El mundo camina en dirección errónea

Cuesta asimilar-conocer todo lo que sucede: hambre, guerras, exilio, abruman por doquier y no merecen, casi, la atención de nadie. Solemos quedarnos con lo más próximo, es lo único que nos preocupa.

No prestamos la debida atención más allá de las fronteras donde hambre-muerte se ceba con millares de personas, seres humanos que necesitan nuestro soporte.

Hemos malbaratado lo que tanto les costó ganar a nuestros abuelos.

Las exigencias-necesidades familiares crecen, en unas familias que han dejado de ser lo que eran, personas dedicadas al bienestar de todos: educación-salud-trabajo-amor. ¿Por qué?

Ha diezmado su labor educativa dejándola en manos ajenas. Preocupa el futuro de nuestra Sociedad:  las ramas crecen a su albur y el tronco que debería resistir, se desmorona. Peligra el futuro, so pena de perecer en el intento. 

La Ecología y el Clima sufren dolores de parto. También la Economía sometida a los intereses de unos pocos.

La polución nos acecha, la contaminación mata. Extrañas enfermedades acaban con la vida de los más pobres algunos de los cuales duermen en la calle por falta de un techo bajo el cual vivir junto a los suyos. Bosques y Océanos se han convertido en enormes basureros sin límites.

Contaminación en estos momentos nos ataca bajo del nombre de Coronavirus Covid-19. Todo parece indicar que les interesa a algunas Industrias, en déficit los últimos tiempos.

¿Mundo de los seres Humanos? 

Hace años que Gobierna y dirige al mundo la Economía de unos pocos privilegiados que, tienen en sus manos el futuro de la Humanidad. No es esperanzador. 

Nosotros todos debemos laborar con firmeza:  tenemos en nuestras manos el poder para cambiar este futuro. ¿Cómo?

Recuperemos viejas costumbres de austeridad, de fraternidad, de familia. El mundo puede seguir adelante si quienes aquí moramos nos lo proponemos. Y, ¡queremos! 

Recuperemos viejas costumbres familiares, acabemos con el desasosiego de comprar-usar-tirar. 

Intentemos encontrar trabajos de cercanía. Evitemos viajes para aminorar la contaminación. 

Cocinemos, comamos de forma saludable, no cualquier guarrada -perdón por la calificación- para no cocinar.

Recuperemos el valor de la amistad con los que tenemos alrededor. Hablemos de los temas que nos acucian, intentemos solucionarlos juntos. En todas las comunidades hay personas capacitadas para la diversidad.

A momentos difíciles y precarios Soluciones amistosas. Todo es posible, si nos lo proponemos.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: