Diálogo en cuarentena. Sancionaremos a los sancionadores. Ivan Padilla

La lucha de clases no está motorizada por la vieja Ley del Talión que, según el libro sagrado de los cristianos, el propio líder Nazareno invitó a su disolución y pidió a sus seguidores que la descartaran, dejando de aplicar el trillado «ojo por ojo».

A la lucha de clases la impulsa y desarrolla la totalidad de las desigualdades propias a las sociedades divididas para la producción, distribución y consumo de sus bienes materiales. Característica ésta que, aunque no es exclusiva del capitalismo, es en esta sociedad de explotación donde llega realmente a su nivel periodístico.

En esta secuencia, el final de la lucha de clases no está en el logro de la venganza sino en la consecución de la igualdad, caracterizada por la producción, distribución y consumo de los bienes materiales en relaciones sociales de igualdad y no de explotación.

Estas premisas nos ayudan a entender, en su correcto contexto, el que Venezuela haya propuesto -a través del Presidente Constitucional de la República Bolivariana, Nicolás Maduro- ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) un proyecto de Ley Antibloqueo, para su discusión, aprobación y ejecútese inmediato.

Es la Ley necesaria, impulsada por un Estado soberano y de nuevo tipo, animado por la construcción del socialismo. Es una Ley para enfrentar y vencer los daños reales, directos y colaterales de las -eufemísticamente- llamadas «sanciones» que, desde la Casa Blanca estadounidense, se aplican en contra del pueblo de Venezuela.

Lo señaló el propio presidente Nicolás Maduro, en su exposición de motivos, al presentar el proyecto, este martes 29 de septiembre, en la sesión plenaria y extraordinaria, convocada por la ANC: «Con esta Ley Antibloqueo vamos hacia la recuperación y hacia la mejoría, derrotaremos la oscuridad del bloqueo y elevaremos al pueblo de Venezuela a su destino histórico: el desarrollo y el bienestar, por el camino del Socialismo».

Así, la Patria de nuestros Libertadores, Simón Bolívar y Hugo Chávez, solicita -en nombre de todos su pueblo, «la aprobación de una ley para enfrentar la más perversa y brutal agresión que ha sufrido nuestra patria en 200 años de vida republicana», llegando al genocida resultado, hasta el presente, de generar más de 40 mil muertes en los últimos años, tal como lo expresara claramente el presidente constitucional Nicolás Maduro.

Es nuestra hora de vencer, como pueblo patriótico y unido, no hay otra opción, como dijera el General José Félix Ribas en la histórica Batalla de La Victoria.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: