Gustavo Duch. Mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, cultivarán pequeños huertos que alimentarán al mundo.

 

En el patio de vecinos escuché una conversación de ventana a ventana donde se preguntaban, “si a simple vista se pudieran ver los virus, ¿qué veríamos?” Un ejercicio interesante, pensé, y que quise descifrar. Mentalmente aumenté el tamaño del virus hasta que alcanzó los seis o siete centímetros de largo, que lo pudiera coger con la mano. Y entendí lo espantoso que sería ver millones de bichos volando uno junto al otro, a modo de gigantescos enjambres que, estornudo a estornudo, avanzarían a gran velocidad. A la proporción, serían unas nubes víricas de varios kilómetros cuadrados avanzado en un día de cien o doscientos kilómetros. En mi cabeza había transformado la pandemia en una plaga de langostas.

Plagas de langostas que en estos tiempos de epidemias globales no son solo pasajes bíblicos ni imaginaciones mías. Al contrario, siguen muy presentes y su gravedad debería de abrir los noticiarios. La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya advirtió el pasado mes de febrero que los enjambres de langostas se están extendiendo peligrosamente en amplias zonas que afectan a Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Tanzania y Uganda en África y Yemen e Iran en el Oriente Medio. Cual aníbales cabalgando elefantes conquistan imparables todas las cosechas que encuentran en su camino, poniendo en riesgo la alimentación para más de 20 millones de personas. Un hambre que no se detiene con mascarillas, una enfermedad con remedio pero que sin solidaridad es una enfermedad mortal.

Pero es que hasta la globalización nos salió egoísta, colonialista y androcéntrica. Poco nos interesa conocer, aprender y respetar otras culturas y poblaciones; y poco nos interesa conocer, aprender y respetar la Naturaleza a la que pertenecemos. De hecho, si fuéramos menos prepotentes y observáramos más, del surgimiento de las pandemias aprenderíamos que no podemos desobedecer las reglas claras y sencillas de la Tierra y que debemos prohibir los monocultivos y las mono granjas.

Si fuéramos menos prepotentes y observáramos más, aprenderíamos que en condiciones de abundancia los saltamontes se reproducen conformando grandes poblaciones que, al llegar una crisis brusca por cambios climáticos o sequías, provoca que estos pacíficos seres andarines de patas largas, enloquezcan convirtiéndose en enjambres de paticortas y devoradoras langostas voladoras. Nos lo explica la epigenética: en pocas horas, un mismo animal es capaz de transformar radicalmente su morfología y su comportamiento solo a partir de cambios ambientales, hasta el punto que en estas jaurías las langostas que se retrasan son zampadas por otras más voraces.

Una metáfora del momento actual donde millones de seres humanos hacinados en grandes urbes podrían verse obligados a adaptarse a nuevas condiciones ambientales pues, no es imposible que en las estanterías de los supermercados se puede pasar de la abundancia a la escasez en un abrir y cerrar de ojos. Pero no importa, como dice Christopher Ryan, “civilizados hasta la muerte”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: