Vivir contra morir. Farruco Sesto

Publicado hoy en mi columna de Correo del Orinoco Mar de Leva
Tomo prestado el contundente verso de Gustavo Pereira, nuestro querido hermano mayor en la poesía y en la consecuencia, para darle título a esta columna y, con ella, a la idea de que eso es precisamente lo que nos toca, vivir contra morir, a quienes alentamos la llamarada de la revolución bolivariana. Pero no como responsabilidad de  cada uno por separado, a la orilla de su cotidianidad, sino como el gran reto del conjunto de todos nosotros, en el vital espacio de nuestro proyecto emancipador.
Queridos camaradas, yo sé que lo sabemos. Pero provoca reiterarlo, y hay que insistir en ello, cuando el cansancio o la desesperanza pudieran representar alguna de las piedras en el camino.
Vivir contra morir. Pues no hay otras opciones a la vista, ni otro plan B en el horizonte, ante las dificultades, las amenazas y las agresiones reales de nuestros enemigos. Necesario es vencer, como diría otro camarada, ya un poco más lejano en el tiempo, pero siempre presente.
Vivir, vivir, vivir.  Esto es, avanzar, consolidar nuestro proyecto colectivo sin renunciar a su esplendor, ni a su esencial pureza.
Vivir contra morir. Apretar duro el paso y el ánimo, afinar la mirada, y exorcizarnos de todos los demonios posibles, incluyendo no únicamente a los que siembra el adversario, sino también a nuestros propios diablos internos, que nunca faltan.
Vivir contra morir. Para ganar esta batalla y todas las batallas que haga falta. Para continuar la lucha que otros ya comenzaron hace siglos. Y para encender la luz en donde haya que prenderla, de modo que ilumine también a los que más tarde vengan para sustituirnos.
Lo sentimos así. Sabiendo al mismo tiempo, y por otra parte, que en la humana aventura no estamos solos. Puesto que el milagro de nuestra revolución, con todas sus circunstancias y particularidades, no constituye un hecho aislado, sino que de alguna manera se conecta con un gran propósito general de largo aliento que trasciende culturas, generaciones y fronteras: un viejo sueño milenario.
De modo que vivir es necesario. Vivir contra morir. Honrando la enseñanza  y profecía del comandante Chávez de que viviremos y venceremos. Y también la palabra de otro poeta que nos dejó escrito en algún lugar: “en esta vida morir es cosa fácil, hacer la vida es mucho más difícil”
Pues eso es, justamente, y no otra cosa, lo que hay que hacer: la vida. En nuestro caso, la revolución.
Con lo cual me provoca decir una vez más, de modo que lo digo: unidad, lucha, batalla y victoria.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: