20 Aniversario web. Alfons Duran

 

En pleno “arresto domiciliario”, esta web ha cumplido veinte años y ha llegado a los cinco millones de visitas, que supone una media de doscientas cincuenta mil anuales.

Como es una web heterodoxa e independiente que fomenta el espíritu crítico, no deja de sorprenderme la buena acogida que ha tenido, acogida que se ha ido ampliando en el ámbito territorial, gracias en buena medida al traductor de Google (muy perfeccionado) que permite leerlo hasta en pastún. Aunque uno no entienda un solo signo de esa lengua legendaria, da gusto clicar el código para ver su bella caligrafía, que extiende sus dominios por el centro y sur de Asia y es la lengua habitual de cincuenta millones de personas.

¿Y qué es el espíritu crítico? El que no acepta las verdades absolutas, el que desconfía de las soluciones simplistas (una falaz interpretación de la “Navaja de Occam”), el que construye desde el escepticismo como base metodológica, tomando la razón (no la racionalidad) como hilo conductor. Ya sabemos que esto no es del agrado de la “autoridad competente”, que acostumbra a defender lo contrario, desde el dogma, la manipulación, el engaño y la grosera explotación de los sentimientos de la gente.

He contado en otras ocasiones, y lo voy a repetir ahora, que cuando surgieron los blogs críticos en Estados Unidos (hacia 1997), blogs que rompían el discurso trivial de los primeros blogueros y sus ridículos relatos autobiográficos (reproducidos hoy por los influencers), me planteé esta alternativa. La maduré y la rechacé de inmediato, vista que la teórica interacción social de los ingenuos pioneros solo servía para un cruce de insultos y reproches, con alguna solitaria isla de inteligencia.

La ventaja de una web respecto a un blog es que no pretende relacionarse (“socialize”), propósito que Woody Allen se plantea irónicamente a través de muchos de sus personajes centrales. Reconozco que a mí me resulta fácil, pues en principio soy austero en mis relaciones. Asumo la propuesta del maestro Josep Pla, cuando hace la distinción analítica entre amigos, conocidos y saludados. Unos pocos los primeros, suficientes los segundos y un colectivo disperso los terceros. No soy el único que ha tomado esta opción, pues por ejemplo tanto Paul Krugman como Joseph Stiglitz, notables y notorios economistas, nunca se han sentido atraídos por el mundo de los blogueros y prefieren sus propias webs.

La web www.alfdurancorner.com , como todo ser vivo, ha tenido vida propia. Al principio era un coto cerrado a mis amigos más próximos. Una forma de comunicarme con ellos. Formalmente contaba con un artículo corto y algún comentario sobre libros de mi biblioteca. La frecuencia era semanal, excepto agosto. Se abrió una lista de suscriptores, que fue creciendo poco a poco y bordea ahora los dos mil. Luego la web se fue ampliando con “textos para recordar”, “mi biblioteca”, “de otras webs”, “nuestra cita” y una selección de links nacionales e internacionales. Todo este material quedaba archivado en el “Fondo documental” y ahí está para poder ser consultado, salvo que la fuente original lo haya suprimido de sus archivos. Para mí, este fondo es la más importante contribución al lector.

Con el tiempo fui simplificando contenidos y reduciendo la frecuencia. El artículo central se ha transformado ahora en un mini ensayo (como es el caso de Strictly Confidential), abandonando otros elementos adicionales. Se mantienen los links, que someto a revisión muy a menudo en función de su calidad intrínseca. No hay periodicidad establecida. Un digital con amplia cobertura en Latinoamérica reproduce desde hace años todos los artículos que publico y otro lo hace, con cierta frecuencia, en versión catalana.

En cuanto a mi posicionamiento ideológico, continúo estando donde siempre he estado: Estoy a favor de una economía de mercado donde se estimule la libre competencia, donde se limite la concentración empresarial oligopolista y se controle el precio de los suministros básicos. Estoy a favor de la sostenibilidad medioambiental, aunque ello suponga una aminoración del crecimiento del PIB. Estoy a favor de una fiscalidad en la que se aplique igual tratamiento a las rentas de capital que a las rentas de trabajo. Estoy a favor de un Estado ligero, descargado de cultura burocrática. Estoy a favor de un sistema judicial independiente. Estoy a favor de un estamento militar de mínimos, sin cuerpos paramilitares agregados, y sometido a la autoridad civil. Estoy a favor de una educación y una sanidad públicas. Estoy a favor de una clase política sometida al control de la sociedad. Estoy a favor de una democracia directa, en la que los partidos no se apropien de los mecanismos regulatorios del Estado. Estoy a favor de la heterodoxia y en contra de todo tipo de convencionalismo.

Estoy también a favor de la independencia de Catalunya por tres tipos de razones:

  • En primer lugar por razones económicas (ya publiqué un libro hace ocho años en el que presenté mis argumentos: “Catalunya, a la independència per la butxaca”).
  • En segundo lugar por razones culturales. Nuestra lengua, historia, valores, formas de vida, usos, costumbres, ritos, mitos, en definitiva nuestra manera de ver la vida (nuestra “weltanchauung”) son muy distintas de las de los españoles.
  • En tercer lugar por razones de higiene. Quiero apartarme de la toxicidad del Estado en el que me hallo inserto contra mi voluntad. Estamos sufriendo una doble pandemia: la del Covid19 y la redundante pandemia político-económico-social de matriz castellana.

Sé sobradamente que virus tóxicos los hay por todas partes, pero siempre preferiré los propios que los ajenos, por la simple razón de que los primeros los puedo controlar y erradicar si cabe. Coincido con mi admirado Franklin D. Roosevelt, probablemente el mejor presidente que ha tenido Estados Unidos, cuando dijo refiriéndose a un dictador sudamericano: He may be a son of a bitch, but he’s our son of a bitch”.

En este contexto y para celebrar el doble aniversario (20 años/ 5 millones), déjeme que le diga amigo lector/lectora que nunca como ahora ha tenido Catalunya la oportunidad de independizarse como nación. El síndrome “D” domina el horizonte: Depresión, Desempleo, Deflación, Desigualdad. Sobrevivirán los que gestionen mejor el caos. It’s good fishing in troubled waters

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: