La ambición y el desprecio a la vida humana son las características del sistema Madrid. Europa press

El comité de Transporte e Infraestructuras de la Casa Blanca ha determinado que Boeing ocultó información a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), a los pilotos y a los clientes sobre algunos problemas que había detectado en el desarrollo de los 737 MAX, además de concluir que los dos accidentes, en los que perdieron la vida 346 personas, tuvieron su origen en “una horrible serie de supuestos errores técnicos”.

El informe, que ha sido presentado este miércoles, expone los “graves fallos y errores” en el diseño, desarrollo y certificación de este modelo de avión, que entró en servicio comercial en 2017 y dejó de volar en marzo de 2019, tras el segundo accidente en un plazo de cinco meses. La investigación muestra “repetidos graves fallos” tanto por parte de la compañía como de la FAA y resalta que las presiones de producción “pusieron en peligro la seguridad pública”.  En este sentido, recalca que la presión financiera sobre Boeing para el programa del 737 MAX, a la carrera contra el A320neo de Airbus, provocó la reducción de costes y la aceleración del programa. También ha determinado que habría defectos en el diseño y el rendimiento del avión, utilizando tecnologías problemáticas, concretamente en el MCAS, el software diseñado para empujar automáticamente el morro del avión hacia abajo en ciertas condiciones y que se considera que fue el causante de los accidentes. La compañía esperaba que los pilotos, a los que no había formado para utilizar este sistema, fueran capaces de resolver cualquier problema que presentase. Asimismo, considera que Boeing “ocultó información crucial” a la FAA, a los clientes y a los pilotos, incluyendo datos de pruebas internas en las que un piloto tardó más de diez segundos en responder a la activación no controlada del MCAS en un simulador de vuelo, una situación que describió como “catastrófica”. La norma es que los pilotos puedan detectar estos fallos en cuatro segundos.  Concluye que la estructura de supervisión de la FAA sobre Boeing presenta “conflictos de intereses”.

El informe documenta varios casos en los que los empleados del fabricante autorizados para trabajar con la FAA no alertaron a dicha Administración sobre algunos problemas de seguridad. En concreto, detalla que varios funcionarios de la FAA han documentado cómo la dirección de la FAA anuló algunas conclusiones a instancias de Boeing, lo que sería “coherente” con los resultados de una encuesta sobre la cultura de la seguridad en la Administración, donde los empleados señalaron que los directivos estaban “más preocupados” por ayudar a la industria a alcanzar sus objetivos y “no se les hacía responsables de las decisiones relacionas con la seguridad”. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: