¿La verdad o algo mejor? Jorge Majfud

julio 19, 2019
universidad_eeuu.jpg
La doctora Makaziwe Mandela (hija de Nelson Mandela) recibió hoy la distinción de Ciudadana Global de nuestra Universidad de Jacksonville. Muy apropiadas y oportunas sus palabras sobre la injusticia social, la importancia al respeto por la diversidad, a los inmigrantes, la necesidad de un desarrollo equitativo, la libertad de los individuos y de los pueblos. Creo que su hermanastro (y amigo personal en los 90 en Mozambique), Ntewane Samora Machel hubiese estado de acuerdo.

Sin embargo, hubiese querido que quienes la presentaron por casi una hora, a ella y a su padre, también recordaran (al menos como una nota al pie) que hasta 2008 Nelson Mandela estuvo en lista de terroristas de USA y Reino Unido. No basta con repetir que Mandela sufrió la cárcel por luchar contra el racismo, así, en abstracto y de forma bucólica y ajena.

Sugerí, con anterioridad, que también se recordara este simple pero relevante hecho histórico, que de hecho contribuyó a la injusticia que se pinta como ajena (si fue socialista, como Einstein, como Luther King, puede ser irrelevante).

Pero claro, no hay que echar a perder una ceremonia tan bonita y, sobre ese tema y otros, sólo hubo silencio, flores y aplausos. Cuando estuvo aquí el ex primer ministro Tony Blair echó mano de otra estrategia para no hablar del crimen de Irak: una larga serie de chistes, que debieron costar por lo menos cien mil dólares, como muy barato.

Sí ya sé que no debo decir esto ni aquello. En los últimos días se han ocupado bastante de mi mala costumbre de recordar lo que molesta como una espina, tanto en las redes sociales como a mis espaldas por correos que me reenviaron amigos desde América Latina. Parece que alguna conferencia y entrevistas recientes allá en Uruguay provocaron una ola de frustraciones personales; parece que la mala costumbre de demandar algunas verdades fundamentales y cuidadosamente silenciadas se debe a que yo (el cartero) vivo en la “comodidad de una universidad” [sic]. Si guardase este tipo de pelotudeces que me acusan de “vivir cómodo” en la Universidad y en el Imperio, ya tendría un nuevo libro; no lo publico porque es mortalmente aburrido y lleno de lugares comunes. No sé de dónde sacan eso de la “comodidad”, aparte de sus profundas y arrogantes ignorancias, que es como decir que el trabajo de un granjero es fácil porque se la pasa toda la semana mirando los pájaros y los chanchos comer. No pocos se dan el lujo de opinar sobre lo que desconocen profundamente, lo cual es solo un indicio de sus frustraciones personales.

¿Cuál es la opción? ¿Hacer investigaciones por años y luego callarse para cosechar aplausos? ¿Que me decida a decir lo que ellos piensan y no lo que yo pienso? ¿Debo disfrutar de ese supuesto confort, yendo a la playa con la bandera de algún país poderoso adoptado como calzón y callar lo que la mayoría no quiere escuchar para no pasar por antipatriota? ¿Debemos esperar que levante la voz alguien que trabaja diez horas por día (como nosotros pero en otro rubro) en un rincón silencioso y oprimido del Congo o de Kamchatka?

¿Quieren la verdad o algo mejor?


Otra “Misión, la Luna”? No. ¡Ahora más que nunca en el pasado, ”¡Misión, la Tierra!”

julio 18, 2019

Estos días se celebra el 50 aniversario de la feliz culminación del viaje a la Luna. Los primeros pasos de un ser humano en el bellísimo satélite del planeta Tierra. No cabe duda de que desde un punto de vista científico representa un motivo de satisfacción por todos los conocimientos y técnicas que implica. Pero ahora, al revisar la historia de estos cincuenta años, debemos apresurarnos a corregir tantos y tantos aspectos que ensombrecen el éxito espacial alcanzado en 1969. Las inmensas inversiones que se requerirían para repetir la hazaña en 2024 no tienen la menor justificación social ni ética.

Al inicio de siglo y de milenio se prepararon una serie importante de pautas de conducta colectiva para que la comunidad científica tuviera sobre todo en cuenta no el brillo de unos cuantos sino el bienestar y la calidad de vida del conjunto de los seres humanos: la Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz de 1999, la Carta de la Tierra y la Declaración de Derechos Fundamentales de la Unión Europea en el año 2000… ponían de manifiesto la necesidad apremiante de tener en cuenta antes que nada las cinco prioridades de las Naciones Unidas (alimentación, agua potable, servicios de salud de calidad, cuidado del medioambiente y educación).

Estas son las prioridades que ahora, mirando a los ojos de nuestros hijos y asumiendo nuestras responsabilidades intergeneracionales debemos tener en cuenta. Ahora, “Misión la Tierra. Ahora un nuevo concepto de seguridad que permita atender la calidad de vida de tantas personas que hoy malviven en unas condiciones inhumanas, desprovistas de lo más elemental. No me canso de repetir que es una vergüenza insoportable desde un punto de vista ético que cada día se inviertan en armas y gastos militares más de 4000 millones de dólares al tiempo que mueren de hambre y extrema pobreza miles de personas, la mayoría niñas y niños de uno a cinco años de edad.

“El gran dominio” (militar, financiero, energético, mediático), expresado a través de los grupos plutocráticos neoliberales, solicita más dinero para la defensa territorial… sin tener en cuenta a los habitantes de estos territorios tan bien protegidos. Miles de efectivos humanos y técnicos para la defensa, con una precariedad total de medios humanos y técnicos frente a incendios, inundaciones, tsunamis, terremotos y otras catástrofes naturales. En 2015, gracias a las Naciones Unidas -tan marginadas por el Partido Republicano de los Estados Unidos- y al Presidente Obama, hubo un destello de esperanza al suscribirse los Acuerdos de París sobre el Cambio Climático y aprobarse en la Asamblea General de las Naciones Unidas la Agenda 2030 “para transformar el mundo”.

El Presidente Trump advirtió, inmediatamente después de su nombramiento, que no pondría en práctica ninguna de las medidas suscritas por su antecesor.

Y silencio. Silencio de la Unión Europea, tan insolidaria; silencio de la mayoría de los países que conforman el sistema multilateral; silencio de las comunidades científica, académica, artística… Silencio. Delito cómplice de silencio.

No más inversiones en artilugios bélicos y espaciales. No más manos cerradas, armadas, alzadas. Ahora manos abiertas al abrazo, a la solidaridad, al incremento de los fondos para la investigación biomédica sobre cáncer y enfermedades neurodegenerativas… para hacer frente al ébola y otras pandemias… para un medio ambiente de calidad, “para una vida digna!”.

Ha llegado el momento de la transición histórica de la fuerza a la palabra. No podemos seguir callados. Sí, ha llegado el momento de que sean “los pueblos”, liderados por las mujeres y los jóvenes más avisados, los que tomen la palabra y decidan actuar en consecuencia.

  1. Otra “Misión, la Luna” o “Misión Marte”, NO. Ahora, “¡Misión, la Tierra!”.

Escarabats. Narcís Comadira

julio 18, 2019

Oi que aquesta imatge dels escarabats ens recorda …. persones?

Lents, lluents,
per les coves més fosques
que ells mateixos excaven,
fan camí consirosos.
Senten l’altra presència?
Altres èlitres durs?
Dubten, retrocedeixen,
tots amb el seu fardell.
De cop,
hi ha un refrec instintiu.
Goig o dolor? S’ataquen
acarnissadament,
llancen sucs verinosos.
Una dansa macabra
de taüts xarolats.
Hi ha qui perd i qui guanya.
Tu mira-te’ls: recorda
que també et són germans.

Agraïments. Recordant Guayasamin

julio 18, 2019

En nom de Fundació Cultura de Pau, i de Federico Mayor Zaragoza  volem agrair la forta implicació de extraordinàries persones que han fet possible l’Homenatge a Guayasamin a Barcelona, pels 100 anys natalici i 20 anys seva mort.

Imatge de l’arbre de la Vida on hi ha les seves cendres, a la Fundació Guayasamin. Quito.

Sense l’amic Stefano Puddu, artista, impulsor d’iniciatives, recerques i debats per transformar la nostra societat, que ha treballat el nostre Projecte d’Homenatge a Guayasamin des de la seva vessant artística per tal fos exitós.

Emotius els sons de guitarra de Jordi Pegenaute mentre repassàvem les imatges de l’obra de Guayasamin.

També la bona feina i enginy de l’ Eva Ruiz Muñoz, Coordinadora general d’activitats, producció executiva i de creació artística al Centre d`Arts Santa Mònica, sempre amatent a qualsevol proposta o canvi.

Generosos, mai han tingut un no ni un Potser…Sempre disposats i,  al servei de la perfecció. Gràcies!

Estem contents i agraïts a la Consellera de Cultura Mariàngela Vilallonga que ens va acompanyar i  participar a l’acte amb paraules profundes.

Que l’exConseller Joan Guitart hi volgués ser. Havíem compartit plegats, força ocasions amb Guayasamin. Sempre que venia, preparàvem encontres a casa nostra a l’Ametlla. Les discussions estaven servides no importa el tema: Religió, Indigenisme. Deu. Art. I, de manera especial d’Amor…

Guayasamin repetia una frase que mai oblidaré: que pena no poder hacer el amor con los amigos…

 

Adjunto fotos de l’Acte a Santa Mònica, cal clicar al damunt per obrir-les.

https://wetransfer.com/downloads/29593a37dd4d8546842eab9c34f976df20190712120316/7756e5f8c061ee0243fb63bd612f9cf720190712120316/3ac0d9/grid

 


MengaStones Festival 2019. Clásicos en Menga.

julio 18, 2019
Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera
Junta de Andalucía. Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico

Hoy jueves día 18, a partir de las 21 horas, a disfrutar de la actuación del cuarteto de cuerda de la EMMA en Menga.

 

¡Continúan las noches del Festival MengaStones y el programa Las Celebraciones de la Luna! ¡Te esperamos!

 

Entrada libre y gratuita hasta completar aforo.

 


Guayasamin. Record d’un gegant. IV. Federico Mayor Zaragoza

julio 17, 2019

Federico NESCO. Mères et enfantsNEEn primer lugar, quiero agradecer a Montserrat Ponsa. a Stefano Puddu y a Eva Ruiz Muñoz  la excelente organización de esta reunión en recuerdo de uno de los personajes culturales más relevantes de nuestro tiempo: Oswaldo Guayasamin.  Por lo que pensó, pintó, dijo, movilizó, denunció, propus, era extraordinariamente oportuno rendirle homenaje a los 100 años de su nacimiento y 20 de su defunción.

Quiero expresar también mi reconocimiento a la Consejera de Cultura de la Generalitat, que honra este acto con su presencia y participación.  Igualmente, a mi buen amigo Joan Guitart, Consejero de Cultura de la Generalitat hace algún tiempo.

Y a todos los presentes, a todos los que han participado, a todos los que han contribuido a que este acto fuera posible, mi gratitud.

Recuerdo que cuando era Director General de la UNESCO, muy al principio, hice un rápido balance de la presencia de “los grandes” pintores y escultores españoles en la sede de la Organización.   Estaban Picasso, Chillida, Miró… a los que pronto se unieron Vila Grau, Guinovart y Tapies.  A Tapies vine a “buscarle” a Barcelona, visité su estudio… y muy pronto un excelente cuadro suyo figuraba en un lugar de destacado en la sede de la UNESCO.

Repasé después la presencia de América Latina. Desde el punto de vista literario, ocupaban el primer plano mundial: Octavio Paz, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez, Ernesto Sábato, Borges, Eduardo Galeano… Pero la representación pictórica era muy escasa… cuando ya Oswaldo Guayasamin había desplegado su incomparable obra pluridimensional, fiel reflejo de las culturas originarias.

A través de la Embajada de Ecuador contacté con Oswaldo Guayasamin, que pronto me visitó en París acompañado de Alfredo Vera y Verenice.  Fue entonces cuando me di cuenta de que no sólo era capaz de expresarse de una forma totalmente insólita a través de los pinceles y de los colores sino a través de la palabra. Su breve alocución al recibir el encargo de realizar una obra para la UNESCO, quedará siempre en mi recuerdo como un resumen de lo que debemos tener presente en favor de la igual dignidad de todos los seres humanos.

Pronto “Mères et Enfants” se inauguraba en la UNESCO por el propio Presidente de la República. Y allí permanece, como expresión pictórica y literaria, como grito en favor de los más menesterosos,  como apelación a todas las conciencias en favor de los derechos humanos.

En l’offrant à l’UNESCO, Guayasamin écrit à propos de l’œuvre « Le désespoir, l’angoisse, la détresse envahissent le visage de ces femmes, des ces mères, qui voient leurs fils abattus par-derrièe dans les grandes villes du Tiers-Monde ; des enfants dont les yeux, le foie, le cœur sont vendus dans les pays soi-disant évolués ; leurs fils, leurs enfant, victimes de violences, de la torture policière, des dictatures militaires et civiles et de la bestialité des guerres. Des millions d’enfants qui meurent de faim ou de maladies facilement curables, sans écoles, sans foyer, déamubulant par les rues et les terres arides ; enfants vieillis sans un seul jour de joie, aux grands yeux humides, brillants de tristesse : victimes ne comprenant même pas leur souffrance … la peur, rien que la peur !

Algunos años más tarde, con la complicidad del Presidente Fidel Castro, la UNESCO le designó “Pintor de América.”  Debo confesarles que, una vez concluida la “reparación histórica” de reponer la Biblioteca de Alejandría, pensamos en la conveniencia de colaborar en una obra que sólo podía imaginarse en la mente de Oswaldo Guayasamin: la Capilla del Hombre, en el centro ecuatoriano del continente de América. Acabamos de ver, en el excelente video que ha preparado Montserrat Ponsa para esta sesión, algunas de los excelentes “ilustraciones” de este “santuario” de las civilizaciones a escala mundial.  Falta allí -como se indica por decisión de la familia Guayasamin y de la Fundación que crearon- un boceto original que en el mes de diciembre del año 1998 Oswaldo Guayasamin se empeñó en ofrecerme: había deseado hacerme un retrato desde hacía muchos años, pero yo no había podido visitarle hasta la fecha indicada, demasiado tardía para los ojos, ya cansados de tanto observar, del gran pintor americano.  Me dijo: “ya que no puedo retratarle, llévese usted esta prueba de mi amistad por todos los caminos que hemos recorrido juntos”.

Oswaldo Guayasamin, un gigante que, como acabamos de comprobar en las palabas de Montserrat Ponsa, amaba mucho a Barcelona.  Nos dijo que “dejásemos una llama encendida…. porque pensaba volver”.  Es en lo único en lo que estoy en desacuerdo: no puede volver Oswaldo Guayasamin porque nunca se ha ido, porque nunca se irá, porque sus pinturas y sus palabras seguirán siendo para todos nosotros un referente en la hoja de ruta cotidiana.

 

Federico Mayor Zaragoza

10 de julio de 2019


Guayasamin. Record d’un Gegant III. Joan Guitart Agell

julio 16, 2019
Guayasamin recordat, Quito 1919-Baltimore 1999. Indigenisme 

Guayasamin, gran artista, presenta una característica singular: va ser profeta a la seva terra, reconegut al seu país i  valorat universalment.

Exposà als principals museus del món, va realitzar moltes exposicions individuals. Muralista, escultor, retratista, va rebre importants guardons.

Per esmentar-ne un, el Gran Premio a la Bienal Hispanoamericana de Arte, Barcelona 1955 quan tenia 36 anys.

 

Amic d’empresaris, polítics, artistes i poetes, com Rockefeller o Fidel Castro i fou deixeble i amic d’Orozco.

Enquadrant el personatge i la seva obra en el seu temps i les seves circumstàncies, considero que Guayasamin és un artista emblemàtic de la cultura indigenista.

 

L’ indigenisme és un corrent cultural, antropològica, que te com objecte l’estudi i valoració de les cultures indígenes, denunciant les discriminacions sofertes pels pobles originaris.

Mural de la Patria. Instalado en el pleno de la Asamblea Nacional. Ecuador. Agosto 1988.

Malgrat que políticament l’indigenisme pren importància als inicis del segle XX, es pot parlar de indigenisme des del sermó de fray Antonio de Montesinos de desembre de 1511, denunciant la conquesta espanyola des de la trona de l ’església dels dominics de Santo Domingo. Sermó que ens ha arribat gràcies a la Historia de las Indias de fray Bartolomé de las Casas.

L’ indigenisme es convertí en la política oficial dels estats d ’América a partir del 1940 en que es celebrà el Primer Congreso Indigenista Interamericano, a Mèxic; a Patzcuaro convocat per Lázaro Cárdenas, president de Mèxic de 1934 a 1940.

La pretensió és forjar una nació amb el disseny de l’ Estat, de modificar la manera de ser dels pobles indígenes, sortint de la seva marginació i participant en els “beneficis de la civilització” rebent un tracte favorable que compensi els segles de discriminació, perjudicis i marginalitat i els permeti integrar-se en les millors condicions a la societat.

L’ indigenisme ha estat i és important a tot América, és notable el cas del Brasil a partir del 1940 amb els estudis dels germans Villas Boas.

En la Constitució del Brasil del 1988 es declara que els indis són els primers i naturals senyors de les terres i per fer-ho realitat han començat a atorgar terres als indígenes ,672 amb un total de 1.106.000 kilòmetres quadrats.

Culturalment l’ indigenisme ha estat molt notable a Perú amb el moviment literari i artístic sorgit els anys 30, el major exponent del qual, en pintura, és José Sabogal.

Aquesta és la realitat que visqué el nostre recordat Guayasamin, en aquest marc cultural.

Cultura, com deia Ortega, són les idees vives d’ una societat .

Amb el seu expressionisme va reflectir el dolor i la misèria de bona part de la humanitat i amb la seva originalitat dignificà el seu país amb una obra reconeguda internacionalment i una personalitat admirable per la seva coherència.

 

Barcelona 10 juliol 2019


A %d blogueros les gusta esto: