Los presos del procés podrían obtener un régimen de semilibertad antes de Navidad

diciembre 6, 2019

El próximo 14 de diciembre es la fecha límite para que la Junta de Tratamiento Peniten-ciario decida el grado en el que clasifica a los independentistas que se encuentran en prisión. Por María José Pintor Sánchez-Ocaña. Diario 16

procés

La vida podría cambiar en cuestión de días para los presos del procés. De hecho, Oriol Junqueras y el resto de condenados líderes por la declaración de independencia podrían obtener un régimen de semilibertad este mismo mes.

El próximo 14 de diciembre es la fecha límite para que la Junta de Tratamiento Penitenciario decida el grado en el que clasifica a los independentistas que se encuentran en prisión.

Así, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Carme Forcadell y Dolors Bassa podrían obtener el segundo grado aunque la legislación también prevé que se les pueda clasificar directamente en tercer grado.

Pero dada la duración de la condena, es más probable que sea el segundo grado que es el que, por otro lado, tienen la mayoría de los presos.

Para que pudieran salir de prisión, se les podría aplicar el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario.


Jordi Cuixart. Des de la presó…

diciembre 6, 2019
omnium cultural
«El desitjable no és cultivar el respecte
per la llei sinó per la justícia».

H.D. ThoreauEstimadíssims socis,

780 dies després que els poders de l’Estat ens empresonessin en nom de l’article 2 de la Constitució i en un dia com el d’avui, l’única cosa a celebrar és que seguim lluitant per la llibertat, la cultura i la defensa dels drets humans.

Després de quaranta-un anys, la Constitució que suposadament havia de garantir els drets i les llibertats dels ciutadans és avui l’excusa ideal per retallar drets fonamentals.

Finalment, la farsa ha quedat del tot desemmascarada i no només s’incompleix sistemàticament l’accés a drets constitucionals com l’habitatge, sinó que es condemna penalment la protesta que permet protegir-los, ara amb un nou decret per tallar l’accés a internet sobre la taula i en una espiral de retallada de llibertats que l’Estat justifica en la defensa de la sagrada unitat d’Espanya: una regressió democràtica en tota regla i del tot impròpia a la Unió Europea.

Convé recordar que és el Tribunal Constitucional qui en plena emergència climàtica suspèn la Llei del canvi climàtic aprovada pel Parlament de Catalunya. Perquè la realitat és que, mentre l’extrema dreta ocupa la vicepresidència del Congrés, a les últimes eleccions es va negar el dret a vot a 5 milions de ciutadans pel seu lloc de naixement.

Igual que la justícia que no entén el poble no és justícia, la Constitució que no defensa els drets dels seus conciutadans es converteix en una mordassa. La persecució dels qui qüestionen les lleis contradiu l’esperit de qualsevol constitució democràtica; per això, l’Estat i els partits catalans han de tenir clar que no renunciarem mai al dret d’autodeterminació.

Però també hi ha lloc per a l’esperança: som a les portes de la 69a Nit de Santa Llúcia, la Festa de les Lletres Catalanes, enguany a Santa Coloma de Gramenet, bressol del model d’escola catalana i la immersió lingüística com a motor de cohesió social. I, d’altra banda, deixeu-me agrair la generositat del Museu de la Terracota de la Bisbal d’Empordà, que està acollint una mostra de les peces de ceràmica fetes a la presó.

Amics i amigues, que la cultura ho inundi tot i que només els petons ens tapin la boca.

Sempre endavant!

jordi cuixartJordi Cuixart
President d’Òmnium Cultural

Presó de Lledoners, 5 de desembre del 2019

Gaia. Ramón Torres Galarza

diciembre 5, 2019

ser-del-sur

 

Desde lo más profundo

la tierra, late como organismo vivo,

se autoregula

puede controlar o desatar

una fuerza inmensa,

dispuesta a explotar,

transformar la materia,

reemplazar nuestra especie,

si es que no

declaramos la paz,

entre los seres humanos y la naturaleza….


40 años de la tragédia tren Les Franqueses del Vallès

diciembre 5, 2019
Les Franqueses recuerda los 40 años de la tragedia ferroviaria que costó la vida a 22 personas. Revista El Vallès

Hoy 6 de diciembre se cumplen 40 años del mayor accidente ferroviario de la historia del Vallès. Fue en les Franqueses: perdieron la vida 22 personas y más de cincuenta resultaron heridas.

Ese trágico día un convoy que bajaba en dirección Barcelona por la línea R3 chocó frontalmente con un tren que subía dirección a Vic a la altura de la calle Pau Casals más cercana a la plaza del Matadero. El maquinista que conducía el tren que había salido de Ripoll detectó que los frenos no funcionaban correctamente, en Sant Martí de Centelles. Allí bajaron los pasajeros, pero continuó circulando hacia Barcelona para su reparación. Durante el trayecto, el convoy se detuvo en el Figaró para dejar pasar otro tren, el conductor bajó y cuando volvió a salir de la estación vio que el tren había emprendido la marcha sin control ayudado por la pendiente.

En la estación de la Garriga no se pudo evitar que el convoy continuara bajando dirección Barcelona. Se decidió cortar la corriente de la catenaria, pero finalmente, sobre las 9.30 horas, chocó frontalmente con otro tren que había salido hacía pocos minutos de Granollers. El resultado del impacto fueron 22 personas muertas y más de cincuenta heridas.

Este accidente se convirtió en portada de muchos periódicos locales y nacionales de la época, y varias autoridades del momento se desplazaron hasta el lugar de los hechos. Unos años después, en 1984, el maquinista que abandonó el tren fue condenado por estos hechos

ACTOS PARA RECORDAR LA TRAGEDIA Y PARA RECLAMAR MEJORAS

El Ayuntamiento de Les Franqueses ha organizado la semana próxima dos actos para conmemorar esta tragedia.

El martes, 3 de diciembre a las 11.30 horas, en la sala de plenos del Ayuntamiento dos fotoperiodistas que cubrieron la noticia del accidente hicieron donación de sus originales. Se trata de Ramon Ferrandis y Miquel Riera.

El viernes, 6 de diciembre en el Ayuntamiento de les Franqueses se hará una recepción al conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet y posteriormente en la calle Pau Casals, en el tramo comprendido entre las calles del Congost y de Balmes (detrás de la plaza del Matadero), se llevará a cabo el acto de conmemoración del accidente ferroviario de 1979.

«El acto quiere ser un momento para recordar a las víctimas y también de agradecimiento hacia todas las personas que participaron en las tareas de rescate, tanto profesionales como personas anónimas que colaboraron. Por tanto, se trata de una conmemoración abierta a toda la ciudadanía», explican desde el Ayuntamiento.


Salvar Venecia. Federico Mayor Zaragoza

diciembre 5, 2019

 

federico-mayor-recien
Es un patrimoniomundial. Nos pertenece a todos. Todos debemos colaborar para que este tesoro cultural se conserve debidamente. Igual que Notre Dame. Igual que la Amazonia. Es otro inmenso error del actual sistema plutocrático que margina el multilateralismo democrático y que pone en manos de unos pocos países –de uno sólo en realidad- la gobernanza del destino común.
Cada día se invierten en armas y gastos militares más de 4000 millones de dólares, al tiempo que –no me canso de repetirlo- mueren de hambre y extrema pobreza miles de personas, la mayoría niñas y niños de uno a cinco años de edad. Fondos, más fondos, insaciables fondos para la defensa territorial… ¿Y qué queda para los habitantes de estos territorios? ¿Qué recursos para una vida digna en espacios tan protegidos mediante artificios bélicos progresivamente más eficaces y costosos? ¿Qué tecnologías se desarrollan para hacer frente a las catástrofes naturales, a los incendios, a las  inundaciones, a los terremotos…?
La humanidad se halla desasistida en las cinco prioridades establecidas por las Naciones Unidas -alimentación, agua, servicios de salud, cuidado del medio ambiente y educación- y en la capacidad de prevenir y de actuar frente a las amenazas globales. Con Barack Obama como Presidente, en otoño de 2015, se logró una pausa de  esperanza: tras desoír durante muchos años los consejos de los científicos para evitar el deterioro ecológico, subrayando en algunos casos el carácter irreversible de ciertos procesos, logró que los más avisados reaccionaran y suscribieran, en el marco multilateral, los Acuerdos de París sobre Cambio Climático y la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para “transformar el mundo”. Todo parecía indicar que se habían -¡ya era  hora!- reconducido las gravísimas situaciones que habían originado irresponsables gobernantes.
Pero la esperanza duró muy poco: la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos, condujo -como era de esperar por la reconocida animadversión al multilateralismo que caracteriza al Partido Republicano de los Estados Unidos- a la exigencia, inmediatamente aceptada por el G7, de mayores fondos para defensa y a la aseveración de que no pondría en práctica los ODS ni los apremiantes acuerdos sobre cambio climático… ¡Y no hubo respuesta alguna institucional ni personal al inmenso agravio que hacía al conjunto de la humanidad el inverosímil presidente norteamericano!
Expongo todo esto para que comprendamos que salvar Venecia forma parte del viraje que debemos realizar sin demora a escala planetaria. Es inaplazable, a través de grandes clamores populares tanto presenciales como en el ciberespacio, fomentar un nuevo concepto de seguridad que atienda las prioridades ya indicadas para una vida digna y que, siempre en el marco multilateral, permita resolver la mayoría de los conflictos –como pretendieron Wilson y Roosevelt- a través de la palabra y no de la fuerza.
Por primera vez en la historia nos hallamos ante un caso inminente de responsabilidad intergeneracional, ya que debido a la ya subrayada irreversibilidad potencial de algunos procesos, la habitabilidad de la Tierra en su conjunto podría verse afectada y el histórico error de no haber sabido evitarlo recaería sobre las generaciones actuales.
Venecia se hunde… y se eleva simultáneamente el nivel del mar. Hace siglos que se desviaron ríos y se construyeron muros y grandes presas. Desde hace más de tres décadas –recuerdo las actividades llevadas a cabo por la UNESCO en los años noventa- se realizó un estudio de gran interés hidrológico para poder contener, a través de 78 diques o barreras móviles adecuadamente situadas en las entradas a la  laguna de Venecia, las “aguas altas”… El MOSE (módulo experimental electromecánico proyectado al final de la década de los ochenta) se fue perfeccionando y parecía que su puesta en práctica solucionaría la protección de la “ciudad acuática”. Una vez más, se han dedicado grandes sumas a los bombarderos y cohetes para plena satisfacción de los consorcios bélico-industriales, pero se ha demorado la puesta en práctica y eficaz funcionamiento de los diques que debían “aislar” la laguna del Mar Adriático. El sistema de compuertas se inició finalmente en el año 2003 y debía estar en funcionamiento en 2016.
¡35 millones de turistas al año! Todo el mundo, directamente o a través de los medios de comunicación, debe recorrer y disfrutar de la ciudad de los canales, uno de los más inverosímiles patrimonios culturales de la humanidad. La deriva neoliberal va acompañada de una mayor brecha social, de la única razón de la fuerza y del progresivo deterioro de la habitabilidad de la Tierra, debido a que por primera vez en la historia de la humanidad, tienen incidencia ecológica diversos aspectos propios de la actual forma de vida de casi 7000 millones de seres humanos. Es intolerable que, habiéndose alcanzado acuerdos muy importantes en 2015 sobre el Cambio Climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Presidente republicano Donald Trump siga marcando el ritmo de la vida en el conjunto del planeta sin que  nadie se oponga a sus designios. Hasta ahora. Venecia, la Amazonia, los incendios en California… pueden ser los detonantes que inicien la reacción popular. Ha llegado el momento de “Nosotros, los pueblos”. De no ser nunca más espectadores, sino actores de nuestro propio destino.

Frio. Lluvia. Viento

diciembre 4, 2019

Aluizio ferreira Palmar

Son días como hoy cuando más duele la miseria de demasiados, sin techo, sin comida, a merced del frío y la incertitudumbre.

¿Por qué hemos construido o, ayudado a construir este el mundo irreal, donde una inmensa mayoría no tiene cómo vivir, donde morir?

Me duele imaginar como se sienten, cómo explican a sus hijos los motivos de tal situación. Tal vez antes vivieron mejores momentos pero ahora sus vidas cambiaron por falta de trabajo o con remuneración ínfima, que no les permite vivir con dignidad.

¿A quien culpar? Nuestra sociedad es injusta, necesita revisión.

¿Hay alguien capaz de modificarla?

¡URGE!


[Palabre-ando] Soberanía alimentaria. Gustavo Duch

diciembre 4, 2019
Nos adentramos en este tema desde varias vertientes. Reflexionamos sobre cómo puede la agroecología combatir a la extrema derecha, descubrimos algunas conexiones de las grandes empresas de alimentación con el franquismo y nos acercamos a Brasil, donde el gobierno de Bolsonaro tiene una particular relación con el campo. En clave de memoria histórica, analizamos el caso de los pueblos de colonización de la dictadura franquista. Y, tras conversar con tres jóvenes sobre los retos políticos de la actualidad, observamos cómo algunas iniciativas rurales relacionan capitalismo con fascismo y le hacen frente desde la desobediencia no violenta.

Ilustración: Eixa


A %d blogueros les gusta esto: