.

Los sondeos indican que alcanzará cerca del 40% del sufragio y su bancada –sumando los votos del PES y del PT– ocuparía el 46% de la Cámara de Diputados. Con ese caudal de votos, según el sistema electoral mexicano, la coalición podría obtener 260 de 500 curules en disputa. Otra encuesta reciente prevé que la coalición MORENA-PT-ES obtendría entre 236 y 298 curules de mínima y de máxima, respectivamente. En segundo lugar, quedaría la coalición que integra el PAN, con 120 diputados como mínimo y 176 como máximo. En tercer puesto, quedarían el PRI y sus aliados, con un máximo de 105 curules (y un mínimo de 62).

En el Senado la tendencia es similar. El total de intención de voto sumado de MORENA, PES y PT es del 46% (obtendría la mitad de los senadores), mientras que los partidos PRI y PAN junto con sus aliados alcanzan el 21% y 33%, respectivamente.

II

En las elecciones locales se juegan 2.777 cargos de elección popular. La contienda por la Jefatura de la Ciudad de México es una de las más relevantes (casi 9 millones de personas residen en la capital). Allí, la candidata de “Juntos Haremos Historia” mantiene las altas preferencias que, a nivel nacional, se tienen por los candidatos del cambio. La candidata por esta sigla, Claudia Sheinbaum, tiene 38,8%, seguida de Alejandra Barrales, con 23,9%, de “Por la Ciudad de México al Frente” (coalición que, a nivel federal, encabeza Ricardo Anaya).

De las ocho gubernaturas en juego, cinco serían favorables a una victoria de los candidatos de “Juntos Haremos Historia”: Puebla, Morelos, Chiapas, Tabasco –tierra donde nació AMLO– y Veracruz. La coalición PAN-PRD-MC tendría una victoria contundente en Guanajuato, el PRI en Yucatán y Movimiento Ciudadano (sin alianza) en Jalisco. Todo parece indicar que la coalición liderada por AMLO conseguirá, en estas elecciones, cambiar de manera muy significativa el mapa político del país.

III

Aunque se avizora un cambio político, el pasado reciente –atravesado por la experiencia del fraude en las elecciones de 2006 y el escándalo de compra de votos de las elecciones de 2012– hacen necesario tomar estos pronósticos con precaución. No debe soslayarse que los sondeos no cuentan con el poder de las maquinarias en el nivel territorial. Éstas tienen un poder que no solo se basa en la compra de votos en las zonas más pauperizadas del país sino, también, en la presión que ejercen las bandas parapoliciales y asociadas al narcotráfico, que poseen facilidades para la coacción del electorado. Todo ello en un país donde la abstención, históricamente, ha oscilado entre el 40% y el 60% de los registrados en el padrón. Es decir, promediando las tasas de abstención, en México eligen al presidente 45 millones de personas en un país de 127,5 millones.

Sin embargo, las particularidades de estas elecciones tal vez marquen un antes y un después en la historia reciente del país del Norte. Un hecho sin precedentes es que hay 12 millones de jóvenes en el padrón electoral; para muchos de ellos es la primera vez que se respiran aires reales de cambio. Las maquinarias y la violencia política son, quizás dos potentes razones para que, esta vez, la resignación dé lugar a la ilusión.

Fuente: Centro Estrategico Latinoamericano de Geopolitica


En Italia estan sonando las trompetas del infierno. Juan de Dios Ramírez Heredia.

junio 26, 2018

 

No me llamen tremendista. Júzguenme después de haber leído este escrito. Lo que está pasando en Italia tiene precedente en la historia del mundo y más concretamente en Europa. Lo veremos con detalle seguidamente. Lo malo es que cuando comentamos los peligros que nos acechan, cuando decimos que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla, rememorando a Cicerón, cuyo pensamiento ha sido repetido por los más ilustres pensadores, los jóvenes políticos que hoy nos gobiernan tienden a olvidarla porque en el fondo creen que eso ya no es posible en los tiempos que corren.

 

Foto Yolanda Cardo

Yo lo he observado de forma muy directa en mis propios hijos. Cuando les digo que el momento político que nos ha tocado vivir se parece mucho al de los años más revueltos de la primera mitad del siglo XX que llevaron al mundo a la Segunda Gran Guerra o a la sangrienta y fratricida guerra civil española, miran con desdén como diciendo “papá te estás haciendo viejo. Aquellas circunstancias ya no se dan en la realidad social europea y mucho menos en la española”. Ojalá lleven razón. Ellos piensan que la historia de los pueblos se hace cada día y que cada día, aludiendo al evangelio de San Mateo, trae su propio afán. No voy a desautorizar la frase del evangelista, por más que lleve el nombre del racista ministro del interior italiano Matteo Salvini, pero confieso que me gusta más la del discutido Thomas Jefferson, tercer presidente los Estados Unidos, quien afirmó que “una cosa es continuar la historia y otra repetirla”. Pues yo afirmo, sin más autoridad ―que es bien poca― que la que me da la edad y mi larga experiencia política, que tanto en Italia como en España, en Polonia, en Hungría… hay una parte de sus ciudadanos, alentados por políticos insensatos, que están empeñados en repetir las páginas más tristes de nuestra historia.

Italia y Alemania, dos caras de una misma moneda.

He repetido hasta la saciedad que el noble y culto pueblo alemán no se acostó una noche de los años 30 del siglo pasado siendo demócrata y respetuoso de los derechos fundamentales de los ciudadanos y se despertó al día siguiente convertido en asesino, nazi y depredador de todos aquellos que no respondieran a sus patrones de raza privilegiada. En 1938 el gobierno alemán expulsó de su territorio a todos los hombres judíos de origen polaco. A las mujeres y a los niños les dejó vivir algún tiempo en Alemania. Como Matteo Salvini que quiere hacer un censo de los gitanos para expulsar fuera de Italia a los inmigrantes “aunque a los gitanos italianos, lamentablemente, nos los tengamos que quedar”.

Hitler, como el ministro Salvani, no se conformó con expulsar a los judíos polacos. Al año siguiente, en su fundamental discurso en el Bundestag de entonces, anunció la “aniquilación de la raza judía en Europa”. Y la llevó a la práctica ayudado por el genocida ministro Joseph Goebbels quien decía que “los judíos son ratas que transportan el contagio, inundan el continente y devoran recursos preciosos”. Matteo Salvini no necesita cámaras de gas para acabar con las vidas de los desgraciados que huyen de sus países perseguidos por sus ideas o muertos de hambre. Le basta con no permitir que los barcos cargados de “carne humana” ―así llama a los emigrantes que arriesgan sus vidas buscando una tierra mejor donde poder vivir― no lleguen a puertos italianos. Y si mientras tanto no sobreviven en el mar, habrá sido culpa de ellos.

Italia padeció al mismo tiempo la dictadura populista de Benito Musolini a quien el pueblo denominó “Duce”, igual que los alemanes distinguieron a Hitler con el apelativo de “führer” que significa “líder”, “conductor”. Ambos se distinguieron por impulsar una política rabiosamente nacionalista ― El Nacionalsocialismo sostiene que la raza y la herencia genética y cultural son los valores rectores que dan cohesión natural a la nación―.

Todos sabemos que Matteo Salvini sigue las huellas de ambos dictadores. Desde 1990 forma parte de un partido separatista que exige la independencia de la Padania, región rica y próspera del norte de Italia, bajo el lema “Roma nos roba”. Y ya en el año 2014 reclamó del gobierno italiano la facultad de celebrar un referéndum para establecer el derecho a la autodeterminación de la Lombardía. Y en su afán de desprestigiar al sistema político vigente en Italia y a las democracias europeas no dudó en apoyar abiertamente al racista Le Pen y a su partido, así como ridiculizar el sistema financiero comunitario llamando al euro “billetes de monopoly”.

La represión contra los gitanos ya ha empezado en Roma

La “asociación 21 de luglio” esta encabezando la protesta contra la persecución que están desarrollando tanto el Gobierno como otras administraciones locales contra el pueblo gitano. Hemos establecido contacto con su presidente, Carlo Stasolla, con el fin de apoyar cuanto se pueda hacer para frenar la locura que está convirtiendo a aquella hermosa tierra en la antesala del infierno.

Díganme, si no, qué es lo que el ayuntamiento de Roma, encabezado por su alcaldesa Virginia Raggi, dirigente del partido antisistema y de extrema izquierda “Movimiento 5 Estrellas” acaba de llevar a cabo en el asentamiento denominado Camping River.

Este es un espacio relativamente bien equipado, pagado por el ayuntamiento de la capital, reconocido desde el año 2005 como una “aldea equipada”. Es decir que el asentamiento no es como nuestros suburbios plagados de barracas, sino que se trata de una superficie sobre las que se habían instalado unas unidades de viviendas destinadas a recoger a familias gitanas originarias principalmente de Bosnia-Herzegovina y Rumania. A principio de 2017 ocupaban estas viviendas 420 personas.

El 21 de junio de este año empezaron a sonar las trompetas del infierno

El ayuntamiento de Roma entregó a cada familia del asentamiento Camping River una carta en la que se les decía que “en el plazo de quince días debían dejar las casas libres de personas y de bienes”. Naturalmente nadie abandonó sus humildes hogares que les habían proporcionado las autoridades municipales. No tenían donde ir. Todos eran pobres, inmigrantes, refugiados, aunque llevaran muchos años en Italia. Así que en la mañana del 21 de junio, hace tan solo tres días, se produjo un gran despliegue de policías que tomaron al asalto las viviendas procediendo salvajemente a destruir todo lo que encontraron en su interior. Las familias gitanas, aterradas, quedaron a la intemperie junto a los restos destrozados de sus escasos bienes. Ese día arrasaron 10 viviendas. De esta forma esperaban que los habitantes de Camping River emprendieran la espantada temerosos de la furia destructora que se cernía sobre ellos.

Pero no se fueron. ¿Dónde iban a ir? Al día siguiente la policía municipal procedió a destruir otros ocho bloques de viviendas en un ambiente dantesco en el que nadie podía entender las razones de tanta barbarie. Huelga decir que mientras la policía destruía los escasos bienes de aquellos desgraciados y los arrojaban fuera de sus casas, los activistas de los derechos humanos y los integrantes de la “asociación 21 de Julio” fueron obligados por la policía a permanecer fuera del asentamiento con el fin de que no fueran testigos de aquel ignominioso comportamiento. No obstante el presidente de la asociación me ha enviado algunas fotografías de las que les muestro dos de ellas. Hablan por sí solas.

He leído estos días que desde la tragedia de Lampedusa en octubre de 2013 (518 cadáveres), el cuerpo sin vida del niño Aylan en 2015 en una playa turca, hasta la llegada del Aquarius, el Mediterráneo ha sepultado, como mínimo, a 16.000 personas. Europa tiene una parte indudable de responsabilidad en este cementerio. A lo que el inconcebible gobierno italiano de convergencia entre la extrema derecha liderada por Matteo Salvani y el partido antisistema 5 Estrellas de extrema izquierda, deberá añadir el indigno honor de ser el causante de tanto dolor innecesario a familias que creían haber encontrado en Italia un lugar para la esperanza.

     Y a nosotros, ciudadanos que contemplamos esta tragedia desde el horror y la impotencia, solo nos queda recordar a nuestros dirigentes políticos europeos la frase lapidaria del Dante Alighieri: “Los lugares más calientes del infierno están reservados para aquellos que, en tiempos de grandes crisis morales, mantienen su neutralidad.”

 

 


El valor de una mirada…

junio 25, 2018

Visitar a personas de la familia delicadas de salud tiene como compensación aquella insinuante sonrisa o quizá una mirada furtiva, fuera de lo corriente.

Duele constatar que no puedes comunicarte como quisieras, que tal vez no le llegue bien tu mensaje. Compensa sí, el abrazo o, aquel beso que esperan de nosotros, nuestros parientes o amigos enfermos.
Si forma parte de tu familia todo se magnifica: un balbuceo, un apretón de manos, una pequeña tos nerviosa…

Jugar al dominó es siempre un recurso, igual que rellenar de color unas cartulinas con dibujos, a los que, a Eulàlia le gusta trabajar, sin perder de vista lo que yo hago. Siempre, al final, escribe su nombre. ¿Qué le instará a hacerlo?

Verles felices, siguiéndote con la mirada cuando entras y cuando sales, estimula a regresar pronto.
¡Te queremos Eulàlia!

 

 


La izquierda puede triunfar de nuevo. Emir Sader

junio 25, 2018
 
amlo_en_concentracion_custom.jpg

En la era neoliberal la derecha no dispone de políticas que puedan captar la simpatía y el apoyo de grandes sectores del pueblo. Pudo ganar varias elecciones y gobernar, mientras logró convencer, apoyada en el monopolio de los medios privados, que los problemas de los países y de toda su población se resolverían con recortes en los recursos del Estado. Pero luego, la gran mayoría se dio cuenta que ello no llevaría a responder a las necesidades de la gran mayoría, sino, al contrario, de la minoría, de los banqueros, de los grandes empresarios, de los especuladores.

A partir de ese momento la izquierda estuvo en condiciones de conquistar el apoyo de la gran mayoría de la población, proponiendo un programa que iba en la dirección opuesta, en la prioridad de las políticas sociales, para responder a las desigualdades sociales.  En que el Estado invierta más recursos, pero en el desarrollo económico y en atender los derechos del pueblo.

Las experiencias fracasadas de los intentos de restauración neoliberal en Brasil y Argentina demuestran que ese es siempre el programa de la derecha, que es el proyecto fracasado en los años 1990 lo que la derecha tiene que ofrecer. En Brasil, por ejemplo, la contraposición entre el apoyo cercano a cero del gobierno de Temer, cuya razón fundamental, según las mismas encuestas, es su política económica neoliberal, y el apoyo mayoritario para que Lula vuelva a ser presidente de Brasil, con la propuesta de retomar el modelo antineoliberal, confirma absolutamente ese planteamiento. En Argentina, el gran desgaste del gobierno de Macri se debe a las consecuencias económicas y sociales de su política de ajuste fiscal, de corte netamente neoliberal.

Cuando la izquierda logra colocar en el centro del debate político la oposición entre neoliberalismo y antineoliberalismo, expresando el enfrentamiento central de nuestro tiempo, la izquierda se vuelve la fuerza hegemónica en el país.

La probable elección de López Obrador no se hace centrado en esa polarización, pero es parte central de su programa de gobierno la reactivación de la economía y políticas sociales de redistribución de renta y de combate al desempleo, rasgos fuertes de los gobiernos de izquierda. En Colombia, el triunfo de la derecha se dio porque esa fuerza logró mantener como central el tema de la rediscusión de las negociaciones de paz. Pero, con un planteamiento fuertemente antineoliberal, Gustavo Petro llevó, por primera vez en la historia de Colombia, la izquierda a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

La pérdida de apoyo al gobierno de Lenin Moreno se debe, sobre todo, al viraje de su política económica en la dirección del neoliberalismo, a contramano del éxito del gobierno de Rafael Correa. El gobierno de Evo Morales, a su vez, mantiene políticas claramente de desarrollo económico, acompañado de políticas sociales, que le garantiza un apoyo mayoritario de la población.

En la era neoliberal, la izquierda tiene condiciones muy favorables para construir alternativas propias y triunfar. La fuerza de la derecha es más ideológica, buscando desplazar la agenda de los temas sociales por la crítica del Estado y las propuestas del estilo de consumo como objetivo central de la vida de las personas.

La izquierda puede triunfar, puede volver a triunfar, si logra proyectar un ideal de vida en sociedad centrado en la atención a los derechos de todos, en la solidaridad, en la construcción colectiva de una sociedad justa, si gana la conciencias, el alma de las personas, si logra que el conjunto de la sociedad asuma como objetivo la democratización profunda de la sociedad. Si logra incorporar a la vida política a las mujeres, a los jóvenes, a los negros, los más ausentes, hasta aquí. Si logra combatir sistemáticamente los mecanismos de alienación en la sociedad, si logra despertar en la gran mayoría de la población la conciencia de clase, la conciencia nacional, abriendo espacios para que los jóvenes expresen sus identidades, que rescaten el interés por otra forma de hacer política que la tradicional.

La izquierda perdería una oportunidad histórica única si no logra constituirse en alternativa a la derecha en la era neoliberal.


Por fin, la palabra. Federico Mayor Zaragoza

junio 25, 2018

Ser diversos es nuestra riqueza, actuar unidos será nuestra fuerza

El siglo XX nos dejó grandes contrastes. A la aceleración del desarrollo científico, los grandes avances en el área de la comunicación y las innovaciones en el campo de la tecnología, se contraponen la pobreza, la exclusión y el desamparo de tantos seres humanos. El siglo XX ha sido el más civilizado… pero, también, el más bárbaro. El más brillante y, a la vez, el más oscuro de la historia…
Entramos al siglo XXI entre luces y sombras que nos obligaron y obligan a meditar e imaginar: ¿estamos preparados para el siglo XXI? La reflexión filosófica y el saber científico nos han conducido desde múltiples certezas a un océano de dudas e incertidumbres.
La revolución de las nuevas tecnologías es fuente de transformaciones económicas, sociales y culturales sin precedentes, de las que apenas empezamos a percibir toda su amplitud. ¿Es esta nueva revolución industrial el preludio de una nueva edad de desigualdades y segregaciones? ¿Se traducirá a escala mundial en un crecimiento de las disparidades entre ricos y pobres? Evitarlo no sólo precisa importantes esfuerzos económicos, sino también notables inversiones en favor de la educación y la formación.
Es esta sociedad civil la que libra la primera revolución del siglo XXI, encarnada en el movimiento antiglobalización Otro Mundo es Posible. La tercera revolución industrial –desde 2011 ya se propugna la «revolución 4.0», con cambios sustanciales a la organización del trabajo, los modos de producción, la redistribución del poder económico- cimentada en la era de la información y las nuevas tecnologías en todos los aspectos de la vida humana, que está cambiando el mundo.
¿Cuáles son las consecuencias que experimenta el tejido social debido a esta revolución informática que «convierte a cada uno de nosotros en el motor inmóvil de una infinidad de desplazamientos virtuales»? La impunidad a escala internacional y, por ende, la carencia de estabilidad y seguridad; la transferencia de responsabilidades públicas desde los gobernantes al «mercado»; el extremismo nacionalista y religioso; el fanatismo étnico y el rechazo a la diferencia… han conocido una lamentable reactivación en las últimas décadas y, como respuesta a ellos, la enfermedad de nuestro tiempo: la indiferencia. «Más que la maldad de los malos, me preocupa la indiferencia de los buenos», decía Martin Luther King.
Un fantasma recorre el mundo: la sociedad disociada que, lejos de fortalecer la convivencia planetaria – «Nosotros los pueblos» – y la convergencia sinérgica de las naciones, ha sometido el mundo a una lógica fractal. Se han debilitado y roto los núcleos de cohesión social tradicional: la familia, el Estado, la escuela, el trabajo y las instituciones.
El incumplimiento de múltiples promesas formuladas por los países más prósperos a los menesterosos es una de las raíces principales de los problemas que acechan al siglo actual. ¿Cómo devolver a la humanidad la pasión, el amor, los sentimientos y el sentido de la vida? Habrá que cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde…
Por fortuna, la mundialización no se reduce a los ordenadores, las telecomunicaciones, los mercados financieros, los paraísos fiscales y los tráficos, sin leyes ni códigos de conducta, porque no es sólo virtual. La mundialización genera también un fuerte sentimiento de pertenencia y de común dependencia. Por ello, la mundialización de los acontecimientos suscita la mundialización de las voluntades, ilustrada por el auge de la sociedad civil y los movimientos internacionales de solidaridad. Esto ha generado la aparición del nuevo actor del siglo XXI, que es la sociedad civil organizada en sus redes de expresión a través de Internet y sus clamores.
Esta mundialización, la de rostro humano, debe apoyarse en la consolidación de un espacio público democrático a escala mundial y en su recreación permanente a escala nacional con los valores fundamentales – «ideales democráticos» les llama la Constitución de la UNESCO- de libertad, igualdad, justicia y fraternidad.
¿Cuáles son las premisas de este nuevo comienzo cada vez más apremiante? La primera está representada por el magnífico verso de Miguel Martí i Pol: «¿Quién, sino todos?» Las nuevas tecnologías al servicio de una educación para todos y a lo largo de toda la vida, a través de una bien concebida y dirigida educación a distancia podrían asegurar el acceso de todos y liberar al ser humano de la ignorancia y la manipulación. Educación es «dirigir con sentido la propia vida», es tener tiempo para pensar y elaborar respuestas propias, es no actuar al dictado de nadie. Las nuevas tecnologías, junto al riesgo de convertirnos en receptores, en espectadores, en lugar de emisores y autores, facilita la generalización del acceso y permite que sean todos en cualquier momento de la vida quienes accedan a la información, a las fuentes del saber. Y puedan participar… y, por tanto, ser verdaderos ciudadanos del mundo. Todo ello en manos de un profesorado muy competente para que sea siempre la humanidad la que domine la tecnología. Es necesario convertir la educación «a distancia» en el instrumento de una educación sin distancia, democrática y adaptada a cada uno, impartida en todas partes y sin exclusiones. Es la base de una educación universal, abierta y sin fronteras, humana, no discriminatoria y ética.
Estamos ante una revolución descarriada que puede hacer que ser informado prevalezca sobre ser consciente. Donde la información prime sobre la reflexión, el saber sobre la sabiduría, dando lugar a una nueva «inteligencia» más dependiente de las influencias y las representaciones exteriores… A mayor docilidad y sometimiento se haría realidad la terrible predicción de José Saramago:
«¿Llegaremos a tecnología 100, pensamiento 0?»
Las nuevas tecnologías nos sitúan ante nuevas oportunidades pero, también, ante nuevas amenazas. Todo depende de nosotros. De nuestra educación, es decir, de nuestra capacidad de decidir y escoger por nosotros mismos lo que queremos ser y hacer cada día.
La convivencia y el diálogo intercultural, así como la libre circulación de la información y de los conocimientos, serán las mejores políticas para, frente a la globalización tecnológica, proteger la identidad y la diversidad cultural en un marco democrático a escala nacional y global. Lo que equivale a situar cada cosa en su sitio: los valores, los conocimientos, la información, los instrumentos… y enderezar así los presentes derroteros hacia una cultura de paz, que aguarda, después de tantos siglos de violencia, para proporcionar a las futuras generaciones un futuro más humano y luminoso.
Una de las grandes contradicciones que vivimos actualmente es la coexistencia de democracias nacionales con una oligocracia a escala mundial. Es un hecho histórico la «marcha hacia la democracia» en la mayor parte de los países del mundo. Las leyes y los mecanismos que garantizan su cumplimiento se basan en la esencia de la democracia: la voz del pueblo, representada en los Parlamentos y en la libertad irrestricta de los medios de la comunicación. En cambio, cuando pasamos al ámbito supranacional, no hay códigos de conducta ni capacidad punitiva. Es una jungla ingobernable –tráficos de capitales, de armas, de personas ,de drogas – donde sólo rigen poderosos conglomerados públicos o privados. Las Naciones Unidas, única posibilidad de disponer de un marco ético – jurídico global, han sido progresivamente relegadas por los países más prósperos (G-7 ó G-8) a funciones humanitarias, reduciendo sus atribuciones y recursos humanos y económicos.
La brecha entre los países más avanzados y los más menesterosos se ha ampliado, al haberse incumplido los acuerdos alcanzados sobre desarrollo integral y endógeno, originándose situaciones de alto riesgo para la estabilidad mundial, con un serio deterioro de los equilibrios sociales, naturales, culturales y éticos, acumulándose la riqueza y los saberes en un polo, cada vez menor, y la miseria y la marginación en el otro, cada vez mayor. Compartir el conocimiento es esencial en la lucha contra la pobreza y la exclusión.
Estamos en «…tiempos de dudas y renuncias en los que los ruidos ahogan las palabras», como tan bellamente escribió Miquel Martí i Pol en 1981 (en L’ámbit de tots el ámbits). Empeñados por igual en la libertad de expresión y la no violencia, cuando se acallan las voces de las Naciones Unidas y de sus Instituciones, cuando – como entre Calvino y Castellio- hay que defender el principio de la palabra frente a la espada. El silencio de «la voz del mundo» va en contra de los intereses generales porque propicia la frustración, la exclusión, la radicalización.
Lo último que yo desearía es que alguno de nuestros descendientes volviera la vista atrás y –como Albert Camus – nos despreciara «porque pudiendo tanto nos atrevimos a tan poco». Tenemos que atrevernos a buscar juntos soluciones alternativas y nuevas maneras de abordar y gestionar los retos del mundo. Ser diversos es nuestra riqueza, actuar unidos será nuestra fuerza.

Noche de San Juan. “La Flama del Canigó”

junio 24, 2018

Algunas personas preguntaban el origen de esta fiesta.

Se trata de una Tradición catalana vinculada al Solsticio de verano. Se celebra en los territorios de habla catalana cada año, entre el 22 y el 23 de junio. Es la noche más corta del año.También la llaman la noche de los enamorados. Todos tenemos recuerdos de esta noche. Yo le dí el SÍ al que sería mi amante esposo.

Se inicia con la renovación del fuego en la cumbre del Canigó y culmina con la encendida de las hogueras de la noche de San Juan en todo el territorio. La llama es decir la Flama es recogida en aquel lugar, portada por voluntarios, que a través de relevos, la reparten por todo el territorio catalan.

Tiene relación con otras fiestas del fuego del solsticio de verano en muchos pueblos de nuestro Pirineo. Noche mágica que incita al amor.

Además de la fiesta que supone la Llama del Canigó tiene una entrañable simbología: la persistencia y vitalidad de la Cultura catalana y el pensar y obrar de su gente.

Recuerdo, cuando era pequeña, que con mi abuela íbamos a coger la Hierba de San Juan por sus valores curativos. Una planta de medio metro de altura con muchas ramas y racimos de flores amarillas. También es conocida por otros nombres: flor de la alegría, hipérico, hipericón corazoncillo. Era y debe seguir siéndolo  buena contra muchos achaques entre los cuales, la ansiedad, la depresión, insomnio. No existían tantos medicamentos como ahora, era económico y educativo pasear por bosques y campos, aprender a usar hierbas y brebajes. Caminar compartiendo charla, tomando el aire, abrazando de vez en cuando a aquella abuela que sabía de todo. Una suerte hoy perdida.

 


La Flama del Canigó arriba a l`Ametlla del Vallès

junio 24, 2018
La vam acompanyar fins a la Plaça de l’Ajuntament on l’esperava una foguera a punt de cremar.
Paraules de l’alcalde Andreu González, cançons tradicionals amb la Coral lo Lliri que dirigeix Pere Díez, Cant col-lectiu de Els segadors i , encesa del foc amb la flama, acompanyat d’una traca extra de petards, llums i so. Coca per a tothom i vi bo.
Bonica vetllada de germanor on la gent del poble es troba, enguany amoïnats pels nostres presos i exiliats polítics que volem a casa i, les seves famílies

 

 

 

 

 


Más de 2 mil niños han sido separados de sus padres en la frontera con México, al Sur de EEUU

junio 23, 2018

 

L


A %d blogueros les gusta esto: