Recordando a Charles Aznavour

Bellos recuerdos llegan a mi mente, era amigo de amigos. Nos habíamos encontrado en más de una ocasión en un pequeño Restaurant de Villeneuve les Avigngon. Luego, íbamos  a escucharle. También coincidimos con Gilbert Becaud. Eran años esplendorosos de ilusiones-vida-amor-felicidad.

Pero todo tiene sus tiempos. Era imprescindible vivirlos con intensidad y pasión, sabiendo que tienen un final. Los hemos vivido y disfrutado. Nada ni nadie nos los puede robar.

Gracias amigos que ya no estáis, os recuerdo con mucho amor y agradecimiento. Con Oriol, mi amante esposo, tuvimos la suerte de contar con grandes y especiales amigos. Eran tiempos difíciles. En nuestro país vivíamos una Dictadura. Escaparse a Francia era un regalo que nos dábamos de vez en cuando. Nuestros amigos preparaban reuniones para que les contásemos la realidad.

En la vida todo tiene un principio,  horas-días de felicidad intensa, pero también un final. De ahí la necesidad de aprovechar todas las ocasiones buenas que la vida nos depara, que nos ayudan a crecer, descubrir que no estás solo.

Hasta siempre admirado amigo. Tu música me acompañará siempre. Como lo hace la pintura de Jean-Jacques, o la buena comida de Henri que compartimos.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: