Diálogo en cuarentena. Prohibido fracasar. Iván Padilla Bravo

En la lucha contra la pandemia por coronavirus algunos países, como Venezuela, tienen la prohibición de fracasar.

Las miradas del hegemón no sólo vigilan el éxito de una estrategia que ellos se ingeniaron con fines muy aviesos, sino que también cuidan los objetivos, probablemente no contemplados como prioritarios en el plan inicial, considerados como «botín» o ganancia por remanente.

La Revolución Bolivariana, que además es Gobierno en Venezuela, es objeto de asedio constante e indetenible, especialmente, desde 1999 cuando el poder popular la democratizó -participativa y protagónicamente- como proyecto de profundización de la victoria que había obtenido diez años antes, en su particular insurrección o «sacudón» contra del neoliberalismo.

La medición del «fracaso» está condicionada por muchos factores que, los amos del mundo no ponderan con criterios humanistas o de salvación y equilibrio de las relaciones con el resto de la naturaleza en el planeta Tierra.

El imperio del capital y sus aparatos yanqui-sionistas lo hacen en función de los «éxitos económicos» que puedan obtener, al costo que sea, en el propósito originario de este sistema centrado en la acumulación de capital en pocas manos. Por eso es que observamos gobiernos supremacistas, como el de Donald Trump en EEUU, despreciando medidas de aislamiento social y cuarentena como las acordadas en la mayoría de los países con un mínimo de sensatez en sus decisiones de Estado.

Venezuela, del mismo modo que otras formaciones sociales preocupadas por el bienestar último de la humanidad en condiciones de igualdad, comenzó a tomar medidas claras y radicales para la protección de sus conciudadanos y habitantes, inmediatamente que supo de las amenazas de contagio y expansión viral de la molécula patógena identificada con el nombre de Covid-19.

Por eso nos referimos a la prohibición de fracasar. Es la humanidad toda la que tiene ese reto, pero en casos como el de Venezuela, ese desafío está unido a la defensa integral de la Patria, sometida a bloqueo económico, a una guerra multifactorial y a intentos de invasión militar como la recientemente ejecutada, a través de mercenarios obedientes al Pentágono, a la CIA, a Trump y al subnarcotraficante Duque en Colombia.

La humanidad toda debe jugarse en profundidad la victoria frente a un enemigo al que sólo le importa el capital y para nada el planeta y mucho menos su gente. En esa dirección de lucha se orienta Venezuela y toda decisión estratégica que asume el Gobierno revolucionario que preside Nicolás Maduro.

Por eso, entre otras cosas, esta prolongada y fastidiosa pero necesaria cuarentena que no se puede ni se debe levantar a la ligera. Para nosotras y nosotros es la vida, pero también es la defensa integral de la Patria en una guerra de cerco, de aniquilamiento, de exterminio, que ha sido decida y ejecutada por los mismos amos del mundo que nos han impuesto esta  pandemia del coronavirus y sus consecuencias.

Vamos bien. Paciencia, perseverancia, lucha y resistencia para vencer. ¡El futuro nos pertenece!

Ilustración: Iván Lira

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: