Diálogo enCambio. Entre escaramuzas y batallas nuestro deber es vencer. Iván Padilla Bravo

Si tenemos que hacer la guerra debe ser la última, la que acabe con todas las guerras, la que derrumbe definitivamente al imperialismo y a la sociedad capitalista que lo sustenta.Venezuela es empujada por el Departamento de Estado yanqui para que abandone los caminos de PAZ en los que se desarrolla, desde hace 20 años, su proceso de transformaciones e independencia bajo la conducción de la Revolución Bolivariana.

Las acciones desestabilizadoras, planificadas desde el Pentágono y protegidas en su ejecución por la CIA, se encuentran hoy en niveles máximos de desarrollo contra el pueblo de Venezuela, utilizando el disfraz de «ayuda humanitaria». El «sutil» mecanismo de agresiones que recurre a la filantropía para intentar invadir y despojar a la Patria venezolana, sufrió un duro revés el pasado sábado 23 de febrero en una primera pretensión de introducir un Caballo de Troya en nuestro territorio, luego de la difusión en el mundo de querer prestar una « ayuda comunicacional.

La firmeza del Poder Popular organizado y el acompañamiento del mismo pueblo, uniformado y en armas que conforma nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) supieron disuadir y contener esa primera agresión, contemplada dentro de la estrategia Trump para el primer semestre de esteaño 2019.

En la más reciente y descarada incursión fronteriza contra Venezuela, el Imperio yanqui, utilizando la vocería del dictador Donald Trump, lanza en los pasos fronterizos formales, seuna avanzada compuesta de un lumpen tarifado y hambriento seguido de una infantería narcoparamilitar y protegida, un poco más atrás, por las tropas militares colombianas y del denominado Comando Sur. No pudieron ni podrán pasar. Su derrota desmoralizó mucho a los lacayos proimperialistas que creyeron vencer fácilmente al pueblo independentista y patriota de Venezuela.

Para la fecha, el cártel de Lima y los gobiernos mafiosos y proimperialistas que lo integran, hacen acomodo en su discurso para aparecer como distanciados y no propiciadores de la violencia contra Venezuela y los planes de invasión militar que aplaudieron hasta el pasado sábado 23 de febrero cuando utilizaron falsos positivos y bandera falsa para lograr su propósito.

La clara victoria del pueblo venezolano en esta primera batalla, cohesiona y moraliza nuestras fuerzas político militares y la unidad cívico-militar expresada en la consigna: ¡Leales siempre! ¡Traidores nunca!

La guerra apenas empieza. No la queremos, luchamos por impedirla, agotamos la persuasión y el diálogo como los mejores instrumentos para defender y preservar la paz. Pero tampoco la eludimos. La humanidad consciente sabe que estamos en la hora definitiva de acabar con todas las guerras, con quienes las propician y con el capitalismo,verdadera fuente de explotación, desigualdades y miserias.

Otras batallas inmediatas están dentro de los planes estratégicos imperialistas que colocan en primera fila a los gobiernos lacayos más próximos a nuestras fronteras. La incursión militar directa no ha sido descartada por la voracidad imperialista yanqui, pese a la oposición que encuentran en los aparatos políticos y diplomáticos del consenso entre los Estados del mundo.

El Poder Popular en Venezuela, sigue y seguía siempre alerta en la Defensa de nuestra soberanía

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: