21 de septiembre, Día Internacional de la Paz. Federico Mayor Zaragoza

septiembre 20, 2019

 

“Si quieres la paz, sé tú el cambio”,
 Mahatma Gandhi.
“Nosotros, los pueblos”.  Así se inicia la Carta de las Naciones Unidas.  No se refiere a los Estados y a los gobiernos.  Son “los pueblos”, es la sociedad civil la que debe tener el papel que le corresponde. “Nosotros, los pueblos… hemos resuelto evitar a las generaciones venideras el horror de la guerra”.  Es la mejor expresión del multilateralismo democrático, única fórmula de gobernación mundial que puede eliminar a los grupos plutocráticos impuestos por el neoliberalismo que han derivado en una crisis sistémica de hondo calado.
El preámbulo del Acta Constitutiva de la UNESCO establece que “la terrible guerra que acaba de terminar no hubiera sido posible sin la negación de los principios democráticos de la dignidad, la igualdad y el respeto mutuo de los hombres, y sin la voluntad de sustituir tales principios, explotando los prejuicios y la ignorancia, por el dogma de la desigualdad de los hombres y de la razas… La amplia difusión de la cultura y la educación de la humanidad para la justicia, la libertad y la paz son indispensables a la dignidad del hombre y constituyen un deber sagrado que todas las naciones han de cumplir con un espíritu de responsabilidad y de ayuda mutua;…la paz debe basarse en la solidaridad intelectual y moral de la humanidad”. La igual dignidad humana, constituye el punto de referencia ético de unos principios democráticos que permitan “asegurar el respeto universal a la justicia, a la ley, a los Derechos Humanos y a las libertades fundamentales que, sin distinción de raza, sexo, idioma o religión, la Carta de las Naciones Unidas reconoce a todos los pueblos del mundo”.
En estos momentos la tolerancia se hace aún más necesaria y se convierte en un factor indispensable para que la convivencia pacífica sea posible. La Declaración de la Tolerancia  que  propuse precisamente con motivo de la celebración del 50 aniversario de las Naciones Unidas y de la UNESCO en 1995 debe ser, hoy más que nunca, la “hoja de ruta” a seguir.   La palabra tolerancia se presta a confusión. La tolerancia no es magnanimidad ni indulgencia ni se refiere a sentimientos de que algo pueda ser tolerable o intolerable. Consiste básicamente  en saber aceptar las maneras de pensar, los modos de vida, las creencias y las ideologías de los otros.
Hoy, gracias en buena medida a la tecnología digital, son muchos los seres humanos que pueden expresarse libremente,  que saben lo que acontece y, sobre todo, la mujer, marginada durante siglos, se halla en camino de desempeñar, en muy pocos años, el importante papel que, en plano de completa igualdad, le corresponde. En muy pocos años -por eso estamos viviendo momentos fascinantes- se van produciendo cambios muy sustantivos y la capacidad de decisión de la mujer, con las facultades que le son inherentes, está por fortuna incrementándose. Por fin es posible contar con las voces de la mujer y de la juventud, presenciales y en el ciberespacio, para propiciar los cambios esenciales y apremiantes que son exigibles antes de que se alcancen puntos de no retorno.
Hoy más que nunca tenemos que despertar en la gente joven la convicción de que es posible superar los obstáculos e inventar un futuro distinto. La humanidad hace frente, por primera vez en su historia, a procesos potencialmente irreversibles, lo que imprime un especialísimo vigor y rigor a las medidas que deben adoptarse para no alterar –lo que constituiría un histórico error- la calidad del legado intergeneracional.
Hoy, por primera vez en la historia, son posibles múltiples transiciones.  Tenemos una conciencia planetaria; el número de mujeres en la toma de decisiones se incrementa, y los medios de comunicación digitales permiten, rápidamente, que los seres humanos pasen de ser invisibles a visibles, de anónimos a identificables.
Las comunidades científica, académica, artística, literaria, intelectual en suma, deben, conscientes de la gravedad de la situación y las tendencias, liderar la reacción popular en favor de la igual dignidad de todos los seres humanos.
Hay repuntes muy recientes que pueden ser de gran interés y que nos deben llenar de esperanza, como esas medidas que se adoptaron en el otoño de 2015 dando respuesta a la gravedad de las amenazas globales de un mundo en manos de irresponsables. La Resolución de 21 de octubre de 2015 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, por la que se fija la Agenda 2030 con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, se titula “Para transformar el mundo”. De inmediato se logró en París la firma de los Acuerdos sobre Cambio Climático convencidos de que era imprescindible, pensando en nuestros descendientes, actuar de forma inaplazable.
Así mismo, se hace evidente la necesidad de un nuevo concepto de seguridad en que, junto a la de los territorios, se tenga en cuenta la alimentación, salud, educación, cuidado del medio ambiente… de los que habitan estos territorios.
Ha llegado el momento del cambio y la autoestima. Ha llegado el momento de alzar la voz con tanta serenidad como firmeza. Ha llegado el momento de la emancipación ciudadana, de los pueblos libres. Nos hemos preparado para la guerra… y hemos hecho, lógicamente, aquello para lo que estábamos preparados. Ahora, está claro que queremos, en estos albores de siglo y de milenio, cambiar radicalmente de actitud y de pauta: “Si quieres la paz, contribuye a construirla con tu comportamiento cotidiano”.
Paz. La paz sea contigo. Paz en uno mismo, en casa, en la escuela, en el lugar de trabajo, en la calle, en la aldea, en la ciudad. Paz a todos. Paz en la Tierra. Este es el más profundo anhelo humano desde el origen de los tiempos, inhacedero por el poder basado en la imposición y en la fuerza. Y esta paz sólo es posible si hay tolerancia y respeto.
Todos deben sentirse implicados y beneficiados. No son temas de Gobierno sino de Estado, no de unos mandatarios sino de la sociedad en su conjunto (civil, militar, eclesiástica)… Todos deben contribuir a facilitar la gran transición desde la razón de la fuerza a la fuerza de la razón; de la opresión al diálogo; del aislamiento a la interacción y la convivencia pacífica. Pero, primero, vivir. Y dar sentido a la vida. Erradicar la violencia: he aquí nuestra resolución. Evitar la violencia y la imposición yendo a las fuentes mismas del rencor, la radicalización, el dogmatismo, el fatalismo. La pobreza, la ignorancia, la discriminación, la exclusión… son formas de violencia que pueden conducir –aunque no lo justifiquen nunca– a la agresión, al uso de la fuerza, a la acción fratricida.
Desde siempre, los seres humanos han intentado hallar puntos de referencia éticos que orientaran sus pasos, especialmente en los momentos en que el hecho ineluctable de la existencia incidía de forma más directa en la toma de decisiones. “Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamamiento a buscar un nuevo comienzo”.  Así se inicia el último capítulo de la Carta de la Tierra, titulado “El camino a recorrer”. 
Como establece la Carta de la Tierra, “para llevar a cabo estas aspiraciones, debemos tomar la decisión de vivir de acuerdo con un sentido de responsabilidad universal, identificándonos con toda la comunidad terrestre, al igual que con nuestras comunidades locales.  Somos ciudadanos de diferentes naciones de un solo mundo al mismo tiempo, en donde los ámbitos local y global, se encuentran estrechamente vinculados.  Todos compartimos una responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de la familia humana y del mundo viviente en su amplitud”. 
Sí, hoy es posible el “nuevo comienzo” al que se refiere la Carta de la Tierra: el por-venir está por-hacer.  Y, por primera vez en la historia, advertimos que es una tarea común.  Que podemos dejar de observar para actuar.  La memoria del pasado, sí, pero sobre todo del futuro.  Unamos voces y manos; tengamos avispados vigías en las torres de observación; anticipémonos a los acontecimientos inconvenientes para la especie humana.
Seamos capaces de actuar a tiempo, en especial en procesos potencialmente irreversibles. Cada ser único dotado de la exclusiva facultad de crear. Esta es nuestra esperanza.
De la razón de la fuerza a la fuerza de la razón. En pocos años, la era de la palabra, de la convivencia “fraternal” como establece el artículo 1º de la Declaración Universal, comenzará su andadura.

Barcelona. Davant Conselleria Economia dimecres 20 setembre 2017

septiembre 20, 2019

Fa dos anys vaig ser present a Barcelona davant la Conselleria d’Economia plegada de gent. Tot va començar el mati amb registres per part de la Guàrdia Civil  a les diferents seus del Govern català: Conselleries d’Economia, d’Hisenda de Treball, d’Exteriors, també dels partits polítics.

L’objectiu? Aturar el Referèndum convocat pel primer dia d’octubre. Detencions múltiples a les quals va respondre Jordi Turull, portaveu del Govern català. Era un estat d’excepció perpetrat pels ultres no catalans.

Van convocar a una Concentració davant el Departament d’Economia al front de la qual hi havien Jordi Sánchez i Jordi Cuixart en representació de l’ANC i d’Òmnium Cultural. Estava a vessar. NO va passar res del què volen ara fer-nos creure, i segueixen empresonats des d’aleshores titllats de provocació.

Jordi’s, us estimem i agraïm la vostra generositat i entrega a la causa catalana.

Era una mena d’Estat d’Excepció provocat per la benemèrita a les ordres del Govern d’Espanya. Detenció d’alts càrrecs del govern de Catalunya, protestes arreu. Aquell 20-S va ser un detonant que, passats dos anys segueix viu.

No ens rendirem. Hi som i no deixarem de pregonar el què és nostre: Catalunya.

Exigim la Llibertat dels nostres presos politics !

 


Roberto Fernández Retamar en el recuerdo

septiembre 20, 2019

 

La Habana rendirá homenaje a uno de sus grandes creadores, Roberto Fernández Retamar al que tuve el placer de conocer y compartir algunos tiempos en la Habana. Falleció el pasado 20 de julio. Era una de aquellas personalidades ante las cuales te quedas sin aliento. No deberían desaparecer nunca. Era siempre una de mis citas cuando viajaba a aquella querida ciudad. Le conocí en un encuentro en el cual participé hablando de mi visión sobre aquel hermoso país, hace ya muchos años. Cuando finalicé me dijo: Eres muy valiente, te felicito. En aquel momento ni siquiera sabía quién era.
Poeta, ensayista, crítico literario, activista cultural-social-político. Diputado, Presidente de Casa de las Américas entre muchas otras pasiones. Muy comprometido con la revolución cubana.
Dotado de una simpatía especial, te sentías acariciado por su grandísima cultura, su don de gentes, por compartir sus conocimientos en interesantes tertulias con los amigos. ¿Premios? Todos, incalculables, a pesar de los cuales era persona discreta, de conversación amena, de saber cómo nadie de todas las Artes, entre las cuales la amistad que cultivaba de forma generosa. ¡Nos faltas!

 


La calle. Silvana Melo Fotos: Claudia Rafael      

septiembre 20, 2019

 

(APe).- Evitemos estar en las calles, dice el candidato opositor. La calle es el escenario de los invisibles. La calle los evidencia. Los hace libres aun con la frontera policial que les planta escudo, casco y garrote disciplinarios. La calle es dormitorio en el colchón que se lleva a cuestas. La calle es abrigo, es mesa en la vereda, son cuatro cajas de cartón para que nadie vea, es la intimidad ante el mundo, es el sueño de día con la frazada hasta la cabeza porque la noche mata. La calle es la indiferencia del otro, es la injusticia que descuida modales.

La calle es territorio a conquistar. Es donde se grita el hambre y la desazón. Es donde se alza el puño al cielo para decir basta. Para que lo vea dios y sus delegados en las casas rosadas y sucursales. Todos ocupados en su propia subsistencia, incluido dios.

La calle es donde se planta una olla enorme y crece el guiso. Donde las doñas desdentadas cocinan y comen. Ellas y sus vecinas y los niños de todas y todos. Donde los pibes apuran un faso y disponen su flacura para hacerle fuerza a un futuro en el que nunca creyeron. Y posiblemente nunca creerán. Donde las pibas llevan su niño colgado y se depositan mansamente frente a Desarrollo Social para pedir esa leche que toca los cien pesos y que no puede comprar nadie.

La calle es donde se lucha. Es donde se exige. La calle es donde se fastidia. Donde se mortifica la tranquilidad de los que gobiernan. Donde se interrumpe el tránsito de los incluidos. Y se levanta la furia de los ministerios. En la calle se consigue la emergencia alimentaria. En la calle se obliga, se delibera, se determina. En la calle se decide. Y se dispone aquello que el poder no tendrá más remedio que conceder. Por DNU o en el congreso.

Por eso dice la ministra ¿Quién puede ir a buscar trabajo si todos los días está en una marcha?

Por eso dice la ministra Si pasan hambre tienen los comedores.

La calle le responde. La calle le habla con centenares de miles de sueños devastados, de gentes sin espacio en el mundo de este lado, con hambre generacional que heredarán sus hijos, con centenares de miles panzones de hidratos, anémicos y malnutridos, de niños sin fuerza para levantar el vuelo propio de la insurgencia, esa chispita sagrada que trae la infancia en la axila izquierda, tan cerquita del corazón.

La calle, deberán saberlo los temerosos y los despreciantes, dice la verdad. Cuando los saqueados se vuelcan a vivir en el afuera es que esta tierra está naufragando. Cuando el hambre se suelta masivamente a apropiarse de las avenidas, los metrobuses y el corazón latente del poder, hay algo que tiembla.

Evitemos estar en las calles, dice el candidato opositor.

La calle es el único territorio que las mujeres, los hombres y los niños anónimos y cesanteados de esta comarca pueden escriturar. Hacer propio aunque vuelen las balas y los gases. En la calle son evidentes y palpables.

Evitarlas es ceder la tierra propia a la voracidad de los conquistadores.


Museu de Granollers. Papers adormits. Pep Duran

septiembre 20, 2019

El Museu de Granollers es complau a convidar-vos a la

inauguració de l’exposició

Papers adormits.  Pep Duran

que es farà el dijous dia 26 de setembre, a les 8 del vespre, al

Museu de Granollers.

La mostra romandrà oberta fins al 24 de novembre

Horari:

De dimarts a diumenge, de 18 a 21 h i diumenge d’11 a 14 h

Tancat els dilluns

Entrada lliure

Museu de Granollers

C. d’Anselm Clavé, 40-42

08401 Granollers


20 de septiembre 2009, inicio Marcha Mundial por la paz y la NoViolencia en L’Ametlla del Vallès

septiembre 19, 2019

Hoy hace 10 años, el domingo 20 de Septiembre 2009, 400 personas caminamos por la Paz y la No Violencia, desde la plaza del Ayuntamiento de L’Ametlla del Vallès hasta el Campo de Vuelo de Llerona, en acto organizado por tres Municipios de la comarca: L’Ametlla del Vallès, La Garriga y Les Franqueses del Vallès. Quisieron sumarse al proyecto en el cual participaré, en tanto que representante catalana del Equipo Base de la MM que se iniciará  el 2 de octubre 2009 en Nueva Zelanda.

Intervenciones: de Jordi Pousa, alcalde de l’Ametlla; de Magda Burguera en nombre de Mundo sin Guerras, de Martí Olivella, de Nova, en nombre de Federico Mayor Zaragoza, quien excusó su asistencia.
Nos acompañó Pasqual Maragall, ex-presidente de la Generalitat de Catalunya, entrañable amigo, que impulsa la Fundación Pasqual Maragall para la investigación sobre el Alzheimer.
En la marcha, de 4 km, participaron vecinos y amigos, muchos de los cuales ataviados con camisetas de la MM que repartió el ayuntamiento.
La interpretación al violonchelo de “El cant dels ocells” a cargo de Taïs Costa, nieta del malogrado Josep Mª Ruera, dió salida a la caminata que estuvo acompañada por una “batukada”

Mis palabras al finalizar el encuentro:

Federico Mayor Zaragoza, es el responsable de mi presencia en la MM. Recuerdo el día que me propuso representar a su Fundación Cultura de Paz, el 7 de marzo de aquel 2009, dos días antes de mi aniversario.

Cualquier proyecto, sin utopías, está abocado al fracaso, al abismo – vean la situación actual de nuestro mundo globalizado-capitalista inmerso en una crisis de toda índole: económica-social-política-de valores- . ¿Qué futuro les espera a nuestros hijos y nietos?
Creo en las personas, y estoy convencida de que sólo ellas, con su voz y actitud, con sus utopías, pueden modificar la vida sobre el planeta. Como decía Machado, caminante no hay camino, se hace camino al andar
He aquí que algunos hombres/mujeres con esperanza, aquellos que aman a las personas, la Naturaleza, la Vida, han tenido una quimera, una idea genial, organizar a nivel universal, una Marcha con gente de todos los Continentes para clamar a una sola voz por la Paz y la no violencia a lo largo de 160 mil Km. atravesando 90 países.
Si los mentores fueron Un Mundo sin guerras, al frente del cual está Rafael de la Rubia, a estas alturas son ya muchas las organizaciones mundiales que se han sumado al proyecto entre las cuales Fundación Cultura de Paz, que, con Federico Mayor Zaragoza, le ha dado un fuerte impulso. Asegura Federico, que ha llegado el momento de las personas, de escuchar su clamor.
La MM se iniciará en Nueva Zelanda el 2 de octubre 2009 y finalizará en Punta de Vacas, Argentina, el 2 de enero de 2010. Un equipo base formado por una veintena de personas -de las cuales formaré parte- , al que se sumarán otras, a su paso por los diferentes territorios, configuraran el cuerpo de este grupo que crecerá a medida que llegue a cada ciudad, pueblo, país: Oceanía, Asia oriental de NZ al Japón, Asia Continental de Korea a Rusia, Europa, África del Norte-Occidental, Norte América, Centro América, Sudamérica. Habrá otros grupos que se unirán al tronco central de la MM provenientes de los Balcanes, y otro que hará Sudamérica por el corredor Atlántico. Otros harán África. Todos confluiremos en Punta de Vacas-Argentina.
Se organizarán actividades antes, durante y después del paso de la Marcha, debates, foros, representaciones culturales y lúdicas, marchas. Todo ello servirá para dar fe del compromiso adquirido por todos nosotros en esta movida e insistir, al unísono: -Por el desarme y la pacificación, -Por el desarme nuclear – en estos momentos máxima prioridad- -Por la retirada de los territorios ocupados, única solución para resolver conflictos .Por la implementación de tratados de no agresión entre países -Para la renuncia de los gobiernos a utilizar la guerra como única solución para resolver diferencias.
Sólo con la palabra podemos llegar a acuerdos,  conciliar, encontrar caminos. ¿Cómo podemos consentir – lo sabemos y no hacemos nada- que se construyan y se vendan armas mientras tanta gente muere de hambre? En un mundo desatinado como el que tenemos, en el que prevalece el desenfreno, algunos estudios confirman que, sólo con un porcentaje del gasto en armas -un 10%-, se podría acabar con el hambre del mundo. Somos conscientes de que ha llegado la hora de que nuestra voz sea un clamor.
Andaremos, hablaremos, nos conoceremos mejor. Tenemos una misma desazón: reconocemos que todos los ciudadanos del mundo no importa color, ideología, somos iguales. Que queremos vivir en paz y concordia en un mundo más justo y equitativo. Exigimos que se respeten los Derechos y Deberes de Hombres y Pueblos, de ahí la necesidad de acabar con guerras y violencia, odios racistas, expoliaciones en beneficio de unos pocos. Nuestra hasta ahora utopía, queremos se convierta en realidad, porque, sólo juntos, podremos construir el mundo de los seres humanos, sin condiciones. Si el mundo nos pertenece a todos, ¿por qué no aprendemos a compartir?
Soy consciente de que formar parte del equipo base de la MM es una gran responsabilidad, mucho más ahora que lo veo cerca. Mi preocupación crece a medida que pasan los días y lo tengo más cercano. Me despierto y me pregunto, ¿seré capaz de hacer lo que corresponde en cada momento? No me avergüenza decir que tengo miedo…
Tendremos que presentarnos ante personajes de la vida asociativa y política, nos recibirán jefes de Estado. Participaremos en debates y ruedas de prensa. Compartiremos opiniones, escucharemos sugerencias, expresaremos nuestros sentimientos. Será una ocasión especial, una experiencia enriquecedora para todos. Visitaremos lugares inusuales, grandes ciudades, pero también pequeños poblados perdidos en algunos rincones de mundo que han pedido nuestra presencia como en Finlandia, o Pakistán.
El reto lo merece: andar unida gente de los 6 Continentes pidiendo PAZ y NO violencia es un hecho insólito. Paz no supone únicamente ausencia de guerra, también que todos los hombres/mujeres tengamos una vida digna: educación, sanidad, trabajo, techo, necesidades vitales cubiertas.
Mayor reto porque no nos conocemos. Sabemos de nuestras afinidades, de nuestros anhelos pero provenimos de países distintos, diferentes lenguas y culturas. Tampoco sabemos de nuestro pensamiento. Esta es ya la primera maravilla, porque conviviremos juntos más de tres meses y, pregonaremos un mismo mensaje de paz, de amor. ¿Nuestra fuerza? Una buena convivencia, un buen conocimiento del otro…
Es el momento de ganar nuestra batalla de hombres libres, unidos en la esperanza de un mundo más justo y equitativo. El pueblo raso, sencillo, no quiere guerras ni violencia.

Solo aspiramos a vivir en paz y concordia en nuestros países, No tener que huir del hambre, la violencia, del miedo… Pone los pelos de punta constatar tanta gente desplazada, lejos de los suyos. Ayer una patera cerca de Cádiz, dejó en el agua al menos 8 muertos, entre ellos mujeres en gestación. No lo podemos permitir, esto es guerra sucia, cruel como las bombas.
Juntos PODEMOS levantar nuestra voz y hacer propuestas de futuro para todos los hombres/mujeres de la tierra. Podemos y debemos, ser miembros activos en la construcción de una nueva sociedad basada en la democracia, en la participación. Todo, a partir de la educación al alcance de todos. Nuestro mundo vive momentos convulsos, de crisis en todos los ámbitos. Haciendo un símil, podríamos decir, que sufre convulsiones similares a las que soporta la madre, previas al parto.
Como dice Eduardo Galeano de forma poética, estamos ante un gran acontecimiento, el nacimiento de este nuevo mundo que está en gestación. Un nuevo mundo que se está formando en las entrañas de un mundo viejo en decadencia, que no ha sabido aprovechar todo aquello de maravilloso que la propia Naturaleza le otorgaba. En lugar de preservarla y mantenerla, la hemos depredado, la hemos saqueado, la hemos exprimido. Hagamos como la madre que espera un hijo, mimémosla, salvémosla
El pasado fin de semana asistimos con Federico Mayor, en Leganés,  a un encuentro de Evo Morales con sus compañeros bolivianos llegados de toda España, y, la mañana siguiente a un encuentro con empresarios, intelectuales y políticos. ¿Sabéis qué resaltó de manera especial haciendo alusión a la Naturaleza o la Pacha Mama como ellos denominan la Tierra? Que hace falta que reencontremos el equilibrio, porque de nada servirá reclamar Paz y Derechos Humanos si la vida sobre la tierra está a punto de extinción, por culpa de nuestra negligencia. No quedarán hombres ni tierras a defender…
Hagamos pues llegar la voz del pueblo a los gobernantes que tienen en sus manos el futuro de la Humanidad. Digámosles que cambien bombas por palabras, armamento por educación, gastos suntuosos para solventar el hambre y erradicarlo, que trabajen por el bien común, y sobre todo, que castiguen la corrupción.

Que queremos dibujar, juntos, el futuro que queremos, para nuestros hijos, para nuestros nietos, no sólo aquí sino en todo el mundo. No olvidemos que es de todos, que debemos compartirlo.

Y respecto a nosotros, los ciudadanos, intentemos ser responsables, clamemos y demostremos que hay otra manera de vivir, que un mundo digno nos espera y debemos hacerlo nuestro, lejos del neo liberalismo que nos ha abocado a una crisis total, de la cual sólo nos libraremos, si andamos juntos y no dejamos que el consumismo nos ahogue.

¿Cómo? Recuperando el placer de la amistad, de la conversación, de la vecindad comprometida.

Hagamos nuestro el lema de l’Ametlla por la Paz, hermosa tarjeta de presentación que proyectaré por todas partes dónde vaya. Explicaré que soy la Juez de Paz de un pueblo de 8.100 mil personas, responsables y comprometidas con la vida, que pugnamos por un mundo más justo.


Judici a la Democràcia. Jordi Cuixart

septiembre 19, 2019
omnium cultural
“El fet que sigui irrepetible és allò que fa tan dolça la vida”
Emily Dickinson

Estimadíssims socis,

Demà, 20-S, farà 2 anys que milers de ciutadans no vam dubtar ni un segon a sortir al carrer per defensar les institucions i el dret a l’autodeterminació, davant l’abús de poder de l’Estat. L’aprenentatge ha estat excepcional i, com vam dir al Suprem, estem obligats a continuar protestant perquè els nostres fills també puguin fer-ho en el futur. Ara ja sabem que les amenaces de presó no seran mai més un topall per a les nostres aspiracions nacionals.

Després de més de 700 dies, hem après que la sentència no pot suposar cap fre, sinó tot al contrari. Des de la presó també hi haurem de donar resposta, mantenint la resolució democràtica del conflicte com a prioritat, des de la lluita noviolenta i els grans consensos.Hem de fugir del debat estèril entre diàleg o confrontació, perquè evidenciar la manca de voluntat d’entesa de l’Estat forma part de l’estratègia de confrontació, i no suposa cap renúncia.

Perquè és l’Estat qui nega sistemàticament el diàleg i segueix sense condemnar la violència i la brutalitat policial. Avui, el veritable entrebanc per a la governabilitat de l’Estat segueix sent el conflicte amb Catalunya. Elecció rere elecció, els diferents governs espanyols són incapaços de donar-hi una resposta democràtica. I la monarquia i els poders de l’Estat tampoc no poden amagar la seva responsabilitat.

La sentència del Suprem serà un retrocés de llibertats sense precedents per a qualsevol activista, per a qualsevol ciutadà que vulgui millorar la societat. Per això, restablir plenament els drets fonamentals depèn de la nostra determinació i de la voluntat de sacrifici.

Tinguem coratge. Ho tornarem a fer, perquè no podríem haver fet una altra cosa. Ho farem, sobretot, per amor a la vida! Saber-nos junts fa que tot valgui la pena.

jordi cuixartJordi Cuixart
President d’Òmnium Cultural

Presó de Lledoners, 18 de setembre del 2019

A %d blogueros les gusta esto: