Distopías alimentarias. Gustavo Duch

 

Se especula mucho sobre el futuro alimentario y cada cual dispara su teoría distópica. Los más adictos a la ciencia ficción aseguran que con pastillas de colores nos bastará; los más catastrofistas auguran que solo una clase muy privilegiada, con huertos electrificados, tendrán comida fresca todo el año y el resto nos alimentaremos de sus basuras; o bien, repiten como grillos otras voces, los insectos serán la alimentación del futuro.

¿Distopías de futuro? Tal vez pero quizá nos conviene primero analizar las del presente que retratan muy bien la locura de nuestro sistema alimentario y sus disparates. Muchas veces he relatado el asombro del campesino y escritor Pierre Rabhi cuando supo de un accidente en Perpinyà entre dos camiones. Un choque frontal que desparramó las mercancías de ambos. Del que venía de Francia hacia Mercabarna cayó toda su carga de tomates, del que subía de Almería hacia Francia también cayó toda su carga… de tomates.

Importar y exportar estúpidamente no es un caso anecdótico, es intrínseco al libre mercado que -digan lo que digan- sí que tiene leyes que lo regula: la ley de obtener el máximo beneficio. Son muchísimos los ejemplos que podríamos describir. La organización Local Futures, explica varios, como el caso de México, que es el principal destino del maíz de EEUU, aproximadamente por un valor de 2.600 millones de dólares anuales. Con este cereal en México crían miles de terneros que exportan también hacia EEUU donde los acaban de engordar, faenar y comercializar… hacia México. Lo mismo ocurre con la pesca capturada en Alaska, bacalao, arenques, almejas que desde este estado de EEUU sale hacia China y una vez procesado en sus maquilas es vendido en los supermercados de… EEUU.

En Europa tenemos muchos casos similares. El bacalao pescado en Noruega se manda a China para ser procesado y de ahí vuelve a Noruega para ser vendido en su país y en el mundo entero. Seguramente también a los mercados selectos chinos. Gran Bretaña exporta 15.000 toneladas de galletas cubiertas de chocolate cada año. A su vez ella importa 14.000 toneladas anuales de… galletas cubiertas de chocolate. En cuestión de mantequilla, Gran Bretaña produce 150.000 toneladas de mantequilla y aún cuando en sus domicilios se consume 170.000, exporta más de 60.000 y finamente, claro, acaba importando más de 80.000. Y bien sabemos qué ocurre con el comercio de carne porcina en Europa. España es importadora de lechones europeos por valor de 44 millones de euros anuales, que son muchos lechones, que una vez engordados, al menos, más de la mitad viajan de vuelta hacia los supermercados de media Europa.

No estamos hablando de un comercio que responda a necesidades climáticas para aprovechar producciones específicas de temporada o comercio de alimentos muy particulares; al contrario es un comercio absurdo que afecta gravemente al clima. Me gustaría saber cuánto suman las emisiones de CO2 que los barcos y aviones comerciales provocan en este comercio innecesario. O no, yo también me volvería un poco más loco.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: