De leche, vacas y vaquerías… hacia la soberanía. Gustavo Duch

julio 26, 2018

vaca

Vacas en Vista Alegre Baserria (Karrantza). Foto: Vista Alegre Baserria

Estos días se está escribiendo y hablando mucho sobre la normativa aprobada en Catalunya que regula la venta directa de leche cruda de vaca. Se habla sobre todo en términos higiénico-sanitarios, resaltando los riesgos de esta medida y enarbolando el «derecho a una seguridad alimentaria que no podemos perder». También se critica desde una perspectiva política, alegando que esta opción de consumo está solo al alcance de quienes tienen dinero y tiempo. Por hache o por be, la mayoría de análisis cargan contra la normativa.

Lo primero que nos llama la atención de muchos de estos análisis es su procedencia y su sesgo claramente urbanocéntrico. En los últimos años es muy habitual encontrar esta mirada de rechazo a lo rural (y especialmente a lo ganadero) en los medios de comunicación. Que si en los pueblos cuando llegan los turistas no debería soltarse al ganado porque genera mal olor, que si los perros pastores son animales peligrosos que deben eliminarse…, y ahora le toca el turno a la leche, poco más que convertida en una pócima de bacterias letales lista para provocar brucelosis o tuberculosis.

Esta criminalización tiene un largo recorrido que pocas veces se da a conocer. Las pequeñas fincas y las prácticas que llevan a cabo para trabajar desde la autonomía y no encadenarse a modelos industriales se han ido prohibiendo una a una siempre en aras de la seguridad alimentaria de las personas consumidoras (la mayoría, claro, en las ciudades). Por ejemplo, para elaborar quesos se aplica la misma normativa en una pequeña granja y en una gran industria, sin tener en cuenta sus diferentes realidades; las matanzas en finca se prohibieron para acabar centralizándolas en unos pocos mataderos; y con estos argumentos también se prohibió la venta de leche cruda. Centrados en epidemia sí, epidemia no, nos olvidamos del motivo de esta reivindicación, que es sobre todo desprenderse de las ataduras de la industria alimentaria, una de las grandes divas del sistema capitalista. Se invisibiliza el reclamo de soberanía frente a unas normativas impuestas desde arriba con intenciones claras de acabar con los modelos a pequeña escala.

Contra el consumo de leche cruda se esgrimen también argumentos que lo consideran una práctica que solo unas pocas personas privilegiadas podrían asumir. A quienes estamos física o mentalmente en los pueblos, nos sorprenden estas afirmaciones. Sabemos que el acceso a la producción de leche cruda puede no suponernos dinero ni tiempo extra, sino al contrario, puede estar más a mano que el supermercado de turno y a precios que nos consta que son justos para profesionales que mantienen vivo el medio rural. El ahorro en distribución y tratamientos puede incluso hacerla más barata. Si para las ciudades acceder física y económicamente a esta leche es un problema, ¿no será que quizás la raíz del mismo está en sus formas de abastecimiento? En algunas ciudades, conscientes de su enorme dependencia alimentaria y de su deficiente calidad, se están haciendo esfuerzos para recuperar una cierta capacidad productiva en las vegas y huertas históricas. ¿Por qué no se piensa también en replantear algún tipo de ganadería periurbana? No hace tanto que existían vaquerías en las ciudades y el cólera no se expandía como un tormento.

Para quienes desconocen el día a día de la ganadería a pequeña escala, parece necesario señalar que la leche no brota de una fuente. Detrás de este producto final hay articuladas muchas prácticas de cuidados que ejercen ganaderas y ganaderos, entre ellas el enorme papeleo que supone adaptarse a las normas sanitarias y a la trazabilidad (que se lo digan a Ganaderas en Red, cuya canción del verano habla de este tema). Por eso no hay que obviar, como parece ocurrir, que una ganadería bien tratada, con sus controles veterinarios bien llevados, con un manejo de calidad, es en sí misma garantía de una leche sana. La leche cruda puede ser un puente entre el campo y la ciudad, para dar valor al enorme trabajo que realiza la poca ganadería familiar que queda en nuestros territorios, para que no se nos olvide que existen. Consumirla es apoyar a las granjas que cuidan de sus animales.

La medida en cuestión ofrece suficientes garantías para la salud. Lo que sorprende es que no se hable de a dónde nos lleva tanta preocupación por los riesgos de los alimentos frescos, que están siendo sustituidos por unas cantidades enormes de alimentos procesados y ultraprocesados en nuestra dieta. A este paso pronto será obligado sustituir los huevos por huevina pasteurizada. Como muchos estudios han demostrado, la alimentación ultraprocesada tiene relación directa con graves problemas de salud pública: el incremento de la obesidad, de la presión arterial o del colesterol. Incluso, recientemente, un estudio liderado por la Universidad de la Sorbona, en París, y publicado en el British Medical Journal, relaciona estos alimentos con el riesgo de padecer cáncer. Podemos irnos a Francia, donde la venta de leche cruda hace años que está aprobada, para comprobar que los mayores problemas alimentarios de su población no los causa la brucelosis sino la obesidad.

Nos preocupa la precarización de la vida en lo referente a las condiciones de vivienda y al aumento de la explotación laboral, pero no parece que reivindiquemos el derecho a acceder a alimentos frescos y de calidad a precios justos e incluso a tener tiempo para cocinarlos. ¿Hemos asimilado que estas tareas reproductivas no tienen valor? El caso es que hemos delegado totalmente estos trabajos en las multinacionales. No somos capaces de controlar aquello que comemos y sustituimos prácticas como lavar las verduras, hervir la leche o la conservación en frío por alimentos tan hiperprocesados que ya no están vivos, sino muertos y así se nos presentan en ataúdes de plástico que destrozan el planeta e inundan los océanos mientras el agronegocio engrosa beneficios. ¿No caben otras opciones cuando además estas prácticas alimentarias oprimen al campesinado global? ¿Por qué no hay reivindicación y solidaridad de clase en la alimentación? ¿Tiene que ver con la dificultad de empatizar con lo rural debido a la dominación hegemónica de lo urbano?

Desgraciadamente esta medida no es suficiente para asegurar la rentabilidad de la ganadería a pequeña escala en un contexto tan hostil como el sistema alimentario industrial, en el que las multinacionales lácteas monopolizan el mercado y marcan precios por debajo del coste de producción. Por no hablar de la carne barata de los supermercados. El sector agrario viene reclamando desde hace décadas una medida fundamental: la flexibilización del Paquete Higiénico Sanitario para las explotaciones agropecuarias y las industrias agroalimentarias de pequeña escala. La venta de leche cruda es una de las medidas propuestas en este paquete, pero habría otras como la posibilidad de venta de carne en la propia finca o la puesta en marcha de mataderos móviles para desmonopolizar otro punto de la cadena alimentaria: el sacrificio. Estas medidas ya están en marcha en muchos países de Europa.

La alimentación es un derecho, pero no cualquier alimentación. No debemos renunciar a exigir, proponer y comprometernos con un sistema alimentario que garantice a toda la sociedad una alimentación de proximidad, ecológica y a precios adecuados para quienes la producen. No queremos que la administración solo vele por la seguridad alimentaria, exigimos más. Trabajamos por la soberanía alimentaria.


Dimarts llarg, especial

julio 25, 2018

Matí de Voluntariat a l’Hospital de Granollers, sempre emotiu, gent que pateix i pots donar-los una mica d’esperança, fer los costat en el procés de la seva malaltia i salut precària. Som afortunats! Rebem més del què donem.

Dinar amb amics de vida, a Barcelona, els pocs que restem i que no volem deixar de veure’ns de forma sovintejada. Llarga tertúlia, amb prioritat preferencial per parlar del país, de les nostres famílies, de llibres…  en aquest ordre. Sempre, al voltant d’una taula, tot dinant i conversant, des de fa més de 50 anys.

Vesprada a la Porxada per clamar a favor dels presos i exiliats polítics.

Som repetitius i seguirem essent-ho, fins que tots els nostres amics tornin a casa amb les seves famílies.

Sempre un mateix clamor, unànime:  Llibertat! Presos polítics

 


Sushi de carne. Gustavo Duch

julio 25, 2018

Ante la alegría desatada por el acuerdo de libre comercio entre Japón y Europa, tengo una opinión crítica. Efectivamente,  ya he podido leer la nota de prensa de Prodeca, la empresa pública adscrita al Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació de la Generalitat de Catalunya dedicada a la promoción de los productos agroalimentarios catalanes en el mercado nacional internacional, donde explica que la supresión de aranceles entre ambos mercados supondrá un ahorro de 12’5 millones de euros.

En concreto, 12’5 millones de ahorro que se convertirá en un beneficio neto para las grandes industrias catalanas de la agroexportación de vinos, cavas y producción de carne de cerdo pues, a partir del 2019, dejarán de pagar aranceles de entre un 4’3 y un 15%.

Con estos datos situados mi análisis particular es claro. Este estímulo desproteccionista es un empuje para la consolidación y avance de dos modelos productivos en Catalunya que pocos beneficios generan directamente a su población: la viña controlada por pocas empresas que son las máximas acaparadora de ayudas de Europa y el sector porcino que ya se friega las manos.

Pero ¿se ha parado a pensar la Generalitat qué significa que unas empresas ganen más dinero criando más cerdos? Les explico, significa más desaparición de las pequeñas ganaderías que fijan verdaderamente población en el territorio y lo mantienen vivo; significa más trajín por autopistas y barcos de cerdos y lechones combustiendo petróleo y emitiendo co2; significa más purines contaminando aún más tanto la tierra como al agua de nuestro territorio; significa mayor dependencia, para engordar más cerdos, de la soja transgénica de Sudamérica que allá devasta sus posibilidades agrarias; y significa, desde luego, una tensión mayor para un eslabón de esta cadena alimentaria que consigue precios de carne muy económica a partir de explotar en los mataderos a trabajadores y trabajadoras muchas veces de origen migrante.

Me sube el colesterol, perdonen.

 


¿Por qué abandonar nuestro color amarillo por el color coral ? Catalunya és groga.

julio 25, 2018

 

Viene a cuento porqué han puesto a la venta, desde las distintas Agrupaciones de Catalunya, camisetas para el 11 de septiembre 2018 color coral, en sustitución de las amarillas.

El mundo reconoce Catalunya por el amarillo que, desde el primer momento de rebelión pacífica hemos mostrado. Nuestras camisetas, nuestros pañuelos, nuestros lazos son identificados a nuestra protesta. Hemos visto hermosas imágenes de Manifestaciones: amarillo en Calles y plazas, árboles y, playas.

Mero consumismo. ¿A beneficio de quién?

Si lo que falta es colaborar en algo, ¿por qué no lo explican? Seguro que alcanzarían su objetivo simplemente comentando, cual siempre ha sucedido.

Se diría que es mucha la labor que tienen los dirigentes y que No deberían dedicarse a estas menudencias.

Por lo que a mi respecta seguiré luciendo mi camiseta amarilla, la que forma parte ya de mi- nuestra historia. Las que lucimos en todas las marchas, o en cualquier momento que la ocasión ha requerido y lo requiera. Orgullosos de Catalunya nuestro pequeño país.

No aceptamos que nadie pretenda, ahora, imponernos abandonar nuestro color amarillo. Consumismo inútil.

¿De dónde salen las camisetas? ¿Quién las fabrica?  15 euros para los adultos, 12 para los niños. Las economías familiares no están para dispendios prescindibles.

Me duele la imagen que recorrerá el mundo, algunos, obedientes, con camisetas color coral -semejante al de algún partido con los que no deben confundirnos-. Otros, imagino que mayoritarios, seguiremos con nuestro amarillo de siempre, el que hemos paseado por calles y plazas, el de nuestra esperanza que ansiamos llegue a feliz término y consigamos ganar la República. Mi NO rotundo, en este caso, a la obediencia

Demasiados dispuestos a ordenar. En Catalunya somos gente pacífica pero No nos gusta que nos impongan lo evitable.

Imaginen familias largas con hijos-nietos: ¿presupuesto por camisetas año? Totalmente prescindible.

Nuestras economías son débiles pero, nuestro tesón sigue fuerte, inquebrantable. Estamos convencidos de nuestro proyecto: ganar la República pero no aceptamos que nadie ni nada nos manipule. Somos adultos, necesitamos expliquen motivos, razones explícitas si es que las hay.

Me siento republicana, amarilla.


Declaració de la Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya sobre la situació del poble amazic a la zona del Rif, al Marroc

julio 25, 2018

El mes d’octubre de 2016 es van iniciar les mobilitzacions populars pacífiques a favor de la justícia social i els drets civils a la zona del Rif, al Marroc. Aquestes mobilitzacions, conegudes amb el nom de Hirak Popular, porten a aquest país l’esperança d’obrir un nou capítol de la seva història caracteritzat per l’establiment d’un veritable règim democràtic i la llibertat d’expressió, amb l’objectiu d’assolir una vida digna per a la seva ciutadania i el respecte dels drets humans com a millor via per al desenvolupament econòmic, social i cultural.

Però malgrat el caràcter pacífic de les mobilitzacions, el Govern del Marroc va reaccionar amb la detenció de més de quatre-centes persones, moltes de les quals són menors de edat. També hi va haver milers de ferits, a més d’altres milers que van optar per l’exili, legal o clandestí, a Europa.

La situació actual a la zona de Rif encara és plena d’incerteses, amb riscos d’involució, de repressió o de sortides autoritàries sota noves formes, i es posa de manifest la necessitat que el Govern català i les institucions de la Unió Europea adoptin un compromís més decidit amb el procés de diàleg i cooperació.

D’altra banda, Catalunya ha estat sempre solidària amb els pobles que lluiten per llurs llibertats, amb una clara vocació de projecció exterior i un ferm compromís amb la cooperació i el desenvolupament dels països de la riba sud de la Mediterrània, com es posa de manifest en el fet que Barcelona sigui la seu de la Secretaria de la Unió per la Mediterrània.

En aquest sentit, la Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya dona suport a les mobilitzacions populars pacífiques que tenen l’objectiu d’impulsar processos de democratització política i social, i d’enfortiment dels drets humans, de les llibertats, del progrés econòmic i de la justícia social.

Així mateix, la Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya fa una crida perquè es respectin els drets socials, polítics i culturals del poble amazic.
La Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya manifesta la seva preocupació per la situació al Marroc en matèria de drets humans i de la llibertat d’expressió.

La Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya expressa la seva preocupació per la situació del poble amazic, especialment a la zona del Rif, i la seva consternació davant el tractament que està patint la ciutadania d’aquesta zona i, concretament, els familiars dels presos polítics.

La Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya manifesta la seva discrepància amb la sentència del tribunal d’apel·lació de Casablanca en contra de gairebé trenta persones que es van manifestar pacíficament per reivindicar llurs drets civils, com ara el dret a la sanitat, a l’educació universitària, al treball i a una vida digna.

La Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya fa una crida a les institucions europees i catalanes perquè actuïn conformement al dret internacional i europeu, de manera que els convenis i el Pla Marroc del Govern es regeixin pel compliment dels drets humans, i manifesta la necessitat que una delegació de les Nacions Unides observi i informi sobre la situació dels amazics a la regió del Rif.

La Junta de Portaveus del Parlament de Catalunya se suma al corrent de solidaritat de la societat catalana amb el poble amazic de la zona del Rif.

Palau del Parlament, 24 de juliol de 2018

G.P. de Junts per Catalunya, G.P. Republicà, G.P. de Catalunya en Comú Podem, S.P. de la Candidatura d’Unitat Popular – Crida Constituent, i S.P. del Partit Popular de Catalunya


¿La palabra es la amenaza?. Silvana Melo

julio 25, 2018

Fotos: Claudia Rafael

¿Ante qué peligro se escudan las armas del estado en la marcha de pocas cuadras de los trabajadores de prensa? ¿A qué enemigo vigilan desde atrás con unidades y vehículos blindados? ¿A quién le temen el Gobierno de la Ciudad y el Gobierno de la Nación? ¿A quiénes?

¿Qué amenaza son los periodistas despedidos de los medios públicos, de los medios privados, de los medios vaciados?

¿Qué amenaza, como para instalar carros hidrantes donde otros instalan la palabra?

¿Qué amenaza es la palabra como para cesantear tres mil trabajadores con el argumento ya ajado y extemporáneo de la herencia?

¿Tan peligrosa es la prensa silenciada como para desplegar bomberos, unidades antidisturbios, carros hidrantes y 4×4?

¿Tan peligrosa sin machetes ni cascos ni chalecos antibala ni escudos?

¿Tan peligrosa, apenas con la mordaza y la palabra al aire, desnuda, sin armadura ni uniforme ni fierros al costado?

¿Tan peligrosa, apenas con una cámara, congelando imágenes, desabrigando la miseria del poder, libre y no farsa?

¿Tan peligrosa la que es libre y no farsa? ¿Tan peligrosa será por cesanteada?

¿Qué les pasa a esos tipos y tipas, en hilera sinfín de escudos y gesto fiero, mientras pasan los trabajadores de prensa?

¿Qué había que hacer para que se les disparara el represor de la nuca y pusieran el pie adelante y el arma a punto?

¿Son trabajadores esos tipos y tipas?

¿Disfrutan de estar acechando la ruta de los desempleados, los desalojos de los que dormirán en la calle, los baldíos tomados por los que no tienen donde caerse muertos, las marchas de los despedidos?

¿Trabajan de reprimir a las víctimas cuando la Justicia las vuelve a golpear?

¿No es eso lo que les dijo Laura, la madre de Natalia Melmann?

¿Trabajan de ser la amenaza de la gente que sufre?

¿Trabajan de ser mordaza?

¿Son la mano que cumple la orden de cerrar las bocas, de hacer el silencio, de convencer a gases y golpes de que es salud el silencio?

¿Qué silencio?

¿El de este grito?

¿El de la palabra que atraviesa la piel del privilegio y el cuero de los poderes?

¿Eso creen?

¿Eso creen?

Mientras en la calle salta la verdad.


A Toni Comin i familia, en la mort del germà

julio 24, 2018

A la Mª Lluïsa Oliveres, la Maria, la Betona i el Toni Comin

El meu sentiment de condol per la mort del vostre fill, germà. Se com us sentiu, davant la mort d’un ser estimat agreujat per la llunyania familiar que comporta l’exili del Toni.

També imagino el vostre pare al que vaig tenir el plaer de conèixer, malauradament desaparegut, quan encara tenia molt a fer. La mort és envejosa,  s’enamora sovint d’aquells que poden modificar els destinis del món.

El Pere ha volgut que tots estiguéssiu prop seu quan el desenllaç era proper. Quanta serenitat! Això no s’improvisa, es quelcom que es porta molt al fons del cor i emergeix quan és necessari. Gràcies Pere en nom dels que som forans però t’estimem la decisió.

Els que som creients sabem que, en aquests moments ja fan pinya més enllà de les estrelles. No dubto que es preocuparan de vosaltres i també d’aquest país que no acaba de trobar la seva òrbita.

Penso que som molts els que pensem el mateix. Des d’aquí i en nom de molts els demano: que ens ajudin en aquest intent desesperat de declarar la República!

Una gran abraçada per a tots!

 

 

!


A %d blogueros les gusta esto: