La fusión nuclear, objetivo esencial para una nueva era de bonanza. Federico Mayor Zaragoza

La obtención ilimitada de energía por fusión nuclear representaría una auténtica inflexión histórica, ya que la humanidad podría reconducir adecuada y oportunamente la actual deriva ecológica y asegurar un desarrollo humano con calidad de vida digna a escala global.
Se han venido realizando progresos para conseguir la fusión en lugar de la fisión nuclear, pero los intereses cortoplacistas de los grandes traficantes de combustibles fósiles  unidos a los de quienes restringen el ámbito de la seguridad a la hegemonía territorial han impedido que se dedicaran al proyecto científico internacional ITER los recursos de toda índole que hubieran permitido avanzar con el apremio exigible. ¡Y éste es el único acelerador que interesa ahora acelerar!
No me cansaré de repetir que ha llegado el momento de la “voz de los pueblos”, liderados por las comunidades científica, académica, artística, literaria, intelectual en suma, para conseguir una nueva gobernanza multilateral que aplique con diligencia las prioridades de las Naciones Unidas (alimentación, agua potable, servicios de salud de calidad, cuidado del medioambiente y  educación) al tiempo que aporte todos los medios necesarios para grandes  acciones conjuntas que permitan disponer lo antes posible de energía procedente de fusión nuclear.
Frente a los miopes gobernantes que no alcanzan a ver más allá de los sombríos horizontes actuales… la voz de los científicos, la voz de los pueblos en favor de los cambios que, todavía, podrían permitir un legado intergeneracional  adecuado.
Es imprescindible resistir. Resistir para no ser espectadores en lugar de actores; para ser ciudadanos del mundo cuando los retos globales  acechan, especialmente a las generaciones venideras; resistir para no permitir que se incumplan por irresponsables líderes actuales los acuerdos sobre cambio climático y desarrollo sostenible que firmaron sus antecesores; resistencia para evitar la vergüenza de la insolidaridad y la indiferencia… Espero que, una vez más, tenga razón Albert Camus cuando escribió que “Sólo los resistentes tienen la última palabra”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: