¿Qué pasaría si Australia fuera un planeta? Bill McKibben / Resumen Latinoamericano

Como principal exportador mundial de carbón, Australia está quemando su propia casa.

Una forma de entender los incendios devastadores en Australia, y tal vez de comprender más claramente cómo se desarrolla el cambio climático en todo el mundo, es imaginar que el continente del sur es, de hecho, un planeta.

De alguna forma, así puede concebirse, ya que no se puede llegar a Australia desde gran parte del mundo sin un largo viaje. Y los australianos son autosuficientes en muchos sentidos, cultivan mucha comida en una nación bien dotada de tierra, sol y agua, aunque cada vez es más difícil debido a la sequía agravada por el cambio climático. Australia también tiene su propio sistema de flora y fauna que no se encuentra en ningún otro lugar de la tierra, no solo koalas y canguros, sino también cuoles, wombats y petauros de azúcar.

Durante mucho tiempo, su aislamiento le vino bien a Australia, el «país afortunado», como se autodefinía. Incluso estaba un poco protegido por su aislamiento del miedo a la guerra nuclear, como recordarán aquellos que tengan la edad suficiente para recordar la película clásica On the Beach.

Pero ahora Australia está sufriendo, con dureza, los primeros efectos del cambio climático. Resulta que sus características físicas únicas son especialmente susceptibles de verse afectadas por el calentamiento global que ahora se encuentra en sus primeras etapas. La Gran Barrera de Coral ha sido dañada por varios episodios de decoloración severa por el calentamiento del agua del océano. Los enormes bosques de algas marinas que rodeaban las costas del sur de Australia han sido prácticamente arrasados. Y ahora el fuego se ha extendido como nunca antes.

A medida que la tierra se calienta, las sequías se hacen más profundas y prolongadas. Lo hemos visto en California (cuyo clima está lo suficientemente cerca de Australia como para que millones de eucaliptos altamente inflamables prosperen también en el Estado Dorado), y ahora lo vemos en los estados australianos de Victoria y Nueva Gales del Sur, donde las temperaturas y la aridez récord han preparado el escenario para la tormenta de fuego, tan intensa que genera su propio clima. El fin de semana pasado, el suburbio al oeste de Sydney fue el lugar más cálido de la tierra, con el termómetro marcando cerca de los 49 grados Celsius y una humedad relativa de un solo dígito. Esta es la receta exacta para desencadenar un infierno, que se repetirá en todo el mundo en territorios similares.

Australia también es un microcosmos en su economía y actitudes. La mayoría de las primeras víctimas del cambio climático (islas bajas del Pacífico o comunidades indígenas del extremo norte) habían contribuido poco, si acaso, para causar el problema. Pero Australia es diferente. Sus ciudadanos compiten con los canadienses y los estadounidenses en la mayor emisión de carbono per cápita del mundo. Y mucho más perjudicial, Australia exporta más carbón que cualquier otra nación de la tierra. Sin embargo, la mayoría de los australianos ha optado por no hacer mucho al respecto. En sus últimas elecciones nacionales, le dieron el poder a un tal Scott Morrison, quien se convirtió en una figura política cuando, en 2017, llevó un trozo de carbón al Parlamento para pasarlo a sus compañeros. «No te asustes», dijo. «No tengas miedo».

En otras palabras, si Australia realmente fuera un planeta, rápidamente destruiría su clima por sí sola. No puede culpar a otros de la destrucción. En cualquier cálculo moral, Australia se ha hecho esto a sí misma. Lo cual no quiere decir que los australianos individualmente sean culpables. Como en otros lugares, la industria de los combustibles fósiles ha hecho todo lo posible para manipular los sistemas políticos: las elecciones que llevaron a Morrison al poder fueron testigo de como un barón del carbón gastaba más dinero en anuncios de campaña que los principales partidos políticos del país juntos. (El mismo barón del carbón, Clive Palmer, también está construyendo una réplica exacta del Titanic, si le gusta la exageración como metáfora). Y, por supuesto, el debate político australiano está envenenado por su hijo predilecto, Rupert Murdoch, que es dueño de la mayoría de los periódicos del país y los usa para, bueno, ya conocen Fox News.

Afortunadamente, los australianos de a pie se están levantando para decir que ya basta. Los jóvenes protestan a niveles récord, los bomberos voluntarios muestran un inmenso heroísmo y las comunidades afectadas demuestran un altruismo increíble ante el desastre. Los ciudadanos de pueblos devastadas por el fuego se negaron a estrecharle la mano a Morrison, que acababa de regresar de unas vacaciones en Hawai, cuando tuvo la desfachatez de visitar las cenizas ya tarde.

Pero la prueba del verdadero cambio será lo que hagan los políticos de Australia sobre las nuevas y masivas propuestas de explotación de combustibles fósiles, como la mina de carbón Adani (una de las minas de carbón más grandes del mundo), la posible apertura de la Gran Bahía Australiana para perforar petróleo en alta mar, y los proyectos de fracking de enormes cantidades de gas en el Territorio del Norte. Hasta ahora, los presagios no son buenos: Morrison ha dicho que está pensando legislación que haga ilegal que los activistas presionen a los bancos para que dejen de prestar créditos para el desarrollo de combustibles fósiles.

Australia es un microcosmos del mundo de otra manera también. Habiendo reprimido salvajemente a su población indígena, su gobierno ignora por completo la experiencia de esas personas en el manejo del fuego en el territorio. No sabemos si ese conocimiento indígena puede hacer frente a un clima que está cambiando tan abruptamente como el nuestro. Sigue siendo una pregunta abierta, pero emprender un diálogo real con las únicas personas que han experimentado la ocupación a largo plazo del continente parece una buena idea.

La idea de Australia como un planeta propio solo puede ayudarnos hasta un punto, por supuesto, incluso si dejara de exportar carbón mañana y decidiera impulsar su propia economía con abundante viento y sol, la temperatura de Australia continuaría aumentando. El país no puede, por sí solo, resolver el calentamiento global. Pero si el impacto de estas horribles tormentas de fuego es lo que se requiere para cambiar decisivamente la política, la tecnología y las relaciones de Australia con los habitantes originales del continente, ese ejemplo demostraría al resto del mundo que el cambio real no es imposible. Imagine una Australia que deja de construir nuevas minas de carbón y comienza a instalar más granjas solares y baterías gigantes; imagine una Australia donde las personas se retiran lo suficiente como para darle al mundo natural el margen que claramente necesita.

Lo que veremos, el próximo año o dos, es si las sociedades modernas son capaces de responder a este tipo de horror con la velocidad y el coraje que exige la ciencia. Planeta Australia puede ser el mejor experimento que podamos tener.

https://www.thenation.com/article/australia-fire-climate-change/

Traducción: Enrique García

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: