Paciencia contenida

Una torcedura de pie el 22 de septiembre “mal interpretada” por el diagnóstico, me tiene castigada a reposo. Una bota ortopédica  me impide caminar con normalidad, conducir.

Aprovecho el tiempo para leer, escribir, cocinar y, sobre todo: PENSAR, aventura arriesgada. El pensamiento es libre, No tiene limitaciones. Destapa circunstancias recónditas que, el ajetreo normal esconde.
No puedo ir a pasear, ni a comprar, ni moverme con normalidad.

Sí, es una gozada, contemplar la lluvia, escuchar los silbidos del viento, el crujir de las hojas de los olivos, los sones de las aceitunas que se caen e incitan a las garzas a picotearlas con sus berridos no agradables. Rayos, truenos, relámpagos, avanzada la noche, diluviando.

Noche ya de difuntos que me aterraba cuando era niña.

Quería hacer “panellets” pero, me faltaban ingredientes. Improvisé con lo que tenía y ha salido algo extra, especial. Lo difícil será que, cuando intente repetir la experiencia, nunca será igual.

 

 

One Response to Paciencia contenida

  1. Maria Antonia Arnau Puigvert dice:

    no hay mal que por bien no venga (en sembla que és així el refrany!)

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: