Brasil. La deforestación en la Amazonía crece 63.7% en abril: «Grileiro no hace una oficina en casa»

Mientras el mundo está pendiente de la maldita Pandemia del Coronavirus, tomando precauciones, evitando contagios, algunos malvados poderosos siguen deforestando sin que NADIE les llame la atención y nos lleven a una catastrofe anunciada por la desertización de la Amazonia.

Por Lu Sudré*, Resumen Latinoamericano 09 de mayo de 2020

Las alertas de deforestación en la selva amazónica, monitoreadas por el Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), crecieron 63.75% en abril, en comparación con el mismo mes en 2019. Según el sistema Deter, se emitieron alertas por 405.6 km² este año, mientras que el año pasado, en el mismo período, fue de 247.7 km².

El aumento se produce mientras la atención nacional se centra en los impactos de la nueva pandemia de coronavirus. «El maderero ilegal, el acaparador de tierras, no hace una oficina en casa. No están en casa en la pandemia. Lo están haciendo allí. No es cuestión de creer o no. Los datos son de Inpe, un organismo muy serio, reconocido por su excelencia en la generación de información, y están demostrando que la deforestación está creciendo «, subraya el portavoz de la campaña para defender el Amazonas de Greenpeace Brasil Rômulo Batista

Solo de enero a abril de este año, por ejemplo, ya se han perdido 1.202 km² de bosques. La cifra es un 55% más alta que la observada en el mismo período del año pasado, de 773 km². En la comparación mensual entre abril y marzo de este año, el aumento fue del 24,2%.

Batista señala que no se produce ningún tipo de quema o tala en la Amazonía sin intereses económicos detrás de ella, y que estas actividades ilegales también ponen en peligro la salud de la población local durante la pandemia. «Debe haber un flujo muy grande de personas que ingresan al bosque, en unidades de conservación, en tierras indígenas, lo que puede estar llevando el virus de grandes ciudades a esta población, que ya es más frágil debido al aislamiento». «

La tala de árboles sigue el rastro de los grandes incendios que devastaron el territorio amazónico el año pasado, como resultado de la acción depredadora de grandes agricultores y sectores de agronegocios. Sin embargo, con el ritmo actual de destrucción, las perspectivas son aún más negativas y se espera que la tasa oficial sea aún más alta en 2020.

El biólogo de Greenpeace advierte que el próximo paso, dentro del protocolo ya conocido de deforestación ilegal, está en llamas. «Talaron el bosque y luego quemaron esta área para destruir toda la materia orgánica que está allí. Esto coincidirá con el pico de la pandemia aquí en Amazonas. Tenemos dos problemas principales porque los incendios causan problemas respiratorios, debido al humo y la ceniza». «

Según Deter, desde el período de agosto de 2019 a abril de 2020, las alertas apuntan a un área deforestada de 5,483 km². El índice más alto en los últimos cinco años.

Batista respalda que los niveles actuales de deforestación son parte de un proyecto de destrucción ambiental implementado desde el primer día del gobierno de Bolsonaro. Menciona, por ejemplo, la reducción de la autonomía de las agencias ambientales que tienen los poderes necesarios para promover la protección y preservación de la Amazonía.

El proceso se profundizó el miércoles pasado (6), cuando el presidente promulgó una acción de Garantía de Ley y Orden (GLO) que faculta a las Fuerzas Armadas sobre todas las operaciones contra la deforestación ilegal y los incendios en la Amazonía Legal.

Con el decreto nº 10.341, Bolsonaro oficializó la eliminación de la autonomía de las agencias de protección ambiental previamente responsables de acciones, como Ibama e ICMBio, y las colocó bajo la tutela de los militares. El GLO es válido del 11 de mayo al 10 de junio, en la franja fronteriza, en las tierras indígenas, en las unidades federales de conservación ambiental y en otras áreas federales de la Amazonía Legal.

El portavoz de Greenpeace critica el intento de votar sobre la Medida Provisional (MP) 910, denominada por los ambientalistas como «MP da Grilagem». El documento fue enviado a Rodrigo Maia (DEM-RJ), presidente de la Cámara, quien tiene la prerrogativa de someter el tema a votación.

Se espera que expire el 19 de este mes, la medida está sujeta a un intenso cabildeo por parte del Frente Parlamentario Agrícola (FPA) y puede incluirse en la agenda de la cámara legislativa el próximo lunes (11).

Para Batista, el MP es un «premio para quienes han cometido delitos». «Permite legalizar el acaparamiento de tierras llevado a cabo hasta 2014 en todo el país, especialmente en la Amazonía. Una vez más, el gobierno se está moviendo para estar del lado de aquellos que practican ilegalidades, que invaden tierras públicas y que están en contra de la lógica del resto del mundo». Necesitamos preservar el Amazonas para garantizar que la emergencia climática que estamos experimentando no empeore aún más «.

Edición: Rodrigo Chagas

*Brasil de Fato

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: